~[ ❤ Love me, Show me, Tell me ❤ ] ~

Simplemente como el titulo de la entrada lo dice, Love me, Show me, Tell me!, esto es el coro del nuevo solo de Yama-chan ^0^... tenia que fangirlear en algun lugar, asi que por eso pense en este blog~, bueno, la cancion es simplemente genial~, tiene un ritmo OLE, que a mi en lo personal me encanta demaciado!, enserio amo los ritmos OLE, por eso, casi siempre me encantan los solos de Yama-chan, aunque el no es mi Jump favorito :3...no pude evitar hacer la traduccion! :O... ahorita no evitare ponerla tampoco en subs, pero por mientras la traere aca solo escrita~...



CARMESI:
Tu a mi lado siempre estubiste con una sonrisa
Siempre crei que esa imagen para siempre iba a durar
Cada vez que pienso en esa historia, no se apagara
Aunque no estes aqui
Amame, Demuestramelo & Dimelo!
Todo lo que yo queria era proteger tu Sonrisa

La gente siempre se dejan llebar por las olas
en los dias que piensan que nada puede ser
se dejan arrastrar
Tu pequeña espala ya no la podre mirar

Amame?, Demuestamelo?, Dimelo?
Quiero conocerte
Tu calor quiero sentir

Amame, Demuestramelo & Dimelo
solo eso se tiene que hacer para
nuestro Futuro construir


Bueno ya lo he dicho!, me gusta la cancion, su ritmo es genial, ahora me fugare a hacer los subs & colarla por el FaceBook, porque el Youtube borra todo ¬¬
Asi que si alguien quiere ser etiqutada en esos videos, solo mandeme una solicitud de amistad & yo las etiqueto n_n .... Busquenme como Sora Chan n_n

ME VOY!!!~

Hiatus [?]

http://i89.photobucket.com/albums/k220/Satommy14/pensamiento1.jpg: Es la primera vez que no usaré un dp mío
: el televisor de mi hermano
: la computadora

Sora ya debe saber de qué se trata esta entrada u_u Lamentablemente... Acabo de entrar a exámenes finales y voy a jalar así que tengo que estudiar... O por lo menos hacer el intento, desde ayer que estoy leyendo historia porque es uno de los 3 cursos que aprobaré porque los otros 2 ya fueron... y creanme que son un montón de lecturas x_x Noc si algo se quedará en mi cabeza pero como dije, debo hacer el intento... Eso quiere decir que no tendré el tiempo de actualizar "No me olvides", y si... He tenido planeado hacer otras cosas pero detesto avanzar algo y dejar en stand by otras y acá mis amigas de arashi y de news me deben empezar a insultar XD pero así están las cosas, no recuerdo a quien le dije pero, en promedio serán unas 2 semanas que no me pase, aparte de que le he dejado la laptop a una amiga porque me la pidió y no quise recogerla porque no quería distraerme justamente para estudiar. Mis exámenes acaban oficialmente el 3 de julio, pero por ser yo, me fui a rezagados no das un examen y lo tomas otra fecha por lo que acabaré el 7, después de esta fecha se supone que iba a viajar de stalker a una ciudad con un grupo de amigos, si dicho viaje se concreta, será hasta el 12 que no me pase u_u Puede que me pase a revisar algunas cosas y eso pero no haré actualizaciones~ Asi es que depende de Sora que el blog no muera XD No se preocupen :3 Volveré~ Imposible que deje mis OTPs favoritos de lado u_u

yamajima Pictures, Images and Photos

[ Boku no atarashii Love 3 ]

Photobucket



http://vi-chan-sekainoyume.blogspot.com/2010/06/boku-no-atarashii-love-cap-3.html

Chicas porfavor comenten mi fic u_u ... me siento deprimida al no ver comentarios ;__;

~•[★ Primer premio Oh oh oh ★]•~

Photobucket

*Esta feliz* :D
Nos han dado el primer premio *tira confeti* & a mi me han dado la gran tarea de postear la entrada *Musica de mision imposible*, asi que seguiremos la mecanica del premio~... Wiii

Premio otorgado por: Kia n_n

Nombra 10 cosas que te gusten...

1._ CHOCOLATEEEEE!!!~ *¬*
2._ Alice in Wonderland~ *-*
3._ Arashi~ *0*
4._ HSJ~ *0*
5._ Johnnys~ *0*
6._ Leer 8D
7._ YYY'Club!~
8._ Dibujar~ n_n
9._ Escribir~ n_n
10._ JIRAFAS!!!!! *0*


Otorgale esto a 10 blogs~ n_n

No me olvides [5]

http://i89.photobucket.com/albums/k220/Satommy14/pensamiento1.jpg: No quiero meterme a esa clase u_ú
: Ultraviolet - Stiff Dylans
: La cafeta de letras de mi universidad


-¡¿Qué crees que estás haciendo?! – gritó Yuto soltándose del agarre de Ryosuke - ¡Déjame en paz!
-No! - Yamada lo cogió del brazo y lo siguió arrastrando a la parte más alejada de la escuela
-¡Que me sueltes Ryosuke!

Nakajima se soltó tan bruscamente de él que este fue a caer al piso. Yamada se levantó en cuestión de segundos y de un golpe hizo caer al más alto también al suelo.

-¡¿Qué te pasa?! – gritó mientras se sobaba la mejilla
-¡¿Qué me pasa a mí, Yuto?! Qué te pasa a ti!
-Hago lo mismo que tu… – movió sus pies haciendo que Ryosuke cayera al piso y aprovechando eso se posicionó en su encima – Te olvido – le tiró un golpe que le dio de lleno en la cara.

Se empezaron a pelear, de cuando en cuando cambiaban la posición y la dirección de los golpes, pero todos estaban cargados de una frustración y dolor que no tenían igual. En un momento Ryosuke le tiró uno golpe directo a la boca del estómago a Yuto y este se arrodilló tratando de recuperar el aire que se había escapado de su cuerpo.
Yamada se arrodillo a su lado y empezó a llorar, el más alto también empezó a hacerlo.

-Como… Como fuimos a parar a esto… - dijo entre lágrimas el más bajo – Te hice daño… - dijo mientras lloraba con mayor intensidad – Soy… Soy un idiota… Siempre te hago sufrir
-Siempre… - dijo el alto mientras trataba de controlar su llanto – Siempre creí que me esperarías… Siempre… Siempre creí que lo nuestro era diferente… Que nuestro amor…

No terminó de hablar, las lágrimas se arremolinaron en sus ojos y solo se dedicó a tratar de detenerlas, Ryosuke por su lado hacía lo mismo, el dolor de ambos corazones había alcanzado su punto límite.

-Daiki… Daiki fue mi mejor amigo después que te fuiste… - el mayor trató de pronunciar bien las palabras - Al poco tiempo… Me confesó sus sentimientos… Y… Y no pude decirle que no…
-Si lo aceptaste… - Yuto tomó aire para poder decir lo que quería - ¿Por qué golpeaste a Inoo?
-¡Porque te quiere para él! Y tu… - se calló mientras que sus mejillas sonrojadas se entonaban más en el atardecer
-¿Yo qué? – dijo mientras limpiaba el resto de lágrimas de su rostro - ¿Qué vas a decir?
-Tú eres mío… - murmuró bajo y derramando unas dos últimas lágrimas – Yo… No te he olvidado Yuto…

----

Inoo estaba a punto de contestarle a Daiki cuando vio como Hikaru se acercaba a él y se lo quitaba de encima, no entendió bien aquella acción hasta que todos sus compañeros del equipo de básquet lo rodearon protectoramente.

-Arioka – dijo Yabu con la vista fija en el – Creí que te habíamos dejado en claro que no eres bienvenido acá
-¿Qué…? – el menor se quedó quieto viendo a todos
-Que nosotros no tenemos paciencia para tolerar tus idioteces – Hikaru lo miró con odio
-¿No estabas con Yamada? – preguntó Takaki también molesto - ¿Por qué detienes a Kei si no eres nada suyo?
-Es verdad Arioka, ¿Por qué lo haces? ¿No te basta con uno solo? – la voz de Ryutaro era más fría que las de todos los demás juntos
-Ese no es problema de ninguno de ustedes – dijo el menor mientras se levantaba del suelo – Yo puedo hacer…
-No puedes Daiki – la voz inconfundible de Chinen sonó en todo el gimnasio – No voy a dejar que te acerques a él…
-De que cosa estás hablando Chinen…
-Daiki, sigue con tu vida, Inoo ya ama a alguien más…
-Lo siento – murmuró Kei y se ocultó detrás de sus compañeros
-Ahora – siguió Chinen – Si no vas inmediatamente al entrenamiento te meterás en un problema

Yuri se dio media vuelta y salió del gimnasio con la misma rapidez con la que había entrado, no iba tolerar estar más tiempo ahí, menos si tenía la vista fija de Takaki en él…
Daiki vio con miedo a Kei pero este lo evitó en todo momento, sintió como su cuerpo empezaba a temblar ¿Acaso de verdad ya lo había olvidado? ¿Inoo Kei lo había dejado de amar? Salió a paso lento del gimnasio, tenía la esperanza de que Inoo lo detendría en el último momento pero eso no ocurrió.

-¿Estás bien? – preguntó Hikaru mientras lo abrazaba – Si quieres puedes…
-Gracias – Inoo no esperó a que terminará la frase y empezó a derramar algunas lágrimas – Siempre es la misma historia… Ustedes tienen que cuidarme
-¿Quién más esperas que lo haga si tu no lo haces? – Morimoto cogió una pelota que estaba cerca suyo y la tiró haciendo una canasta – Lo que no entiendo es porque lo amas…
-Porque… Daiki no es malo

Yabu iba a decir algo para contradecirlo pero luego se percató del rostro pálido de Takaki, lo sacudió un poco pero el chico no reaccionaba, seguía viendo a la puerta por donde habían salido sus dos menores.

-¿Te pasa algo Yuyan? – Yabu lo volvió a mecer
-¿Qué? No nada, solo que hay veces en las que quiero romperle el alma a Daiki – Takaki miró a Inoo – Ya deja de llorar ¿Qué tal un partido para levantar los ánimos?

Se escuchó un leve murmullo entre todos y minutos después ya estaban ensimismados en su partido.

----

Se quedaron viendo un largo minuto, ninguno de los dos se había olvidado del otro ¿Por qué no podían estar juntos? Se quedaron callados, Yamada estaba por hablar cuando sintio unos brazos rodeándolo, Nakajima sabía en lo que se iba a meter pero eso no importaba, ya no le importaba ser el otro. Recostó con delicadeza a Ryosuke en el suelo y besó con sumo cuidado la pequeña herida que le había hecho en una de sus cejas.

-Arde… - murmuró el chico al sentir el tacto
-Cada que veo algo así… Recuerdo lo delicado que eres…
-Pero Yuto… Las heridas se curan…

Yamada rodeó con sus brazos el cuello del más alto y lo acercó a su rostro, ve podían ver las marcas de su pelea de hace algunos momentos, se arrepentía de haberlo golpeado, le había dañado la perfección de su rostro.

-Las heridas se curan…

Fue lo último que murmuró el menor antes de besar a Ryosuke, un beso profundo donde sus lenguas se masajeaban entre ellas, el placer y cariño que se brindaban lo habían estado esperando desde hacía ya tiempo, el mayor mordió levemente el labio inferior de Yuto sacándole un leve gemido de sus labios. Yamada cambio de posiciones, quedándose ahora el arriba, sus manos fueron colándose debajo de la camiseta de deporte del chico, podía sentir como la piel de este se erizaba cada que su mano la rozaba. Sonrió complacido. Se alejó de su rostro y lo contempló de nueva cuenta, las heridas quedaron de lado, la mirada que Yuto le regalaba le basta para darle sentido a todo. Se volvieron a besar, esta vez con más lujuria, las manos del menor bordearon el short de Ryosuke e hizo un ademán dándole a entender lo que quería ¿Y cómo Yamada no iba a entenderlo? El también quería llegar a cuartaba base con Yuto, pero él no se sacaría la ropa primero. Con un movimiento fácil le quito la camiseta pero luego su mirada se torno algo preocupada

-No te preocupes – dijo en bajito Yuto – El pasto es cómodo…

Ryosuke sonrió y fue bajando el short del chico dejando ver su miembro semi erecto, con determinación, lo lamió y vio como poco a poco se ponía más duro. Siguió con el juego, los gemidos que empezó a soltar su ex no hicieron esperar. Cuando el miembro de Yuto estuvo lo suficientemente se detuvo y empezó a desvestirse.
Nakajima volvió a cambiar de posiciones cuando lo vio ya sin nada de ropa, la luz era tenue, había empezado a oscurecer, por lo que la tonalidad de la piel del mayor era diferente, su palidez ahora era un poco más rojiza, le gustaba como se veía, en una palabra, Ryosuke era hermoso. Sumergió su rostro en el cuello del mayor recordando aquel olor de desodorante combinado con shampoo de fresas, el olor que caracterizaba a la persona que amaba… Besó su cuello dejándole una pequeña marca, una marca como la que dejó de hace dos años, descendió dando pequeños besos en el pecho de Ryosuke y viendo cada centímetro de su torso, recordando el lugar de cada lunar de ese cuerpo.
Se detuvo cuando llego a su ombligo y volvió a subir al rostro de Ryosuke, pudo ver como este estaba adorablemente rojo y lo besó. Yuto se apoyó con mayor cuidado para no hacer cargar a Yamada con su peso, este por su parte aprovechó y con sus manos recorrió cada parte de la espalda del menor, una piel suave y delicada. Cuando sintió que ya era el momento rodeó la cintura del alto con ambas piernas, no se atrevió a mirarlo a los ojos, le avergonzaba ser él quien quisiera sentirlo ya dentro.

-No quiero hacerte daño… Yo…
-La primera vez… - habló el mayor en un susurro – No pasó nada, ahora tampoco creo que lo haga…

Nakajima suspiró, no es que no pudiera negarse a aquel argumento, pero su cuerpo ya pedía entrar en Ryosuke, posicionó la punta en la entrada de este y vio como en su cara se formaba una sonrisa de lujuria la cual fue desapareciendo al tiempo que lo iba a penetrando.
Yamada no gritó, ni se quejó más de la cuenta, lo último que quería era que Yuto se arrepintiera y dejara las cosas a medias pero… Después de dos años el menor se había desarrollado, ahora tenía el miembro más grande y eso lo podía sentir y saber mejor que nadie, nunca había tenido relaciones con alguien más, la única persona que había entrado a él era Yuto, por lo que, podía saber claramente que ahora, este lo tenía de mayor tamaño… Tomó aire y se relajó, abrazó por el cuello a Yuto y lo besó, necesitaba de toda la distracción posible para no pensar en el dolor algo punzante que estaba sintiendo.
Nakajima se quería mover pero todavía no tenía luz verde departe del mayor, así es que tuvo que esperar paciente, cuando este lo besó, le correspondió casi de inmediato y después de unos segundos sintió como el chico que estaba debajo suyo empezaba a mover las caderas. Las embestidas comenzaron lentas y llenas de cuidado porque no quería dañar a Ryosuke, sin embargo al paso del tiempo se volvieron más fuertes, el mayor gemía lo más bajo que podía, el placer que estaba sintiendo no lo sentía desde hacía ya tiempo y de verdad que lo había necesitado, alzo su pierna derecha hasta el hombro del alto dejándolo algo aturdido

-Así… Ahh… Dicen que… Se siente más… Ahhh

Yuto lo miró algo contrariado pero le hizo caso y acomodó mejor la pierna bien formada del otro, era verdad, su miembro entraba de lleno en la cavidad de Ryosuke y las embestidas se podían dar con mayor fuerza. Mientras lo penetraba tomó el miembro del mayor y empezó a masturbarlo al ritmo que lo penetraba, ahora los gemidos de Yamada eran más altos.
Estuvieron en ese vaivén unos minutos más hasta ambos se corrieron, el menor dentro del mayor y este en la mano del otro, Yuto lamió el líquido blanco y sonrió.

-Tu sabor sigue siendo el mismo…
-No digas esas cosas… - dijo Ryosuke mientras se ponía incluso más rojo de lo que ya había estado por su pequeña actividad
-Pero es la verdad... Ehm, Ryosuke…
-¿Lo de la pierna? – adivinó el mayor la pregunta que le haría Yuto – Me lo contó Chinen… El y Takaki son…
-Ahh… Eso… - dijo avergonzado mientras veía al cielo ya oscuro - Creo que esto fue lo que más me gustó de estar contigo…
-Lo sé… Aunque solo paso una vez…
-Fue suficiente para entender lo grandioso que era…

Se abrazaron mientras ambos normalizaban el ritmo de sus respiraciones.

----

Daiki llegó aturdido y agobiado a su casa, después de lo ocurrido con Inoo en el gimnasio recordó a Ryosuke y como este salió corriendo con Yuto de ahí ¿Por qué lo había hecho? Le molestaba eso… Pero comparado a lo que le estaba pasando con Kei, era como estar en el paraíso… Sin embargo Yamada seguía siendo importante para él.

----(FLASHBACK)----

-¿Por qué lloras? – le preguntó Daiki a un chico que estaba sentado en el piso
-No… No es nada – murmuró apenas
-Estás acá desde hace mucho, no creo que sea nada – y era verdad, al entrar al entrenamiento lo había visto y ahora que salía él seguía ahí, dos largas horas sin cambiar de posición - ¿Sabías que los hombres lloran?
-¿Eso importa? – dijo ya molestó el otro chico – Si sientes dolor e impotencia no hay otra manera de calmarte o desahogarte
-Pero…
-No hay pero que valga! Simplemente… El dolor no se va… Llorar ayuda… - dijo mientras abrazaba sus rodillas para seguir llorando
-Pero tampoco es bueno llorar solo…

----(FIN FLASHBACK)----

Ese día se volvió el mejor amigo de Ryosuke, nunca le preguntó por qué lloraba aquella vez, tampoco lo veía necesario, ya que gracias a aquel momento lo había conocido.
Siempre tuvo en claro que no quería volver a verlo llorar, era todo lo que anhelaba en la vida, sin embargo, algunos meses después se dio cuenta que sentía más que una simple amistad por él… Quería protegerlo y estar a su lado en todo momento.

----(FLASHBACK)----

-Ryosuke… Yo… - su cara estaba más que roja y los nervios lo hacían temblar de pies a cabeza – Tu…
-¿Qué pasa Dai-chan? Pareces enfermo… ¿Tienes fiebre? – puso su mano en su frente – No tienes calentura… Pero estás rojo…
-Me gustas
-¿Qué…?
-Es que, tú me gustas Ryosuke, me gustas mucho… - dijo sintiendo como el mundo se le iba de los hombros – Sé que es muy inesperado y hasta creo que muy arriesgado pero… Ya no me lo podía callar… ¿Quisieras estar conmigo?
-Daiki, yo…

El menor lo miró detenidamente, era su mejor amigo y lo quería pero no de esa manera, sin embargo, no quería quedarse solo y menos perder su apoyo, suspiró, no perdía nada, Yuto no iba a volver…

-Si… Si quiero…

----(FIN FLASHBACK)----

-Yo… Solo quería protegerlo – Daiki corrió a su mesita de noche y sacó algunas fotos – Pero… Ahí fue cuando te perdí…

----(FLASHBACK)----

-Kei-chan – le abrió la puerta de su casa más feliz que nunca
-¿Qué pasa Daiki? ¿Por qué esa sonrisa?
-Es que… No sabes lo que ha ocurrido… - dijo sin poder aguantar más la emoción
-Yo también tengo algo que contarte – dijo el mayor entrando y recostándose en la puerta
-Yo primero! – tomó aire y se lo dijo - Ryosuke aceptó salir conmigo
-En… ¿En serio? – palideció un poco
-Si! Aceptó… - miró la mirada triste del chico - ¿Qué sucede? ¿Qué me ibas a decir?
-¿Ah? Ah… Entré al equipo de fútbol… Como dijiste que era muy genial, decidí intentarlo… Solo eso… - su voz se fue apagando a medida que terminaba la oración
-¡Grandioso Inoo-chan! Ahora podrás hacerte amigo de Ryosuke y podremos estar los tres juntos siempre…
-Sí, claro… Sabes que lo voy a hacer…
-Por cierto Inoo – Arioka se puso algo más serio – Lo nuestro… Ya sabes – se sonrojó – Ya no podrá ser… Al fin y al cabo nunca fue al tan serio…
-Claro que no! Ahora tú tienes novio ni modo que podrías tener algo conmigo teniendo ya a alguien más

----(FIN FLASHBACK)----

-Inoo… Porque sigo sufriendo más por ti que por Ryosuke? - miró la foto de su velador donde estaban él y su novio – Las cosas no son como las imaginamos, no?

Las lágrimas rodaron por sus mejillas y fueron a caer en la fotografía que tenía en las manos: Inoo y él abrazados mientras hacían gestos extraños… Comparó las sonrisas y había una diferencia abismal entre ellas. Se recostó boca abajo en su cama, tenía que hacer algo, cuanto más tiempo pasara, sería peor.

----

-Llegas tarde, hermanito – dijo Raiya desde la sala – Tienes visita
-¿Quién ha venido?
-Inoo – dijo mientras volvía a prestar atención a la televisión
-¿Papá y mamá? – preguntó mientras iba al pie de la escalera
-Salieron a cenar, ya sabes las manías que tienen para mantener su matrimonio vivo y renovado
-Si… Bueno, voy arriba
-La cena está en la refri!
-Ya!

Yuto subió las escaleras hasta su habitación, cuando entró encontró a Inoo apreciando su colección de libros de música.

-Siempre has tenido buen gusto – dijo en un murmullo y sin siquiera voltear a verlo
-Tuve un buen profesor – el menor se acercó hasta el – Inoo, necesito decirte…
-Hoy, después que te fuiste, Daiki dijo algunas cosas… - sintió como Nakajima se quedaba paralizado - ¿Sabías que el ya se había acostado con Yamada?
-¿Qué?

Por milagro de la vida la voz de Yuto no se quebró al decir esa única palabra, mas si sintió como su corazón se hacía trizas ¿Cómo no había pensado antes en que Ryosuke y Daiki podían haberlo hecho ya? No pudo articular palabra después de eso, Inoo lo abrazó y lo atrajo a su cuerpo, sintió como la calidez del mayor lo empezaba a embargar.

-No te sientas mal, ya te dije, yo estoy acá para ti – dijo dándole un beso en los labios – Y siempre lo estaré

El menor seguía sin reaccionar por lo que Inoo aprovechó y fue descendiendo por su cuello, se detuvo un rato ahí y dejó una marca, cuando iba a empezar a desabrochar los botones del chico, sus manos lo detuvieron.

-Lo siento Kei – dijo Yuto con una voz muy baja – No puedo hacer esto… No ahora… Simplemente yo… Te veo mañana en la escuela
-De acuerdo – le dio un corto beso y sonrió con comprensión – Te veo mañana, y piensa bien las cosas… Ya sabes que estoy aquí para ti
-Lo sé… - murmuró – Gracias…
-No hay de que…

----

El día siguiente amaneció nublado, sin embargo, Yamada Ryosuke emanaba un aura de felicidad que se podía percibir a plena vista, salió corriendo de su cuarto hasta la cocina, cogió un pan y se lo metió a la boca, tomo un poco de jugo de la nevera y luego cogió una manzana.

-¿Se puede saber porque estás de buen humor hoy día?
-Chihiro tiene razón, mayormente cuando amanece con mal clima, tú estás deprimido
-Mika, yo no me deprimo – vio como sus dos hermanas lo veían serias – Bueno si pero… Hoy es un buen día
-Para que tomes un desayuno muy occidental tienes que – su hermana mayor le ofreció un plato de arroz - ¿No deseas?
-No, así estoy bien, ya debo irme a la escuela, las veo después! – y salió corriendo
-¿Tú crees que Yuto niichan tenga algo que ver?
-Por su bien, espero que no
-Chihiro, no lo odies… Si sonríe así por él, deberíamos apoyarlo
-No pienso volver a ver a mi hermano llorar Mika, sabes que no lo voy a permitir
-¿Y qué piensas hacer? No puedes intervenir
-Puede que no, pero si llega el momento, créeme que lo haré

Ryosuke escuchó a medias a su hermana, sabía claramente que ella odiaba a Nakajima, pero tenía la esperanza de que con el tiempo se le pasara, sabía que Chihiro solo quería cuidarlo.
Caminó a paso lento a la escuela, estaba determinado a cortar cuanto antes lo de Daiki, no quería seguir con algo que no tenía futuro, aparte, amaba demasiado a Yuto como para seguir lejos de él.

Llegó a buen tiempo, los alumnos ya estaban entrando a sus salones, esperó en la puerta de su clase hasta que vislumbró a Yuto acercarse.

-¡Yuto! – lo llamó pero se quedó helado al percibir la mirada llena de odio del chico - ¿Qué… Qué pasa?
-Dímelo tu – le dijo tratando de esquivarlo
-Pero yo… - el más bajo no pudo terminar de hablar
-¡Ryosuke! – la voz de Daiki lo hizo girarse lleno de pánico - ¿Por qué tienes una marca en el cuello? – fue lo primero que dijo en cuanto estuvo a su lado – Tu… - miró a Yuto y vio que también tenía una marca – Ustedes…
-¿Tengo una marca? – Yamada vio asustado a Yuto y luego su cuello – Yo no te hice nada ayer… - murmuró tratando de hacer memoria
-¿Qué? – el alto se puso una mano en el cuello tratando de ocultar la marca de la cual no se había percatado
-Yuto – se acercó Inoo de lo más relajado - ¿Ayer en la noche no me olvidé alguno de mis libros en tu casa? – el mayor miró a todos y luego se dio cuenta de la tensión del ambiente.

Daiki miraba con un odio irremediable a Yuto, Yamada estaba a punto de saltarle encima a Inoo y Yuto no podía dejar de desear asesinar a Arioka. Inoo solo miraba de reojo a Daiki y luego a Yuto, vio la pequeña marca que le había hecho al chico alto, se supone que debían verla pero… No tan pronto y menos a primera hora de la mañana.

-Vaya, parece que tu e Inoo tienen alguna historia escondida – Ryosuke arrastró las palabras
-No todos publicamos nuestras intimidades – dijo mientras veía a Daiki – Me alegra que su relación vaya a la perfección
-Muchas gracias Nakajima, ¿pero no sabes como mi novio se hizo esa pequeña mancha morada en el cuello?
-Arioka, tu eres su novio, tu deberías saberlo – miró a Inoo – Nos vemos en la práctica

Se metió a su salón sin detenerse ni un segundo más, Nakajima Yuto, empezaba a sentir como el aire no llegaba a sus pulmones.

No me olvides [4]

http://i89.photobucket.com/albums/k220/Satommy14/pensamiento1.jpg: Me muero de sueño~
: Baby comeback - Magic Juan
: En mi escritorio 8D

Daiki llegó al colegio desganado, no tenía cabeza para pensar en nada, sentir a Inoo después de tanto tiempo fue simplemente glorioso, nada podría ser comparado al sentimiento que se producía en el cada que hacían ese tipo de cosas.
Suspiró con pesadez durante la clase de historia, ¿de cuándo acá sentía duda sobre los sentimientos que tenía hacia Ryosuke? ¿Cuándo comenzó a sentir algo tan fuerte por Kei?
Sonrió, claro… Desde que llegó a aquella escuela supo que Inoo Kei era alguien especial…

----(FLASHBACK)----

Daiki se quedó a un rincón durante la clase de deportes, se sentía cohibido ante tantas personas que nunca había visto en su vida y más aun, sentía que no encajaba en ese mundo, todos ellos ya estaban establecidos, el solo llevaba una semana de clases ahí, ni siquiera tenía un amigo… Se sentía tan solo…

-¿Qué haces acá?

Un chico alto de cabello negro se sentó a su lado, lo había visto un par de veces, siempre rodeado de gente… Era uno de los chicos más populares de la escuela ¿Por qué le hablaba a él? No lo sabía ni quería hacerlo, prefirió ignorarlo, nada bueno resultaría de hablarle a alguien de su grado social.

-Ven conmigo

Daiki no se dio cuenta en qué momento ya no estaba sentado en su rincón, sino corriendo por los terrenos del colegio, tomado de la mano con esa persona… Ese chico era demasiado extraño, pero por algún motivo se dejó llevar, no tenía nada mejor que hacer, de todas formas, no estaba participando de su clase.

-Mira – dijo el chico mientras regulaba su respiración – Cuando quieras estar solo, puedes venir acá, nadie te molestara y el lugar es muy hermoso como para deprimirse

Era verdad, aquel lugar era precioso, el invernadero de la escuela tenía un aire de magia, sonrió complacido y murmuró un gracias bajito, sintió como su mano era aferrada con más ahincó, se giró y miró al otro con curiosidad.

-¿Por qué haces esto? – habló por fin Daiki
-Porque no me gusta ver a las personas tristes, aparte, he notado que tienes una linda sonrisa, deberías usarla más seguido – sonrió ante el sonrojo que había producido en el menor – Entonces me voy, hasta luego

En ese momento, cuando Arioka sintió que se iba a quedar solo, no dejó que el pelinegro soltara su mano, se podría decir que prácticamente lo agarró con más fuerza y lo pegó a su lado.

-No me dejes… Tú me has traído acá… Hazte cargo de tus acciones
-De acuerdo Dai-chan
-¿Qué? ¿Cómo me conoces? - se podía ver de lejos que estaba conmocionado, de lo que el supiera, nunca le había dicho su nombre
-El chico misterioso de tercero es popular, ¿sabías?
-¿Eso que tiene que ver conmigo?
-Que tu Dai-chan, eres el chico misterioso
-Yo no soy popular – dijo frunciendo el seño después de quedarse un rato callado – Si lo fuera, todo el mundo me hablaría como lo hacen contigo
-Ahí te equivocas – dijo el mayor – Yo no soy popular, yo soy sociable…
-¿Cuál es la diferencia?
-Que yo si tuve que trabajar para conocer gente, tu lo hiciste sin mover un dedo

Se movió justo cuando Daiki iba a golpearle, empezaron a jugar así un buen rato hasta que ambos, agotados, se sentaron en el césped, era una sensación agradable, la brisa del día refrescaba ante el sol que se encontraba en lo más alto.

-Yo… Yo no sé tu nombre – dijo algo nervioso y avergonzado
-Ahí tienes una clara prueba que no soy popular – sonrió – Me llamo Inoo Kei, soy un año mayor que tu
-Ya veo… Inoo-chan – se rió – Gracias por ser mi nuevo y único amigo
-Sonso – dijo golpeándole levemente en la cabeza – Solo habla, verás como todos se volverán cercanos a ti

Daiki solo sonrió ante ese comentario, ese chico era muy agradable, se sentía feliz de haber podido conocer a alguien como él.

----(FIN FLASHBACK)----

-Mi nuevo y único amigo… - murmuró Daiki para si mismo – Un amigo con el que hice muchas cosas….
-Arioka-san, me alegra que quiera empezar a escribir un monólogo pero si sigue sin prestar atención a la clase va a reprobar la materia – la profesora de inglés le llamó la atención
-Lo siento – dijo este haciendo una venia – No volverá a ocurrir

La profesora siguió con su clase pero él seguía sin poder quitarse de la cabeza los recuerdos que tenía con Inoo. Sus compañeros lo veian extrañados, era raro que el estuviera tan distraído.

----(FLASHBACK)----

-Por favor… - imploró Daiki – No quiero quedarme solo…
-Pero tengo entrenamiento hoy y…
-Kei… - su voz sonó tan solícita que el mayor no pudo negarse
-De acuerdo, hablaré con Yabu, ¿Cuándo vuelven tus padres?
-Para pasado mañana, tienen que ubicar bien a mi hermano y de ahí regresan
-De acuerdo… Déjame ir a hablar con los del equipo y te me esperas en la puerta
-Gracias Inoo-chan

Lo esperó en la puerta como le había dicho, estaba feliz, no se quedaría solo esa noche, detestaba sentirse solo pero sus padres habían tenido que acompañar a su hermano mayor porque había entrado a la universidad en otra ciudad y debían de ubicarlo, el no podía ir con ellos porque estaba aplicando para el equipo de fútbol, sonrió, Kei dormiría en su casa por primera vez.

-¿Nos vamos? – preguntó el mayor mientras lo despeinaba y sacaba de sus pensamientos
-¿No te cause muchos problemas, verdad?
-Solo los de siempre – sonrió
-¡Oie! – le frunció el ceño – Si tantos problemas te causo ¿Por qué aun eres mi amigo?
-Porque es divertido

Caminaron juntos calle arriba, sin hablar ni nada, para ellos el silencio no era molesto, la compañía entre ambos era suficiente.

-Tu casa es bonita Dai-chan – dijo el mayor cuando estuvieron en la puerta
-No lo es, no seas mentiroso – abrió la puerta y lo hizo pasar – Mi cuarto es el segundo a la derecha, ve yendo mientras yo preparo algunos bocadillos…
-A tus órdenes

Daiki se rió ante el comentario y fue a la cocina, buscó algunas galletas y de ahí, pan de molde para hacer algunos sándwiches, lo hizo lo más rápido que pudo, no quería dejar a su invitado solo.
Cuando entró a su habitación vio a Inoo revisando sus álbumes de fotos, avergonzado dejó la bandeja con comida en su mesa y corrió a quitárselos.

-¡¿Porque los ves?!
-Estás todo rojo! – decía Kei mientras se reía – Quería saber cómo eras de pequeño
-Yo pero en versión pequeña – dijo mientras le quitaba las fotos – Eres demasiado curioso, ¿sabías?
-No del todo… ¿Qué se supone que vamos a hacer ahora?
-Estaba pensando en ver una película… Mi hermano tiene algunos dvds ¿me ayudas a elegir alguno?
-Sí, claro

Ambos fueron al cuarto de al lado, habían varios discos con diferentes títulos, sin embargo se decidieron por uno que decía “El paraíso perdido”, no prestaron mucha atención al empaque ni a la reseña, solo lo tomaron y volvieron al cuarto de Daiki.

----(FIN FLASHBACK)----

-El paraíso perdido… - sonrió para sí mismo – Ahí fue que comenzó todo…
-Dai-chan – lo llamó uno de sus compañeros – El profesor de deportes dice que nos apuremos…
-¿Me puedes cubrir un rato? Debo ir a un lugar

Arioka no espero respuesta y salió a paso apresurado al baño, aquel recuerdo siempre le producía una extraña excitación…

----(FLASHBACK)----

Pusieron el dvd en el lector y adelantaron los créditos, Inoo solo comía mientras Daiki llegaba al inicio de la película.

-Una playa… Que obvio – dijo el mayor mientras ahogaba una sonrisa
-¡Hey! Ya no seas tan pesado Kei que…

Ambos miraron a la pantalla con los ojos como plato, esa película no era nada de lo que habían imaginado, “El Paraíso Perdido” no era comedia, drama, acción ni nada, lo que habían sacado del cuarto del hermano mayor de Daiki era un video porno de unas mujeres en una isla…

-Qui… Quita eso… - dijo el mayor mientras un leve rubor se dibujaba en sus mejillas
-¿Acaso te avergüenza? – le contestó el otro fingiendo tranquilidad – Sería normal que viéramos algo así… ¿No?
-No entre chicos Daiki! – Kei se quiso parar pero las imágenes que se proyectaban en el televisor incentivaron más su parte baja impidiéndole lograr su meta – Ari-chan… Por favor

El menor ya no le prestaba atención, su mente estaba ensimismada en aquellas poses, besos y más, tanto fue que se olvidó de donde estaba y empezó a tocar su miembro por encima de la ropa.

-¿Por qué no lo haces tú también Kei? No es malo… Es… placentero…
-No pienso hacer algo así contigo acá Daiki – dijo lo más serio que pudo
-Pero no hay nada de malo! Mira…

El menor tomó con su mano la del otro chico y lo ayudó a masturbarse, Kei soltó un gemido que sorprendió de sobre manera al otro chico quien, con más excitación y deseo se sentó sobre él para friccionar sus miembros entre sí. Inoo no soportó más aquella situación, su mano libre se posicionó en la nuca de Daiki y lo acercó a su rostro para besarlo. Aquel beso fue evolucionando poco a poco y, dejando de lado el televisor, los chicos pasaron una noche insaciable en la que unieron sus cuerpos en más de una manera.

----(FIN FLASHBACK)----

Se mordió el labio cuando se corrió en su propia mano, las gotas de sudor frío se deslizaban por su rostro, se apoyó contra la puerta del baño, solo con Inoo podía experimentar sensaciones así ¿Por qué? Tal vez era porque nunca lo había hecho con Ryosuke… Tenía que hacerlo, no había otra manera de sacarse esa duda, se acomodó la ropa y con papel higiénico limpio su mano, iba a salir cuando escuchó unos pasos acercarse.

-¿Por qué me sigues?
-Yo no te sigo, solo venía al baño

Pudo reconocer al instante ambas voces, una era de su enamorado y la otra del chico nuevo, ese tal Yuto.

-Idiota - murmuró el más bajo
-Traidor – le contestó el otro
-Terco
-Inseguro
-Gigantón!
-¡Enano!

Ambos se quedaron callados, Daiki quería ver lo que pasaba afuera pero no podía, si se movía lo podían descubrir y no iba a poder seguir escuchando la conversación.

-No llores… - la voz de Nakajima sonó algo arrepentida – No eres enano…
-Cállate!
-Lo siento… De verdad… - se acercó y lo abrazó
-No me abraces… - el más alto le obedeció pero apenas se separó un centímetro de él, rodeó su cintura con sus brazos – Te extrañé… A pesar de todo de extrañé… Seré un enano feo pero… Yo…
-No eres un enano feo… - murmuró Yuto - ¿No que querías que te dejara de abrazar?
-Cállate…
-Lamento haberte dicho algo tan estúpido…
-Yuto… ¿De verdad me odias? – solo hubo un silencio - ¿Algún día me perdonarás?
-Debemos irnos

La voz de Nakajima volvió a cambiar para la ultima oración, se podía sentir la frialdad y dolor que puso al pronunciar aquellas palabras, sus pasos fueron los primeros en salir del baño, un rato y algunos sollozos después, le siguieron los de Ryosuke.
Daiki se sintió raro, ¿Qué acaba de presenciar? Yamada nunca le había hablado así, a él lo trataba más cuidadosamente, en cambio con ese otro chico era más abierto… Golpeó la puerta con fuerza ahora que estaba solo, ¿Por qué ese tal Nakajima le estaba robando a las dos personas más importantes de su vida?

----

-Llegas tarde a la práctica Arioka – dijo el entrenador de fútbol demasiado serio – Te esperábamos para hacer un anuncio a todo el equipo

Daiki pudo ver como todos estaban formados y corrió a su posición detrás del capitán del equipo, en otras palabras, detrás de Ryosuke, estaba rojo de la vergüenza, detestaba que las miradas se fijaran en el, aun seguía siendo el chico tímido del principio.

-Pues, como les decía, debemos empezar a buscar otro defensa – su mirada se torno fría - Inoo Kei acaba de dejar el club

Se oyó un murmullo general entre todos, es verdad que Kei llevaba solo un año en el equipo pero era uno de los titulares más importantes que podían tener, el que los dejara provocaba un gran hueco formación de los jugadores.

-¿Dijo porque?
-¿No lo supones Yamada? – dijo serio – Volvió a sus inicios… ¡Daiki! ¡Vuelve acá!
-Yo voy por el…
-Yamada!
-Por favor, prometo traerlo de regreso, el equipo no me necesita en estos momentos… Debemos ir buscando otro defensa, Chinen – dijo mirando al más chiquito – Haz pruebas de coordinación con Hokuto y Yuugo
-Lo que digas – el bajito lo miró preocupado - ¿Puedo hacerlo entrenador?
-Tienes 10 minutos Yamada… - no dijo nada más porque el otro ya había salido corriendo.

Corrió a pesar de que escucho una voz adulta llamarlo, iba a ir y gritarle algunas cuantas cosas a Inoo ¿Quién se creía para dejarlo de la noche a la mañana? Bueno… No dejarlo a él, sino, dejar al equipo… Se detuvo en seco al frente de la puerta del gimnasio ¿Cuál era la verdadera razón por la que estaba ahí? Unas risas desde adentro le hicieron tomar valor y abrir las puertas.

-Así no es Yuto – Inoo estaba parado atrás del chico con sus manos encima de las de él enseñándole como hacer un tiro libre – Uhm… Si algo así – dijo mientras apuntaban juntos la pelota
-Eh~ No respires tan cerca de mi cuello… Me haces cosquillas – se podía vislumbrar un leve color carmesí en las mejillas del menor
-¿En serio? – se acercó más a él – Tal vez podamos terminar lo de a…
-Oigan tortolitos – dijo Yabu serio desde el otro lado de la cancha - ¿Podrían seguir practicando en vez de coquetear?
-¡Yo no estoy coqueteando! – grito Nakajima completamente rojo
-¿Y tu Inoo? – la voz burlona de Takaki también se dejo escuchar entre todos quienes se empezaron a reír
-Perdónalos Yuto, están celosos…
-¿Celosos de que exactamente?
-Pues Hikaru, de que soy el mejor armador del equipo
-Yo también soy bueno… - Ryutaro hizo un pase a Takaki y este encesto, todo en cuestión de segundos
-Eso no cuenta – Inoo se acercó de nueva cuenta a Yuto y le murmuró - ¿Seguimos practicando? ¿O prefieres ir a vestidores?

Daiki no supo bien que paso en ese momento, cuando se dio cuenta alguien lo había empujado y se había caído yendo a parar al piso, cuando pudo reaccionar vio que Inoo se estaba cogiendo la mejilla en la cual se podía ver una gran marca roja y un hilillo de sangre caer por el borde de su labio, todos los del equipo de básquet estaban atónitos y ni uno se movía. El castaño no se movió de su lugar, ni siquiera cuando escucho lo que menos esperaba oír en ese momento.

-¿Ese no era el capitán del equipo de futbol? – preguntó Hikaru a los demás mientras recobraba el aliento
-Si… Era Yamada Ryosuke – contestó Takaki mientras veía preocupado a su amigo en el piso

Kei reaccionó e iba a correr detrás del par que acababa de salir por la puerta principal cuando sintió un peso extra a la altura de su cintura.

-No vayas… - la voz de Daiki daba a entender el estado de conmoción en el que se encontraba – Ryosuke no es de pelear… Que te haya golpeado quiere decir que has hecho algo realmente malo y…
-Daiki… ¿Estás llorando? – murmuró el más alto al sentir el uniforme de básquet humedecerse
-¿Ryosuke también lo ama a él, cierto? – dijo aun en shock.

No me olvides [3]

http://i89.photobucket.com/albums/k220/Satommy14/pensamiento1.jpg: Voy a jalar argu~
: Nantoka Narusa
: mi cama x_x

Daiki pateó con tal fuerza la pelota que, en vez de entrar al arco, salió volando para arriba. Maldijo para sus adentros y corrió al otro lado del campo ¿Por qué tenía el celular apagado? Le habían dicho que se había ido con ese tal Yuto ¿Por qué ese nombre le daba una muy mala espina con el paso del tiempo? Llevaba horas conociéndolo… No podía odiarlo sin motivos ¿verdad? Ryosuke era muy amable así que seguro se ofreció a acompañarlo por eso mismo, pero e Inoo? ¿Por qué él estaba tan pegado a él? Recordó lo que mencionó en la mañana y se puso de peor humor ¿Próxima conquista? ¿No se supone que Inoo ya amaba a alguien? ¿No se supone que ya lo amaba a él? ¿Cómo podía pensar en “otra conquista” amando a otra persona? El silbato del entrenador lo hizo pisar tierra, vio como Inoo se estaba preparando para recoger los balones y decidió ir a ayudarlo, de todas maneras tenía que hablar con él.

-Kei – lo llamó - ¿Necesitas ayuda?
-Dai-chan – el chico no se tomó la molestia de verlo – La verdad no, los novatos van a ayudarme – lo miró de reojo – No deberías buscar a Yama-chan?
-¿Sigues resentido con eso? – se acercó a abrazarlo pero una voz se lo impidió
-Inoo – Chinen llamó desde el otro lado de las rejas que separaban las canchas de las butacas - ¿Vamos? Te estuve esperando
-Pero todavía debo bañarme y…
-No importa! Si quieres te ayudo en las duchas – Chinen se rió con su comentario hasta que volvió a sentir una mirada fija y se percató de que Daiki también estaba ahí – Dai-chan…
-Hola Chinen – su voz, aunque trató de controlarla, sonó fría – No te vi en la práctica
-Estoy enfermo – dijo el menor algo intimidado, la mirada de odio que recibía de Daiki era demasiado – Estuve con los del equipo de básquet y… - miró a Inoo – Takaki te llama
-Que desesperado es Yuya – Kei se rió relajadamente – Ve adelantándote Chii, me doy una ducha rápida y los alcanzo
-De acuerdo… Hasta mañana Dai-chan

Chinen no se molestó en esperar una despedida y salió corriendo, aun no entendía porque siendo tan posesivo con Inoo, estaba con Yamada, se molestó consigo mismo, permitía que Daiki lo hiciera asustarse y lo peor es que no había motivo, el no estaba enamorado del mayor, si en realidad Arioka supiera con quien estaba saliendo las cosas serían más relajadas y no sentiría que su vida está en riesgo cada que abrazara a Kei. Suspiró con pesadez, su mejor amigo era Inoo ¿Cómo no ser cariñoso con él? Lo había apoyado cuando sentía que era el fin, lo impulsó a seguir con sus sentimientos por “aquella persona” y siempre lo ayudó en todo lo que pudo, ¿Cómo no tratar a Kei con tanto afecto? Aparte, el siempre sufría por culpa de Daiki, eso no era justo. Se molestó más de solo pensar las lágrimas que el chico había derramado por él.

-Kei… - murmuró bajito – Haré lo imposible para que Daiki sienta lo mismo que tu sentiste cuando se declaró a Ryosuke…

----

El beso de Yuto y Ryosuke terminó como empezó, apoyando sus frentes y mirándose fijamente, los ojos de Yuto estaban vidriosos, ese beso le había traído tantos buenos recuerdos que ahora solo eran dolorosos. Se perdió en los ojos negros de la persona que estaba a su frente, al igual que lo había hecho hace dos años, solo había algo diferente… Algo que aunque quisiera no podía dejar pasar.

-No puedo… - Nakajima se alejó bruscamente de él – Esto está mal
-Por…. ¿Por qué? – Yamada se asustó un poco, los ojos de pena de Yuto ahora contenían rabia en ellos
-¡Tú estás con otra persona! – le reclamó – Yo no pienso ser solo tu juego Ryosuke…
-Tú no eres un juego! Tu eres…
-¿Qué vas a decir? Ryosuke… Por algo no me esperaste y aceptaste salir con él! Date cuenta! ¿Si no soy un juego que soy? ¿Un recuerdo? ¿Un desahogo?
-¡¿Cómo puedes decir eso?!
-¡Eres el único culpable de que piense de esa manera!
-¡¿Por qué solo yo debo ser el culpable?! – Yamada se hartó y se paró golpe poniéndose también a la defensiva – ¡¿Acaso desde que has llegado no paras en puros conqueteos con Inoo?! ¡¿No lo paras abrazando y tomándote de la mano con él?!
-¡Eso es diferente!
-¡Para mí no lo es!
-¡Claro que para ti no lo es! Si hubiéramos pensado igual tu nunca me hubieras olvidado y… - no pudo terminar la frase pero sabía con toda certeza que el otro había entendido – Lárgate de mi casa…
-Estás enfermo... No puedo… - el comportamiento de Ryosuke había cambiado – Tienes que…
-¡Vete!

Yuto no esperó una respuesta, lo cogió de la mano y lo llevó arrastrando hasta la puerta, recogió las cosas del chico que estaban en el piso, se las lanzó al pecho y lo sacó fuera.

-Duele verte Ryosuke, duele verte y saber que ya no sientes nada por mi… Olvida ese beso, olvídalo como olvidaste lo que paso entre nosotros hace dos años!

Diciendo eso le cerró la puerta en la cara y corrió a su habitación conteniendo una vez más el llanto, si por él fuera lo hubiera seguido besando y lo hubiera retenido a su lado todo el tiempo que pudiera pero, sabía que estaba mal, sabía que no podía hacerle algo así a Daiki, a pesar de que lo odiara por robarle al ser que más quería en la tierra, no podía ser tan frío y pasar por alto sus sentimientos.

----

Inoo se metió a las duchas a paso presuroso, no quería hacer esperar a sus amigos y ex compañeros del equipo de básquet, eso y quería evitar a Daiki, era parte de su plan, evitarlo y hacerle creer que lo estaba olvidando, algo completamente lejos de la realidad. Miró a todos lados, no había nadie, la última persona había salido justo cuando él entraba, los novatos seguirían un buen rato en las canchas, eso quería decir que tendría las duchas solo para él, se empezó a cambiar cuando sintió una cabeza apoyarse en su espalda desnuda. No volteó a ver, se hacía una idea de quién podía ser.

-¿Por qué me tratas mal? – la voz de Daiki lo hizo estremecerse al instante - ¿Por qué estas así conmigo Kei?
-Daiki, debo apurarme, lo siento

El mayor luchó con todas sus fuerzas consigo mismo por no abrazar al menor, lo alejó de su cuerpo al tiempo que se ponía una toalla alrededor de la cintura y se sacaba la parte de abajo de su ropa, el otro solo se apoyó en los casilleros y se dedicó a observarlo profundamente. Inoo lo ignoró olímpicamente y se dirigió a las regaderas, suspiró con alivio al ver que no era seguido, se retiró la toalla que lo cubría y abrió la llave de agua caliente, sintió sus músculos relajarse al instante, a veces el fútbol lo agotaba demasiado.

-No lo entiendo… - volvió a decir el menor pero con un tono de voz más seco
-¡Daiki! Vete, me estoy bañando! – Inoo se tapó con ambas manos su parte íntima y miraba furioso al otro chico
-No me voy a ir hasta que me expliques – el chico se metió a la ducha aun con el uniforme puesto - ¿Qué de especial tiene ese Nakajima para que te haya hecho olvidarme en dos días?
-¡¿Crees que es momento para hablar de esto?! No estoy con ropa Daiki!
-Eso ya lo note! – dijo este sonrojado – Pero explícame!
-¡¿Qué te importa?! ¿De cuándo acá te importa lo que yo sienta por ti?
-Siempre lo ha hecho! Solo que…
-¿Qué cosa? ¿Qué solo me ves con un amigo? Entonces, con más razón no tiene porque importarte si quiero o no a Yuto…
-¿Lo quieres? – la voz de Daiki se quebró - ¡¿Por qué?! ¡¿Qué tiene él?! - algunas lágrimas que se le lograron escapar se camuflaron con el agua que aun caía
-Yuto es un chico responsable, amable y dedicado, no es que me guste recién de ahora Ari-chan – sonrió con malicia al ver el rostro desencajado del otro – Me gustaba antes de conocerte y mira que gracioso, también me gusta ahora, después de cono...

Se quedó callado cuando el castaño lo empujaba contra la pared y lo acorralaba entre esta y su cuerpo.

-¿En serio te gusta? – preguntó en un murmullo – No sé porque no te creo
-No es cuestión de que me creas o… Ahhh - Kei gimió al sentir los labios de Daiki en su cuello
-Eso no suena a que te guste Yuto… ¿Qué pasa si hago esto? – dijo dejando una marca en el pecho del mayor
-Daii… Ahh deja de hacer eso!
-¿Aun dices que te gusta él?
-Sabes que es una reacción instantánea del cuerpo, el que yo…
-Kei – Daiki bajo sus manos hasta posarlas encima de las del mayor – Yo se que ahí hay algo duro que no piensa lo mismo que tu
-Eso no piensa – dijo tratando de controlarse, si seguía así tal vez haría algo de lo que luego se arrepentiría
-Vamos a ver que tiene para decir entonces

Se arrodilló y sin ningún esfuerzo sacó las manos de Inoo que cubrían su parte baja semi-erecta.

-Lo sabía, el me prefiere a mi - Daiki sintió la mirada del otro y le sonrió.
-No digas… Ahhhhhhhh

Se mordió el labio inferior para no gemir más alto, Daiki acaba de empezar a succionar su miembro dándole especial dedicación a la punta de este, empezó lento, luego como enviciado empezó a subir y a bajar más rápido mientras que con su lengua lo masajeaba y le daba más placer si es que acaso era posible. En medio de todo eso, Kei perdió el control de sus propias hormonas y sentimientos y agarró los cabellos del menor ayudándole con el movimiento de succión, disfrutando cada momento que este le estaba regalando.
Después de unos segundos se corrió en la boca del menor quien con malicia dejó correr un poco del semen de Inoo fuera de su boca para que este viera como luego lo lamía seductoramente y saboreaba. El mayor no esperó más y cambio posiciones con él, le quito la camiseta que ya estaba más que mojada y pasó su lengua por cada rincón de esa piel blanca y dulce que había extrañado probar, se detuvo cuando llegó a uno de los pezones de Daiki, ya estaba duro y como si fuera un caramelo empezó a chuparlo. El menor soltaba gemidos que lo excitaban más, bajó sus manos hasta el short del chico y lo bajó, con uno de sus dedos recorrió la extensión de la hombría de Arioka y en la punta hizo presión, escucho un gemido más fuerte y sonrió. Sus labios fueron subiendo hasta su rostro y lo besó en la boca, un beso que de inocente no tenía nada, Daiki subió sus manos hasta el cuello del mayor y lo abrazó, profundizaron más aquel beso. Inoo aprovechó sus manos libres para masturbar el miembro necesitado del menor, sus movimientos fueron tan rápidos y precisos que lo hizo correrse con un fuerte grito.

-Si haces eso, pueden escucharnos… - murmuró el mayor en el oído del otro causándole un estremecimiento en todo el cuerpo.
-Es tu culpa…
-Tú me incitaste…

Arioka le lanzó una sonrisa lasciva y morbosa por lo que Inoo no lo pensó dos veces y con el líquido del menor aun en su mano fue penetrándolo con los dedos, sabía que no le dolería, no era la primera vez que lo hacían, pero si era la primera después de 6 meses, justo el tiempo en el que había comenzado a salir con Ryosuke. Vio la cara de placer de Daiki cuando empezó a mover el dedo índice de forma circular ya dentro de su parte trasera, le encantaba ver ese sonrojo y esa sonrisa pervertida que se le dibujaba en el rostro, nada podía compararse a eso. Daiki empezó a mover las caderas, quería sentir más aquella sensación, Kei no se hizo de rogar, lo alzó sin ninguna dificultad y lo penetró de una sola estocada, el menor gimió de placer, ya estaba acostumbrado a hacer aquellas cosas con Inoo, nunca había llegado tan lejos con su actual pareja, así es que hace tiempo que estaba en abstinencia, volver a sentir de esta manera a su ex amante era grandioso.
El vaivén de las caderas del menor yendo al ritmo de sus penetraciones acompasadas, eran rápidas y deliciosas, el placer en ambos se podía sentir incluso en el ambiente, a cada embestida Daiki le regalaba sonidos agradables que le daban a entender que disfrutaba aquel momento casi tanto como él.
Terminaron juntos, como siempre lo habían hecho, Kei no salió del cuerpo del chico hasta que su miembro hubo vuelto a su estado natural por completo, cuando lo bajó, Daiki lo abrazó como reteniéndolo, pero el mayor lo alejó con un dolor punzante en el pecho pero una determinación única.

-Arioka-san – vio la mirada llena de miedo del otro chico por como lo había llamado – Lo siento pero esto no puede seguir, tu estas con alguien y yo no soy tu juguete, no pienses que puedo estar contigo cada vez que quieras

Diciendo esto cogió su toalla y se fue, dejando al otro helado aun debajo del agua caliente.

----

Ryosuke caminó sin rumbo, lo último que quería era volver a su casa, no quería explicar sus ojos rojos a sus hermanas, menos a Chihiro quien era capaz de ir y matar a Yuto, pero ¿Por qué lo haría? La verdad nadie la podía cambiar, el no había cumplido su promesa y eso era lo que importaba. Llegó hasta una tienda de juguetes en su caminata, la recordó inmediatamente ¿Cómo la iba a olvidar?

----(FLASHBACK)----

-¿Te gusta mucho? – preguntó Yuto mientras sonreía ante el rostro que tenía Ryosuke al ver un enorme oso de peluche.
-Sí pero… Es muy caro…
-No, no lo es y yo te dije que te daría lo que quisieras por tu cumpleaños – el más alto lo abrazó por la cintura mientras que apoyaba su cabeza en su hombro – Quiero consentirte
-Pero darme algo como eso no es necesario! – infló los cachetes demostrando su inconformidad - Mejor cómprame el de allá – señaló un peluche más pequeño pero que era más tierno y lindo que el anterior – Incluso tiene para poner una foto, podríamos poner una de los dos…

Yuto se iba a negar, pero ante el rostro del otro no pudo seguir objetando, cogió el peluche y lo llevó con Ryosuke hasta caja, solo había una joven que los veía con curiosidad y emoción.

-¿Van a llevarlo? – preguntó mientras cogía el oso con delicadeza
-Sí, ¿lo puede envolver en papel de regalo? - el alto sonrió de oreja a oreja causándole una risita a la mujer - ¿Qué pasa?
-No nada… - dijo mientras veía a ambos chicos con ternura – Saben, son los primeros clientes de mi tienda, supongo que me darán suerte ¿Qué tal si les regalo una foto de ustedes juntos para que la pongan en el peluche? Así cuando lo abran ya tendrá la imagen de recuerdo
-¿De verdad? – Yamada se quedo viéndola feliz - ¿Nos va a regalar la foto?
-Claro! ¿Se animan?

Ambos chicos asintieron por lo que sacó una cámara de la vitrina y se acercó a ellos, los acomodó de tal manera que todo el paraíso de peluches, rosas y regalos, quedó atrás dándole un paisaje único a la foto, la cámara instantánea capturó la imagen más dulce y tierna de ambos, que abrazándose, sonreían y tenían un leve sonrojo en sus mejillas.

----(FIN FLASHBACK)----

-Vaya, uno de mis amuletos de la suerte volvió – se acercó la misma joven de aquella época
-Buenas tardes – dijo Yamada mientras hacía una leve reverencia
-Te veo triste ¿ha pasado algo con tu novio? – preguntó preocupada la chica, aquella pareja de chiquillos la había fascinado desde el primer momento en que los vio en su tienda
-Yo… - Ryosuke bajó la mirada – Hace mucho que no estoy con esa persona…
-Oh, lo siento… - dijo esta con una voz más baja
-No, eran cosas que debían ocurrir – quiso sonreír pero solo salió una mueca de dolor
-Si debía ocurrir ¿Por qué luces tan deprimido?

Ryosuke se quedó callado, ¿Qué podía contestar ante algo así? Solo suspiró y se dedicó a ver los regalos que habían ahí… ¿Dónde estaba el peluche que Yuto le había regalado ese día? Ahora que lo pensaba… No lo había visto en mucho tiempo, por algún motivo se empezó a sentir ansioso.

-Discúlpeme, debo irme

El chico no espero respuesta de la dependienta y salió corriendo a su casa, ese pequeño oso de peluche era una de las pocas que tenía de Nakajima ¿Acaso lo había perdido? No, no podría haberlo hecho, era demasiado valioso.

----

-Idiota – Hikaru le dio un pequeño golpe en el hombro Kei - ¡¿Por qué tardaste tanto?!
-Por cosas – dijo este riéndose - ¿Qué acaso uno ya no se puede bañar en paz?
-Que yo recuerde, tú te bañabas rápido – Takaki se rió ante la mirada asesina de su amigo – Perdón, perdón, no creí que fuera a ponerte en evidencia
-No te preocupes, no lo has hecho, no tengo nada que ocultar – el pelinegro sonrió a medias, aun sentía el tacto de Daiki por su piel.
-Oie Inoo ¿No ibas a traer a alguien contigo? – Yabu miró a todos lados atrás de él
-Lo iba a hacer, pero Yuto se fue a casa temprano…
-¿Yuto? ¿Ese Yuto? – Ryutaro de lo que había estado en un rincón se acercó directamente a Kei
-¿Lo conoces? – preguntaron Chinen y Kei al mismo tiempo
-Estuve en la misma primaria que ellos – miro serio al par - ¿Él lo sabe? ¿Él sabe quién es Yuto?
-¿Se puede saber de que rayos hablan? – la voz de Takaki era algo exasperada - ¿Quién es Yuto?
-El chico nuevo de la clase de tercero – explicó Kei – Es perfecto para el equipo, prometo que mañana lo traeré
-Sí, solo un compañero de tercero – Ryutaro se volvió a quedar callado
-¿Es definitivo que dejas el equipo de fútbol Kei? – Yabu lo miró con duda - ¿No nos vas a dejar como aquella vez?
-¿Todavía desconfías de mi Ko-chan? Pensé que todo ya estaba perdonado
-Y lo está… Es solo que me sorprende tu decisión
-Yo creo que – Hikaru sonrió – Deberíamos celebrar la vuelta de Inoo al equipo, ¿Qué tal si vamos al karaoke?
-Lo siento, hoy paso - Kei sonrió – Tengo que hacer algunas cosas ¿si lo dejamos para mañana?
-Sí, será mejor mañana, así de paso pedimos permiso – agrego Takaki – Entonces, ya nos vamos?

Todos asintieron y fueron a recoger sus cosas, Ryutaro cogió las suyas primero y salió ¿Por qué no habían contado lo de Yuto a los demás? Chinen e Inoo lo conocían, sabían de su historia con Ryosuke, pero por el rostro que ambos pusieron era obvio que Daiki no estaba enterado de nada.

-Espera – la voz de Chinen lo detuvo a medio camino de la salida del colegio – Necesitamos hablar
-¿De qué? – pregunto el más alto incómodo
-Tú sabes lo de Yuto y Ryosuke, verdad? - no obtuvo respuesta pero la mirada que recibía de él lo decía todo - Ryu, no digas nada, por favor…
-¿Por qué no habría de hacerlo? – dijo indignado
-Solo… No lo hagas… - Chinen pensó bien en lo que iba a decir - Creo que ambos se están olvidando todavía, si se lo mencionas a Dai-chan puedes causarle problemas a Yama-chan y si terminan para él será más difícil su día a día junto a Yuto, ¿no crees?

El menor lo meditó mejor, a pesar de todo, Yuri tenía razón, suficientemente doloroso debía ser estudiar de nuevo con tu ex como para tener que tolerar eso y otro rompimiento.

-De acuerdo – dijo Ryutaro y fue inmediatamente abrazado por el mayor - ¿Se puede saber que haces?
-Es que me acabas de hacer sentir aliviado! – dijo este feliz – Gracias, en verdad
-De nada pero no tienes porque…
-Yuri!

Ryutaro dejó de sentir en cuestión de segundos el abrazo del mayor y vio como el capitán del equipo se lo llevaba a rastras lejos de él.

-En que colegio habré ido a parar – dijo el menor mientras seguía su camino

----

-Mika ¿no has visto un peluche mío?
-No Ryosuke – dijo su hermana menor por enésima vez - Te lo acabo de decir, otra vez
-Es que no lo encuentro!
-¿Por qué no le preguntas a Chihiro?
-No creo que le interese mucho…

El timbre sonó y lo sacó de los pensamientos que lo empezaban a embargar, corrió a abrir y vio a su novio ahí.

-¿Puedo pasar? – preguntó
-Dai-chan! – dijo mientras se hacía a un lado – Lamento no haberte avisado el que me fui de la escuela, un compañero se puso mal y…
-No te preocupes… Pero te extrañe mucho – dijo mientras lo abrazaba protectoramente - ¿Podemos subir a tu cuarto?
-Si claro… ¿Estás bien?
-Ya te dije, te extrañe mucho

Ryosuke lo vio confundido pero no dijo nada más y lo guio a su cuarto, apenas cerró la puerta tras de sí, sintió los labios de Daiki posesionándose de los suyos, lo correspondió inmediatamente, al fin y al cabo era su novio, tenía que hacerlo. Después de unos segundos se separaron y se quedaron callados viéndose mutuamente tratando de comprender aquel momento.

-Yama-chan… - dijo el mayor mientras le daba un beso corto – Nunca me dejes…
-Dai… - se quedo callado, la mirada del otro no le dejaba decir una negativa – No lo haré…

Daiki lo abrazó ocultando su rostro y las ganas de llorar ¿Por qué los besos que se daba con el eran tan vacíos? ¿Por qué el besar a Inoo era tan diferente? ¿Por qué no podía dejar de pensar todo el día en que lo hiciera suyo?

-¿Quieres algo de comer? Pareces agotado… - murmuro Ryosuke mientras se separaban
-Sí, gracias…

El menor salió corriendo de su habitación… No podía soportar la sensación inevitable de comparar el beso que se había dado con Yuto esa misma tarde con el de Daiki.

----

-Yuto, abre la puerta
-Déjame dormir Raiya – dijo el mayor – Se supone que debo descansar
-Bueno, entonces le diré a Inoo que se vaya
-¿Está acá?
-Llevo diciéndote eso desde hace media hora!

Se escuchó una risita en el pasillo así es que Yuto tratando de limpiarse el resto de lágrimas fue a abrir.

-Por fin… - Raiya suspiro pesadamente y se fue
-Perdóname Kei, no sabía que eras tú…
-Estuviste llorando – preguntó el mayor cuando entró a su cuarto.
-Solo un poco
-Por cómo están hinchados tus ojos, diría que toda la tarde – el menor se recostó en su cama y se quedo callado - ¿Fue porque Ryosuke vino aca?
-¿Cómo sabes eso? – dijo el otro cambiando su tono de voz pero sin cambiar de posición
-Porque Yuto – Inoo se acercó a él y se recostó a su lado en la cama – Yo sé todo de ti
-¿Ah sí? ¿Eso porque? – dijo volteando a verlo directamente al rostro
-Porque me importas y me interesas - se acercó con delicadeza a su rostro y lo besó – Yo no dejaré que nadie te dañe, solo dame la oportunidad de hacerlo

Nakajima se quedó en shock ¿acaso lo había besado? ¿Inoo Kei acababa de hacer eso? Miro sus ojos pero no pudo descifrarlos.

-Estás hablando tonte…

Pero Kei aprovechó que estaba hablando para invadir su cavidad bucal con su lengua y comenzar un beso lleno de despecho y desamor. Al principio el menor se negó pero al recordar que Yamada ya estaba con otra persona, le correspondió, siguiendo el ritmo del otro, Inoo al sentirse aceptado se coloco encima del chico y pego mas su entrepierna al del menor.

-Inoo! Mamá pregunta si te quedas a cenar! - Raiya tocó la puerta y grito eso haciendo separar a los dos chicos al instante
-No! No te preocupes Raiya, yo ya me iba… - miró el sonrojo en las mejillas de Yuto y el pequeño bulto que se había formado en su entrepierna - ¿Te veo mañana?

Yuto solo asintió, no recuperaba la facultad de hablar todavía… ¿Qué rayos se suponía que estaba haciendo? Kei se despidió con un beso en la mejilla y salió cerrando la puerta tras de sí. Todo estaba saliendo bien…

[ Buko no atarashii Love ]

Photobucket

Si, exacto este es el Nuevo fic de la sOra-cHan pero no lo publicare por aca, ya que este fic esta participando en el concurso que ya muchas de ustedes conocen ne?
Ya saben la tematica, se hace el fic, ustedes lo comentan, pero tiene que ser un comentario extenso que se note que en realidad leyeron asi… a continuación les dare un ejemplo ^^

Photobucket

Ese es un buen comentario, un comentario que contara como un voto, si comentan asi, la sOra-cHan será feliz y se apresurara a subir el siguiente capitulo ^^…

Photobucket

Ese es un comentario que no contara como voto… si comentan de esta forma, la sOra-cHan se ira a moquear a su jirafita u_u
Ok, sea como sea, lean el fic & apoyen a la sOra =D
Ahora… aca en el Onigiris estare poniendo el dato de cuando este el próximo capitulo asi que espérenlo, si mas que decir por el momento aquí les dejo el link en donde podrán leer el raro fic ^^.


Que el TakaChii este siempre con ustedes n_n… no ok no XD, eso seria muy perver XD jajajajajajaajajaja… que TODO Jump este con ustedes n_n… Menos Yuto porque ese estará conmigo n_n …. Enserio, el no estará ¬¬.

PD: Si la monita de las imagenes soy yo en Chibi Mode XD jajajajaaj LOL

No me olvides [2]

http://i89.photobucket.com/albums/k220/Satommy14/pensamiento1.jpg: Y ahora resultaste gay! XD Apa del mal~
: Lo peor de todo - Rio
: laralandia~

-Inoo-chan me presenta a su nuevo amigo – Daiki arrastró las palabras, como si dudara decir “amigo”
-¿Quién? – Ryosuke miró emocionado al susodicho cuando se percató que era Yuto, se quedó en blanco ¿Por qué Inoo lo abrazaba tan familiarmente?
-¿Recuerdas a Nakajima Yuto, Ryosuke? – pregunto Inoo mientras reposaba la cabeza en el hombro del chico.
-Si… - dijo en un murmullo – Si lo recuerdo
-Ahhhh ¿era él a quien señalabas ayer? – Daiki miró más detalladamente al alto - ¿Pero no se supone que eras nuevo?
-Yo ya he estudiado acá… - dijo con frialdad mientras evitaba la mirada de Yamada - Con su permiso, debo irme… Te veo después Inoo

Nakajima se soltó del agarre de Kei y salió a paso apresurado hacia secretaría, sentía sus ojos arder pero no iba a llorar, ya no iba a hacerlo, no tenía porque lamentarse de un lindo pasado, tenía que vivir su presente.

-No me cae ese chico – Daiki abrazó a Yamada recibiendo una mala mirada de Inoo
-No lo conoces! – el menor empujó a su pareja
-Ryosuke… Otra vez estas actuando muy… raro – Arioka lo miró con preocupación, no entendía que le pasaba, era la segunda vez que lo rechazaba tan fríamente
-Yo… Yo… Solo… No hables así de Yuto, no lo conoces… - esquivó la mirada inquisidora del otro
-¿Y tu si?
-Solo no lo hagas Dai-chan – Ryosuke bajó la voz y miró hacia el piso ¿Cómo decirle a su actual enamorado que su ex había vuelto y nunca lo había logrado olvidar?
-Si Dai-chan, no lo hagas – Kei sonrió de oreja a oreja – Mira que él es mi próxima conquista

El timbre sonó justo después de aquellas palabras por lo que el mayor lo tomó de ventaja y salió corriendo a su salón sin dar mayor explicación a los otros que habían perdido el color en sus rostros.

Llegó agitado y llamando la atención de todos en la clase, algo que por alguna razón siempre hacía, se sentó en su sitio dejando sus cosas a un lado e ignorando las miradas que aun se posicionaban encima de él.

-¿Otra vez entreteniéndote con tus menores? – Hikaru sonrió con burla – Ya deberías buscar a otra persona
-No – dijo con placer en sus palabras – Vas a ver que dentro de poco Dai-chan vendrá a mi
-Kei – le dijo su amigo – Eso estas esperando hace más de un año
-Bueno, digamos que ahora sé que táctica usar

Hikaru lo miró con resignación, había intentado mil y un formas de persuadir a su amigo sin ningún resultado, el no se percataba pero era demasiado popular: resaltaba en los estudios, deportes e incluso en las clases de artes. Pero justamente por esa popularidad, todo el mundo andaba pendiente de él por lo que, por lo menos la mitad de la clase ya sabía que andaba tras su compañero de equipo, Arioka Daiki y la otra mitad lo sospechaba. Hikaru lanzó miradas asesinas a las chicas que aun miraban a Inoo y estas se voltearon inmediatamente haciéndose a las desentendidas.

-Si tienes a un montón de las chicas del colegio a tus pies, ¿Por qué lo quieres específicamente a él?
-Simple – le volvió a sonreír – El no es del montón
-Kei – Hikaru le dio un leve golpe en la cabeza – Dejaste el equipo de básquet solo para meterte al fútbol y estar cerca a él ¿pero te digo algo? No te ayudo en nada, ese “chico especial” te está haciendo perder muchas cosas
-Eh~ Pensé que me conocías – Inoo se puso serio de pronto - Pensé que sabías que me gustan los retos
-Pero…

No pudo seguir refutándole, el profesor había entrado al salón y estaba tomando lista. Hikaru sabía que dijera lo que dijera, reto o no, Kei se había enamorado de alguien que tal vez nunca le correspondería. Le dolía ver a su amigo luchar tanto por algo y no obtener resultados.

----

-¿Nakajima Yuto? – el profesor lo vio un tanto extrañado - ¿No has estado ya antes en esta escuela?
-Si… Pero me transfirieron a Inglaterra hace dos años y acabo de volver…
-Me alegra que hayas vuelto – dijo con una sonrisa – Tu experiencia en el extranjero puede servir de ejemplo para los otros estudiantes.
-Supongo que sí – contestó desganado
-Ahora que recuerdo – dijo viéndolo detenidamente – Tú eras muy amigo de Yamada-kun, te alegrara saber que estará en tu misma clase.

Si la cara de horror que se le dibujo a Yuto en el rostro no fue suficiente para su nuevo tutor, el que prácticamente se desmayara en la puerta del salón de clase, al escuchar eso, significó suficiente para saber que algo andaba mal con su nuevo alumno.

-Nakajima!!

Ryosuke había estado pendiente de toda la bulla que había en el pasillo porque gracias a los rumores que circulaban en la escuela, ya sabía que Yuto iría a su salón. Se asomó instantáneamente a la puerta al oír el apellido de su ex y al verlo tendido en el piso sintió pánico y toda la sangre se le fue del rostro ¡¿Qué hacía Yuto en el piso y porque demonios el profesor no reaccionaba?! Corrió hasta él y trato de levantarlo, pero definitivamente ser más bajo que él tenía sus problemas: no podía cargarlo. Pasó el brazo del más alto por su hombro, posó los suyos en su cintura y trató de cargarlo sin ningún resultado. Todo estaba pasando en cuestión de segundos. Unos segundos que para Yamada eran interminables.

-¿Qué… Qué haces? – Yuto abrió los ojos y se quedó viéndolo con incredulidad
-¿Despertaste? – Ryosuke dejó de forcejear con su cuerpo para tratar de cargarlo pero no soltó su agarre en ningún momento – Genial, apóyate en mi
-Pero…
-Solo hazlo!
-Haz lo que te pide Nakajima-kun – el profesor salió de su shock momentáneo y ayudo a parar al chico - ¿Te molestaría acompañarlo a enfermería Yamada-kun?
-No, no lo hace
-Entonces te lo encargo
-Sí, confíe en mí

Yuto no se apoyó en Ryosuke, solo colocó su brazo en los hombros del chico para complacerlo, ¿Por qué? Ni el mismo lo sabía, se sentía bien sabiendo que hacía algo por él. No quería admitirlo, ya que a la larga sería más doloroso pero, saber que Yamada aun se preocupaba por él lo alegraba. Ninguno de los dos intercambio palabra en el trayecto aunque si intercambiaron miradas de vez en cuando.

-¿Es un nuevo miembro del equipo? – la enfermera los vio con curiosidad cuando entraron al tópico
-No, se desmayó antes de entrar a clase – explicó Ryosuke mientras “cargaba” a Yuto hasta la camilla – El profesor me envió con el
-Vamos a revisarte…
-Pero estoy bien, solo fue… Fue… - el alto se calló – Estoy bien
-¿Nombre? – dijo la mujer mientras escribía en un papel
-Nakajima Yuto
-¿Qué te paso?
-Solo vi todo nublado y… Estoy bien!!

La enfermera lo ignoró y empujando a un lado a Ryosuke cerró las cortinas alrededor de la camilla obstruyéndole la mirada, estuvo unos minutos haciéndole preguntas y quien sabe que más, solo se podía escuchar el sonido de objetos moviéndose.

-No estás nada bien – dijo la enfermera levantándose – Estas deshidratado y… - su celular empezó a sonar – Discúlpenme chicos… Yama-chan – le sonrió - Dale una ojeada de mi parte.

La mujer salió del lugar con paso apresurado cuando vio el identificador de llamadas de su celular.

-Me siento extraño – Yuto se recostó dándole la espalda a Ryosuke – Antes yo era el que te cuidaba…
-Eso era porque parecías mayor que yo – infló los cachetes pero cambio su expresión al ver que el otro no le dirigía la mirada
-Aun lo parezco – sonrió para sus adentros – Pero eso ya no importa…

Los dos se quedaron callados, el más bajo entendió a que se refería el otro, sabía claramente que hablaba de Daiki, las lágrimas se arremolinaron en sus ojos pero antes de poder decir o hacer algo para que Yuto no pensara eso, la enfermera volvió a entrar.

-Nakajima, ¿tienes a alguien que te recoja? – preguntó seria
-Mis padres están trabajando… No creo que puedan venir – se sentó en la cama mirándola fijamente para evitar la mirada penetrante del otro chico
-¿Algún hermano o alguien disponible?
-Mi her…
-Si quiere que alguien lo lleve a su casa, yo lo hago – dijo Ryosuke sin dudar – Conozco donde vive y su familia me conoce
-¿Ah si? – la mujer miró a Yuto
-Sí… - asintió algo deprimido
-Pero perderías clases Yamada…
-Pero sería malo si Raiya-kun, el hermano menor de Yuto, perdiera las suyas, porque es su primer día y recién está conociendo a todos ¿No cree que eso es malo? Piénselo, perdería la oportunidad de compenetrarse con sus compañeros…
-Tendré que creerte por esta vez – la enfermera le sonrió de nueva cuenta – Pero no te acostumbres, solo lo hago porque me acaban de llamar por un tema muy urgente que debo atender cuanto antes.
-Pero… ¿No puedo simplemente quedarme acá? – la voz de Yuto sonó suplicante
-Lo siento – negó con la cabeza – Debo irme y cerrar esto con llave, es un tema personal a tratar, ahora, después de esto, iré donde el director a informarle que me retiro por el día de hoy, sin embargo, tu estás enfermo, no has comido ni dormido bien en por lo menos un mes… ¿Qué cosa te ha pasado?
-Es que… hace un mes me enteré que volvería a Japón – la voz de Yuto sonó con un dejo de tristeza – Y supongo que… la emoción me alteró un poco…
-¿Un poco? Diría que mucho pero bueno… - escribió algunas cosas en un papel y se lo dio a Ryosuke – Te lo confío Yama-chan
-No se preocupe… Iré a traer mis cosas, te espero en la puerta Yuto

Nakajima se quedó callado viendo fulminante a la enfermera que en vez de ayudar un poco la situación, la empeoraba ¿Por qué decía que tuvo mucha emoción? Suficiente con saberlo él como para que ahora Ryosuke lo supiera, se volvió a recostar en la camilla mientras oía la puerta del tópico abrir y cerrarse, dentro de un rato el tendría que pararse y dirigirse a la puerta a esperarlo como una chica enamorada… Sacudió la cabeza, ya estaba pensando tonterías, siempre le pasaba lo mismo cuando se trataba de Ryosuke.
Yamada salió corriendo con un tipo de emoción extraña en el corazón… Sabía que estaba jugando con fuego pero si este era Nakajima Yuto no le importaba salir con quemaduras de tercer grado. Entró de golpe al salón de clases y recogió sus cosas ¿Dónde estaban las de Yuto?

-Las cosas de Nakajima están en su nuevo lugar – explicó el profesor al adivinar lo que el otro buscaba.

Ryosuke vio a donde se le indicaba y se quedo un rato quieto ¿Se iba a sentar atrás de él? ¿Ahora como se supone que iba a estudiar? De por si sentía un millón de sentimientos encontrados como para que le compliquen más la situación, se acordó que el más alto lo estaría esperando y sin pensar más tomó lo que le faltaba y con las mismas con las que había entrado a la clase, volvió a salir.

Corrió para darle alcance, su corazón palpitaba a mil, parecía que los sentimientos que alguna vez sintió nunca hubieran desaparecido.

-Vaya, has mejorado en tu velocidad – comentó Yuto cuando caminaron juntos hacia la salida
-Estar en el equipo ayudó en eso…
-Con que cumpliste tu deseo…
-Deseo no, promesa – Ryosuke detuvo su caminar ¿Acaso lo había olvidado? – Yo te prometí estar en el equipo de fútbol y ser el capitán porque quería que…
-Supiera lo fuerte y decidido que eras y que así como lo serías en el fútbol lo serías conmigo – el alto siguió adelante sin ver al otro ya que sabía que si lo hacía empezaría a llorar
-Si… - se arrepintió en ese momento, ¿Por qué tenía que recordar algo como eso?
-Pero hay otras promesas que nunca cumpliste Ryosuke, ¿Por qué cumplir una tan simple y no una que si valiera la pena para… ambos?

Se quedó callado y bajo la cabeza, es verdad, ¿Por qué no lo espero? El prometió que volvería pero… Daiki había insistido tanto… Y el pensó que Yuto no volveria…

-Yuto yo…
-No quiero hablar de eso, pasado pisado ¿no?
-Eso quiere decir que tu…
-Eso no quiere decir nada Ryosuke – dijo fríamente
-Sí, tienes razón… Mejor vamos rápido a tu casa, no vayas a ponerte mal de nuevo

----

-¡Chinen! – Daiki detuvo a un muchacho bajito que salía de clase - ¿Dónde está Ryosuke?
-No lo sé, en la primera hora no estuvo, cuando volvió, cogió sus cosas y se fue, traté de llamarlo al celular pero lo tiene apagado
-¿En serio? Qué raro…
-Sí, supongo que lo es… - el chico se quedó callado – Bueno, voy a comer, ¿vienes?
-Te alcanzó dentro de un rato

Chinen le sonrió pero apenas dio vuelta al pasillo su sonrisa cambió a una cara de preocupación.

-¿Ocultando cosas a tu compañero de equipo Chii?
-No creo ser el único, ¿verdad Inoo? – el más bajo lo vio detenidamente – El no sabe nada pero…
-Tampoco tiene porque saberlo
-¡Yuto volvió! Daiki tiene que saber lo importante que el fue para Yama-chan…
-¿Por qué? Por algo Yama-chan acepto estar con él, no debería desconfiar de sus sentimientos
-No seas así Inoo, tu sabes perfectamente como yo que…
-¿Qué cosa? ¿Qué él me quiere pero esta con otro? – golpeo la pared asustando al menor
-Pensé que… Ya lo habías superado
-¿El amor se supera Chinen? Yo pensé que era cuestión de olvidar…
-¿Y porque no lo olvidas? – se acerco y lo abrazo por la cintura mientras apoyaba su cabeza en el pecho del alto - ¿Por qué no lo intentas?
-Porque amo tanto a… Daiki, hola ¿Qué sucede? ¿Por qué esa cara? – el chico cambió totalmente de expresión y tono de voz e incluso se alejo un poco del menos que lo abrazaba.
-¿Kei? ¿Chinen? – el castaño se quedó viendo a ambos con la cara inexpresiva - ¿No se supone que ibas a comer?
-Sí, pero Inoo me empezó a hablar, ya sabes cómo es de hablador – Yuri solto al alto – Ahora si me voy, por cierto – miro al chico que antes había estado abrazando – Takaki me dijo que aun te espera de vuelta en el equipo de básquet
-¿Equipo de básquet? – Daiki no entendió la frase - ¿Por qué en el equipo de básquet?
-Porque él era la estrella del equipo y lo dejó por el fútbol, por eso – Chinen estaba a punto de irse a paso rápido cuando la voz de Inoo lo detuvo
-Dile que hoy por la tarde voy a pasar por ahí, que quiero volver y que tal vez lleve un nuevo miembro
-Yo le digo si lo veo – ahora si el menor salió prácticamente corriendo, la mirada de Daiki era fulminante, tanto que sintió que la intensidad con que lo miraba le estaba haciendo una herida en la espalda.
-¿Vas a dejar el equipo?
-Sí, pensé que me seria completo jugando futbol pero no
-¿Por qué? ¿Por qué vas a dejarlo?
-Te digo que no me siento completo Ari-chan
-No te creo! – lo miró serio y hasta con resentimiento - ¿A quién vas a llevar contigo a ese entrenamiento? ¿Acaso es a ese tal Nakajima?
-Yuto es perfecto para jugar en el equipo de básquet, tiene la talla y…
-¡¿Es perfecto?! – entró en shock y ni siquiera sabía el porqué -
-Daiki… No tengo tiempo para tus escenas de celos… - se alejó de él - En este momento me dirigía al salón de Yuto – enfatizó la palabra lo más que pudo - para buscarlo y llevarlo a comer, tu deberías ir y hacer eso con tu novio

Dicho esto Inoo caminó dejando al otro con las palabras en la boca, si, definitivamente todo estaba saliendo como él lo había pensado: Daiki sentiría celos de Yuto y por fin se daría cuenta de sus verdaderos sentimientos, a la vez que él se divertía un poco.
Avanzó hasta la clase 3-B y buscó por todas partes sin obtener resultados, ahí no estaba, vio a un profesor salir de la clase y corrió hasta él para preguntarle por el paradero de su “amigo”.

-Disculpe… ¿Nakajima Yuto no está en esta clase?
-Sí, lamentablemente se tuvo que retirar a su casa por motivos de salud
-¿Se fue solo? – frunció el ceño algo preocupado
-No, uno de sus compañeros lo acompaño, no te preocupes, para mañana seguro que se recupera y está de vuelta

Inoo vio como el hombre se alejaba sin esperar una respuesta por su parte, se quedó parado sacando sus conclusiones, solo había una persona en el mundo que podría haber ido con Yuto a su casa.

----

-¿Estás cocinando? – Yuto se sentó y recostó su cabeza en la mesa de la cocina
-¿Ya despertaste? – el otro le lanzó una mirada de ironía – Igual es de buena educación preguntar – infló los cachetes y volvió a prestar atención a la olla que estaba delante suyo
-Huele bien… Hace mucho que no pruebo algo que tú haces…
-Pero ahora no solo hago postres, también hago buenos almuerzos – sonrió con satisfacción
-Ryosuke, estoy enfermo de agotamiento… No quiero enfermarme también del estomago!
-Ey! No seas malo… Me he esforzado en prepararte esto…

Ambos se sonrieron transmitiéndose el cariño de antes, se sonrojaron con la misma ternura que cuando eran más jóvenes y sus sentimientos eran puros y sin ninguna mancha de dolor.

-¿Conociste a alguien en Inglaterra? – Yamada se volvió a girar hacia la olla y miró un punto fijo en ésta, sabía que tal vez arruinaría todo ese momento pero debía de saber si es que Yuto había encontrado a alguien
-Conocí a muchas personas - dijo el otro pensando de inmediato en Daiki – Pero no como tu lo hiciste, yo solo encontré buenos amigos
-Daiki… También fue un muy buen amigo…
-Sí, creo que de eso me puedo dar cuenta

Se quedaron callados, Ryosuke sirvió toda la comida en la mesa, parecía un ama de casa actuando así, cuando lo pensó sonrió: él era el ama de casa que daba de comer a su esposo, que era Yuto. No hablo ni dijo nada, pero pudo distinguir la lágrima que caía por la mejilla del chico alto y su sonrisa se borró, sintió una presión en el pecho, sabía que claramente que esa lágrima era por su culpa. No lo pensó dos veces y lo abrazó, lo amaba demasiado y nunca lo había podido olvidar ¿Cómo pudo haberlo dañado? Nakajima fijó sus ojos en los del más bajo que aun lo abrazaba y apoyó su frente en la de él, se sentía en calma a su lado. Sintió como sus labios se rozaban y lo besó al igual que la primera vez que lo hizo, con toda la ternura y amor que podían sentirse el uno por el otro.

up