23 agosto 2013

Genesis [2]

http://i89.photobucket.com/albums/k220/Satommy14/pensamiento1.jpg: Mis papis ;3;!
: Nada uwu
: Sigo en la cama de mis padres :'D



Notas: Supongo que quiero actualizar todo lo que pueda antes de terminar con mis responsabilidades de escritora :'D aunque éste fic es muy fail y tan anti-yo que realmente no sé si está bien u_u *sigh* Y sí D: estreno nuevos display que ya mucho tiempo tenían los otros uwu


--------------------------

Estaba de pie frente a un escaparate de alguna tienda en la calle, mirándome de pies a cabeza con una duda latente en mi mente, ¿era atractivo? Jamás me había dedicado a verme físicamente, no lo requería porque mi vida sólo trataba de vivir a diario cumpliendo trabajos, jamás me había detenido para hacer algo más de lo que me correspondía a excepción de esa noche.
Recordé cómo acompañé a aquel joven a su casa, cómo era que en la puerta me preguntó mi nombre y a su vez el me dio el suyo. Yo dudé, no pude evitarlo, ¿cómo me llamaba? Mi nombre era tan extraño que era difícil de pronunciar por un mortal, así que me inventé uno cualquiera, recordando nombres de mandatos que anteriormente había cumplido.

“Inoo, Inoo Kei…”

Respondí un poco torpe, no era mi culpa, yo jamás conversaba con nadie salvo mis superiores y uno que otro compañero que me encontraba por las zonas que recorría.
Suspiré con pesadez al ver mi reflejo, tenía el cabello negro y una tez blanca, demasiado a comparación del joven Daiki, él era un poco tostado y con cabello teñido. Castaño. Pero me gustaba el cómo era pues era una persona que se distinguía del resto, no tenía un aura maliciosa aunque su color era diferente al del resto, pero mortal aún entre todo.
Sonó el decodificador de mi muñeca y miré hacia un lado, estaba ahí de quien debería haberme hecho cargo antes de irme ayer de ese bar pero, me lo perdonarían, darle un día más de vida a alguien tampoco era penado, lo penado era no arrebatársela cuando ya estaba escrito el hacerlo. Teníamos cerca de una semana para cumplir el plazo, 7 días exactamente como si fuera profético y basado en la biblia aunque el gran ser se burlaba de aquel libro terrenal, decía que era una ilusión verdadera de los seres humanos pero que todos ellos debían reposar su fe en algo. Volví en mí, dejando las divagaciones a un lado y seguí con la mirada al joven de cabello rubio, un color tan amarillo que su fantasía se volvía molesta, la vista se cansaba y provocaba náuseas de tan sólo observarlo, pero me concentré y recité una pequeña oración para iniciar con el rito, con la mano izquierda, mientras caminaba para alcanzarlo, saqué del bolsillo una pequeña esfera negra de cristal que brilló pálidamente en mi mano, emitiendo un silbido justo cuando a quien perseguía decidía cruzar la calle. Nunca era casualidad. Miré otra vez a la esfera brillar, de un color ahora verduzco antes de volver a su estado natural, pero era ya tan común que no me interesaba verlo, a cambio cerré los ojos y me concentré en no escuchar pero era tan claro el sonido del cuerpo destrozándose bajo las llantas de un carro que me descompuse, ¿quién dijo que era fácil poder cargar con las muertes? Bajé el rostro y contuve el aliento, no deseando más estar ahí y con un pequeño chasquido mi cuerpo logró desintegrarse, apareciendo a los segundos en aquella desierta calle que ayer también hube transitado.

-¿Qué haces acá?

Miré asustado a un lado, aún se podía apreciar el humo negro que mi aparición había hecho y me esforcé en difuminarlo con la mano, sin detenerme a mirar a mi interlocutor, me servía de paso para buscar también una excusa aunque realmente, me fuera mal mintiendo.

-Vivo cerca…
-¿Dónde?
-Yo… - solté un suspiro y me froté la mejilla con la bola de cristal, ésta brilló y se volvió rubí, el alma que ahora almacenaba estaba siendo condenada – Quise pasar a verte, por si estabas bien

Arioka me miró confundido, nuevamente pude percibir el miedo que le producían mis palabras pero supongo que mi manera de hablar, tan desligada y tan torpe, le quitaron la defensiva y se encogió de hombros, mirándome con una media sonrisa que seguía sin cargar felicidad.

-¿Quieres un café? Por la cara que traes de seguro estás con mucho frío
-¿Puedo hacerlo? – asintió, abriéndome la puerta con suavidad – Pasa
-Hm… gracias…

Guardé el cristal y caminé con cuidado dentro del lugar, amplio y cálido. Jamás había experimentado algo así. Mi vida era sólo un manojo de recuerdos tristes y muerte, nosotros no estábamos destinados a experimentar sensaciones agradables por el mismo entorno en el que nos desarrollábamos pero tampoco era que no pudiéramos sentir, debíamos hacerlo para “disfrutar” de lo que hacíamos pero a alguien se le había olvidado aquel detalle de eliminarnos los sentimientos agradables, aunque yo era entre todos, el que más defectuoso se hallaba, porque aun teniendo elevado el nivel del morbo y la crueldad, además del sadismo, no disfrutaba de llevarme una vida ajena, era agotador y mi mente no soportaba las imágenes de cada accidente.
El joven anfitrión me guió a su sala y yo caminé atrás suyo, admirando sin ser desagradable los pequeños arreglos florales que le daban un agradable aroma a su hogar.

-¿Vives solo?
-Con mamá - me respondió con una pequeña sonrisa - Papá trabaja en el extranjero
-Oh, ya veo - me miró y señaló el sofá - ¿Me siento?

Se vio confundido por lo lento que era al comprender y tuve que ir entre risas forzadas a sentarme, realmente no había prestado atención a convivencia humana en la orientación a principiantes , aunque dudo que le dijeran a un ángel de la muerte cómo era que se debía actuar cuando uno se enamoraba.

Sonreí con tristeza.

No sabía cuál era más agobiante, si el matar y robar almas o el de enamorarme a primera vista de un completo desconocido, que además, era un mortal.

3 comentarios:

Natarashi dijo...

*o* es un Ángel de la muerte *Q*
ya quiero saber que pasa ahora que ya se enamoro a primera vista de un mortal ♥

PD: contiiii este fic esta muy bueno

Anónimo dijo...

Encantador~ te está quedando muy bien c: una buena historia como era de esperarse.

Joyce Selene dijo...

Esto no lo comenté porque justamente todo mi tiempo de ocio terminó. Pero... Kei es un shinigami? ASDADASDAS, a lo tipo death note XD? cabe decir que yo no he visto ese anime completo - se patea - juasjuasjuas - Daiki siempre aparece tan tierno, maldito tragaaños♥ asdasdasdasdasdas, Inoo, sufre, sufreeee XDD!