Thank you [Drabble]

http://i89.photobucket.com/albums/k220/Satommy14/pensamiento1.jpg: Lloré ._.
: Amy jugando~
: Mi cama

Título: Thank you
Autor: Satommy
Pareja: Inoodai
Género: Fluff
Extensión: Drabble
Summary: Tu sola existencia es la que salvó a la mía
Notas: Me inspiré leyendo el oneshot de Yuuki, pero esto es algo más personal en realidad... Algunas personas que lo lean entenderán el por qué... asddsadsa hoy es una fecha muy importante para mi y bueno, quería terminar un oneshot que tengo a medias pero ya no me dio tiempo...


Estaba sentado frente a un gran ventanal mirando la nieve caer afuera, podía vislumbrar algunas luces a lo lejos que alumbraban las cabañas vecinas ¿Cómo había llegado a esto? ¿Tanto tiempo había pasado? Meditaba cada cosa que había ocurrido en su vida, divagando cada vez más y más, adentrándose en recuerdos que lograban hacerlo llorar y que le sacan la peor de las penas.

-¿Pensando en lo que no debes?

Su presencia y suave respiración lo hicieron reaccionar, lo miró avergonzado para luego desviar la mirada.

-Yo nunca te haré daño…
-Lo sé

Lo tomó de la cintura e hizo que se sentara en su regazo.

-¿Aún te duele?
-Si…
-¿Es porque aun lo recuerdas?
-Te amo Kei – susurró para luego ver por la ventana – Es solo que aun no entiendo qué hice mal para sufrir todo lo que sufrí
-Yo también sufrí Daiki – lo acurrucó con dulzura entre sus brazos – Pero valió la pena
-¿Valió la pena sentir que morías en vida?
-Claro que sí… Porque solo así le causé lástima a un ser tan poderoso como lo es dios para mandarme a este dulce ángel que ahora tengo en mis brazos
-Tu ángel llegó tarde entonces…
-No, llegó en el momento justo
-Tú también llegaste en el momento justo para mi
-Daiki – besó sus mejillas que tenían unas pequeñas lágrimas resbalando por ellas y luego le dio otro dulce beso en los labios – Te amo

No me olvides [11]

http://i89.photobucket.com/albums/k220/Satommy14/pensamiento1.jpg: Mis singles de Magic Power♥~
: Te voy a regalar mi amor - Bonka
: El piso♥


Nota: No me maten XD JAJAJA en realidad salió de la nada -3- y... asddadsa CAROL! Ya sabes tu~ que este capítulo también está dedicado a ti :)♥ espero que te guste aunque esté fome y feo -3- la próxima prometo hacer algo mejor... Por cierto ._. el final ya anda cerca XD dos capítulos máximo creo LOL o tres... no más ._.

--------------------------------------


Yuto miró a todos lados tratando de saber en realidad qué demonios hacer para poder sobrevivir, en su caso, en realidad en su situación, la frase “no se puede vivir del amor” abarcaba otro tipo de significado. Por mucho que su relación con Ryosuke se hubiera casi arreglado –y no mencionar que la tensión ya estaba a su límite- Nadie podía saber cuánto tiempo más iban a estar perdidos y las necesidades básicas entre ambos se hacían presentes cada vez más, tenían hambre y tenían sed… Frío y miedo. Miró al mayor de reojo y suspiró, ahora sentía las necesidades increíbles de protegerlo, pero ¿Cómo? Él nunca había sido un buen campista y menos sabía qué hacer en casos como esos, no quería seguir caminando porque sabía que a la larga sería peor para localizarlos, pero estar junto al río era algo que podía ser más beneficioso que negativo, aparte que los mantenía activos y, como había dicho Ryosuke, siempre había una civilización cerca al agua.

-¿Cuánto falta?
-No sé…
-¡Pero ya llevamos caminando mucho!
-¡Tú fuiste el de la idea de buscar el río!
-¡Para qué me haces caso!
-Ryosuke… - suspiró frustrado y se pasó una mano por el cabello – No vamos a llegar a ningún lado peleando así…
-Tú eres el que comienza con sus gritos
-¡Tú eres el que ataca sin motivo!
-¡¿Ves?! ¡Gritas de nuevo!
-¡Porque tú me haces preguntas tontas cuando sabes que no sé ni dónde estamos parados!

Se miraron retadoramente unos minutos, sin decir nada Yuto volvió a girarse y siguió caminando, pero atento al ruido de los pasos de Ryosuke que lo seguían de cerca.
Se percató que estaba oscureciendo más rápido que anteriormente y recordó el cambio de horario y las alteraciones del movimiento del sol… Era peligroso que fuera de noche, era un bosque a fin de cuentas, podrían haber animales que les hicieran daño, se giró a Yamada y dudó, estaba a punto de decirle que mejor se quedaran ahí cuando el ruido del agua más pronunciado se hizo presente en su silencio, sonrió con algo de confidencia y le tendió la mano al mayor.

----

Ryutaro miró de reojo por si no había nadie cerca y ayudó a saltar a Inoo por la ventana, recepcionando la maleta de Daiki que llevaba cargando al hombro, se dio cuenta que pesaba considerablemente más, él había traído lo que el mayor le pidió y éste añadió algunas otras cosas que sacó de la habitación, pero no entendía como el peso podía llegar a tanto.

-No podrás andar con esto encima – le dijo serio, devolviéndole la maleta – Te cansarás en menos de media hora
-Eh… - lo miró sorprendido - ¿Qué acaso Yabu no te ha hecho hacer el entrenamiento extremo del equipo? – sonrió al recordarlo - Antes nos íbamos de campamento a subir y bajar de las montañas cargando leña… Así lográbamos resistencia y fuerza en los hombros y brazos… Así que no te preocupes por eso
-Yabu nunca ha dejado que yo hiciera eso… Según él, soy un niño
-Y lo eres… Pero es extraño, eso nunca antes lo había detenido… - largó un suspiró y miró alrededor, todo estaba oscuro, pero se podían ver las luces de las linternas a lo lejos - ¿Irás conmigo?
-Prefiero quedarme y decirles más tarde que te fuiste a perder al bosque por idiota
-No es por idiota
-¿Por qué se supone que lo amas? Él no te ha podido tratar peor que a un estropajo y tú aun así, eres capaz de dar tu vida por la suya
-El amor nunca ha sido racional Ryutaro – lo despeinó con una sonrisa triste en los labios y se puso a caminar sigilosamente, alejándose rumbo al bosque, mirando con cuidado por dónde alejarse sin cruzarse con nadie.

----

Sintió que su cuerpo se adormecía por el frío y se levantó para seguir caminando junto al cauce del río, lo peor que podía hacer era dormirse, podría morir por el frío… Aunque la idea tampoco era mala, no sentía que tuviera el derecho de vivir después de todo lo que había hecho ¿De qué servía seguir ahí? Su palabra había dejado de tener valor, nunca le había importado aquel detalle hasta ahora, ahora que era Inoo el que no creía en el… Se sentía realmente mal, sus pasos eran torpes, parecía como si estuviera borracho haciendo equilibrio para no caer al piso pero no, en realidad era más como un zombie que ya solo seguía caminando porque era su última oportunidad de poder convencer a Kei que sus palabras eran de verdad, que el “te amo” que había dicho era lo que en verdad sentía… ¿Por qué nunca quiso darse cuenta? Aunque la pregunta rondara ya buen tiempo en su cabeza, era difícil darle respuesta, tal vez solo fue que en verdad confundió sus sentimientos por Yamada o que nunca quiso arruinar lo que tenía con Inoo, siempre había sido tan simple que complicarlo con sentimientos no podía ser una opción. Ahora se arrepentía. Nunca se arriesgó y se la jugó por aquella duda y ahora sufría las consecuencias, aparte de doler por dentro, también lo hacía por fuera a causa del dolor de cabeza que tenía por tantas lágrimas derramadas.
Tropezó con una piedra y cayó al piso, sus manos hicieron puño y arrancó el pasto que estaba debajo de sus manos, empezó a llorar amargamente otra vez, le dolía todo, el cuerpo, el alma, la cabeza, el corazón… Odiaba todo, odiaba a todos, anda tenía razón de ser si Kei no estaba a su lado... Aunque eso solo era su soberana culpa, el imbécil total que no había valorado su compañía y su amor…

-Te extraño, te amo… Perdóname…

Enterró su rostro en la tierra, no tenía fuerzas para levantarse, tampoco ninguna motivación para hacerlo, si por el fuera, se podía quedar ahí para siempre.

----

-Llegamos

Yuto sonrió al ver el río delante suyo, aún tomado de la mano con Yamada, se acercaron y sumergieron sus rostros en el agua. Estaba helada. Ambos salieron al mismo tiempo, riendo a medias y algo más aliviados, con la tensión del ambiente ya dispersa.

-Perdón si te grité…
-Perdóname tu a mí, creo que si te presioné por gusto…
-No importa
-Entonces… - miró alrededor, seguían igual de solos que al principio - ¿Qué hacemos?
-Ya se hizo tarde… - miró al cielo que estaba ya con las estrellas brillando – Quedémonos acá e intentemos pescar…
-¿Y se puede saber cómo haremos eso? – su desdén se hizo presente, aunque no lo hubiera deseado, a los segundos volvió a cambiar su tono – Perdón… Pero no tenemos como pescar ¿no crees? No tenemos caña ni nada y…

Miró al menor como miraba a todos lados y cogía una ramita, luego se quitaba el pasador de uno de sus tenis y lo amarraba a una punta.

-Yuto… - Ryosuke reprimió una risa - ¿Realmente crees que funcione?
-Peor es nada… Ahora ayúdame a buscar una lombriz para… ¡No pongas esa cara de asco!
-¡¿Y qué cara quieres que ponga?! NO PIENSO ARRASTRARME POR LA TIERRA BUSCANDO BICHOS, NAKAJIMA!
-¡RYOSUKE! - se empezó a reír y se acercó al mayor, le dio un beso en la frente y luego lo miró a los ojos - ¿Qué acaso no quieres comer? Es nuestra única salida…

Lo último lo dijo con algo de miedo, no sabía cuánto tiempo más estarían ahí, debían estar activos y buscar comida, agua ya tenían… Solo debían ver la forma de filtrarla o algo para poder beberla, aunque en el peor de los casos podían beberla así no más.

----

-Ne… Takaki… - Chinen paró los besos del mayor que ya dejaban marcas en su pecho y lo alejó despacio - ¿No crees que está muy silencioso?

El mayor agudizó el oído y era verdad, ya no oía los susurros de Inoo con Ryutaro, ni siquiera el sonido de sus respiraciones, una línea se le dibujó en la frente y miró al menor.

-No crees que…

Yuri no esperó y sin siquiera vestirse abrió la puerta, sus bocas se abrieron completamente. La habitación no solo estaba vacía, sino que se habían llevado la ropa de la cama. Empezaron a ver los cajones y armarios: las linternas de repuesto, el encendedor de Takaki y otras cosas no estaban, se miraron entre ellos y salieron corriendo. Primero vieron por todas las habitaciones, tratando de dar con ellos, tal vez se habían detenido a buscar alguna otra cosa. Se pasearon de arriba abajo en el campamento, no estaban las cosas de Daiki en los camarotes del equipo de fútbol y faltaba comida en la cocina, sus caras de pánico empeoraron y salieron corriendo hacia el bosque en busca de Yabu o Hikaru.

-¡Kota!

Gritaron ambos en la dirección de las luces de las linternas que se veían entre los árboles, Ryutaro estaba apoyado en las rejas de las canchas de básquet, mirando por donde se había ido Inoo cuando escuchó sus gritos, era más que obvio que se habían dado cuenta que no estaban ni él ni el otro pelinegro, meditó unos segundos en dejar que empezaran a buscarlo, él no estaba tan lejos del campamento al fin y al cabo… Pero una pequeña molestia de compasión se apoderó de él, si dejaba que lo encontraran, Inoo ya no podría ir a buscar a Daiki, ni siquiera entendía porque se entercaba en hacerlo él, tarde o temprano alguien ya daría con ellos. Sacudió su cabeza resignado, debía darle tiempo al idiota esa para que pudiera adentrarse y buscar al otro idiota.

-¡ALTO! - gritó corriendo hacia dónde iban Takaki y Chinen, les tenía que dar alcance como sea – ¡ESPEREN!

Fue en vano, los otros dos ya estaban llegando al borde del bosque donde sabía que seguirían la ruta hacia las linternas de los mayores, no lo pensó mucho y corrió más, adentrándose también pero por otro lado. Sentía que se desmayaría cuando por fin los alcanzó en un claro, todos lo miraban entre sorprendidos y molestos, varios murmuraban entre sí atacándolo, no le importaba mucho sus comentarios, nadie era quien para juzgarlo, tomó aire y vio al capitán de básquet a los ojos. Yabu parecía asesinarlo con la mirada.

-¡¿Por qué dejaste que se fuera?!
-¡Porqué dejaste a esos dos cuidando!
-¡No te pregunté eso!
-¡¿Y qué quieres que haga?!
-¡CONTESTA!
-¡NO QUIERO!
-¡RYUTARO!

Kota lo cogió por los hombros ya fuera de quicio y lo sacudió, Ryutaro no sabía bien qué hacer, todos los miraban atentos, incluso sospechaba que esperaban que Yabu lo golpeara. Sabía que debía distraerlos de alguna u otra manera pero no se le ocurría nada lo suficientemente bueno. Miró a su alrededor ignorando a Yabu mientras lo seguía sacudiendo y vio la sonrisa de complicidad de Yuri… Eso era, tendría que hacerlo, era lo único suficientemente bueno… El estómago se le contrajo y la boca se le secó, cerró los ojos con fuerza y se acercó demasiado al rostro de Yabu, uniendo sus labios. Un grito ahogado salió de los labios de todos los presentes menos de Chinen que había soltado una pequeña risita de satisfacción, otro murmullo invadió el claro y todos se quedaron quietos, Kota también, incapaz de alejar a Ryutaro.
Sentía la boca seca mientras tenían los labios juntos, era demasiado molesto y tratando de humedecerla movió su lengua y trató de aliviar sus labios. Mala idea. Yabu lo tomó con otras intenciones y profundizó el beso. Sentía pánico y quería salir corriendo de ahí, él no quería que su primer beso fuera así y menos con un hombre, pero ya no podía hacer nada, se estaban besando y frente a todo el equipo.

-¿Y luego nosotros éramos los del espectáculo? – carraspeó Takaki ganándose un golpe de parte de Chinen - ¡¿Qué?! ¡Es verdad!
-Eh?!

Hikaru apareció por otra parte y empezó a reírse rompiendo con todo el silencio y haciendo que recién Yabu reaccionara y se alejara del menor que seguía paralizado. Nadie decía ni hacía nada, solo la risa del recién llegado era lo que se podía escuchar. Ryutaro se sentía morir, sopesó la idea de también irse a perder al bosque pero lo meditó mejor y solo giró sobre sus talones y se dirigió de nueva cuenta al campamento, se escondería los últimos tres días y al regreso pediría un traslado a otra escuela.

-¿Por qué lo besaste? - preguntó al final Chinen cuando se le acercó al mayor que tenía la mirada baja
-El comenzó…
-Pero cuando yo te besé me rechazaste! – se quejó Hikaru aún riendo
-¡Teníamos 13 años! ¡No cuenta!
-Ya no lo molesten… - Takaki cogió por la cintura a su novio y lo cargó – De seguro es porque a él le gustan menores…

Yabu los ignoró olímpicamente, miró a todo su público que seguía atento a los acontecimientos y les hizo una mueca que los hizo seguir con la búsqueda sin ningún murmullo. El poder de ser el líder y su cara de molestia eran más que suficientes para poner a todos en su lugar. Miró a los tres que seguían esperando una explicación, desvió la mirada y siguió los pasos que había tomado Ryutaro.

----

Estaba ya muy al fondo del bosque cuando escuchó los gritos a lo lejos. Ya se habían enterado que se había escapado el también. Un escalofrío le recorrió el cuerpo al imaginar lo que Yabu lo haría, estaba casi seguro de que lo iba a matar pero no importaba, siquiera así Daiki estaría a salvo.
Corrió todo lo que sus piernas daban durante unos minutos hasta que hubo un silencio absoluto a su alrededor, un pequeño arrepentimiento estuvo a punto de apoderarse de él una vez que estuvo solo con la naturaleza pero se lo sacudió apenas recordó a qué demonios se había metido ahí. Miró alrededor y luego al cielo.

-¿Dónde estás Daiki?

----

-Estás loco…
-Solo quería buscarnos algo de comer…
-¡No creo que arrastrándonos por el suelo vayamos a conseguirlo!
-¡¿Por qué eres tan negativo Ryosuke?!
-¡No lo soy!
-El que no me agrade estar gateando por la tierra cerca de un río no significa que sea negativo
-Te has vuelto quisquilloso estos años ¿cierto? – suspiró frustrado, quedándose arrodillado en el piso cerca suyo, mirándolo con el ceño fruncido
-Perdón si he cambiado… - se quedó callado al reconocer el sarcasmo en su propia voz y se quedó callado unos segundos antes de calmarse y volver a hablar – Solo me molesta el tener que buscar un bicho para que tu hagas el intento de pescar…
-¡Ni siquiera es un intento! ¡Lo hago para que comas!

Ryosuke se quedó callado y no le contestó, simplemente refunfuñando siguió gateando por el suelo, haciendo pequeños huecos a ver si conseguía el bendito gusano.

----

-Kei… Kei…

Su voz aunque fuera baja y rasposa causó un eco a su alrededor, su cuerpo estaba temblando por el frío y por la pesadilla que tenía en aquel momento.
Tenía miedo, e incluso soñando estaba llorando, quería despertar pero no podía, algo se lo impedía…

Estaba en casa de Inoo, entraba corriendo a su habitación y lo veía en la cama con Yuto. La imagen era más que dolorosa. Se acercaba llorando y reclamando, exigiendo alguna explicación. Ino se paraba y a empujones lo botaba de ahí. Todo se volvía gris en ese momento. Sintió como si pasara mucho tiempo y lo volvía a ver, era como si tuviera ya 25 años. Su rostro seguía hermoso y su sonrisa igual de dulce, pero no lo veía a él. Una mujer a su lado que estaba gestando le sonreía. Tendría siquiera ya siete meses. Sus ojos volvieron a Inoo, este se acercaba a ella y le acariciaba el vientre con unos ojos maravillados. Era más que obvio que el bebé era suyo. Caminó despacio hacia donde estaban, pero dio un traspié y cayó al piso delante de ellos, llamando su atención. Alzó la mirada vidriosa que tenía hacia el mayor esperando que como siempre sus brazos protectores lo rodearan y que lo consolara como muchas veces ya lo había hecho, preguntando con esa voz tan tierna suya que si se encontraba bien. Pero solo quedó como deseo, Inoo nunca se acercó a él. La mirada de amor que tenía el mayor se tornó en una de desprecio, miró con cariño a la mujer de su lado y tomó con delicadeza su mano, la hizo caminar con suavidad, esquivando y dejando su cuerpo en el piso.

Abrió los ojos de golpe y palpó la humedad de sus mejillas, recordó lo que estuvo soñando y con nuevas fuerzas se puso a llorar; la sensación de vacío que tenía lo asfixiaba, se sentía desconsolado y más que nunca se odiaba.
Ryosuke parpadeó varias veces, no creyendo lo que sus ojos veían. Ese era el uniforme de su equipo, pero ¿quién era el que estaba parado ahí? ¿O era solo cosa de su imaginación? Miró a Yuto para tratar de llamar su atención pero este seguía ensimismado buscando una dichosa lombriz. Lo miró con casi odio y quiso golpearlo en ese mismo momento, pero el sonido de algo cayendo al agua lo detuvo y llamó su atención.

-¡Daiki!

Más que saber quién era, lo presentía. La afluencia del río no era muy fuerte pero sí que era profundo. Podría ahogarse con suma facilidad ahí y con mayor razón por que el chico no sabía nadar, y por lo que veía, ni siquiera intentaba mantenerse a flote. Corrió al borde del río con desesperación y estirándose logró coger su brazo con fuerza, con la ayuda de Yuto que fue tras él, tiró y lo sacó del agua, tiritando como si tuviera un ataque de epilepsia. Tocó su rostro y estaba helado y la hipotermia se hacía presente. Se asustó de verlo tan pálido y el pánico se apoderó de su cuerpo. Sin pensarlo mucho le sacó la camiseta mojada dejando todo su dorso desnudo. Se la tiró a Yuto de un solo movimiento.

-Exprímela y ponla a secar

Miró al mayor, Daiki no reaccionaba, estaba como ido y solo lloraba. Sopló sus manos para empezar a darle calor y luego, con las manos ya calientes, empezó a sobar su espalda, sentía como su tembladera se calmaba y su cuerpo recuperaba poco a poco su temperatura.
Solo después de casi cuarenta minutos sobando su espalda, pecho, piernas y espalda, el mayor tenía color en el rostro y ya no temblaba, sin embargo seguía llorando y tenía la cabeza baja.
Ryosuke estaba sudando por todo el esfuerzo que había realizado así que aprovechó y se sacó la polera para ponérsela a Daiki y este se pudiera abrigar. No se había acordado de nuevo de Yuto hasta ese momento y solo fue gracias al sonido de una ramita romperse a sus espaldas. Se volteó a verlo y el alto tenía un rostro impenetrable, estaba totalmente serio y podía distinguir incluso que estaba molesto.

-Yuto…

Yamada lo llamó por lo bajo pero un tosido de Daiki lo volvió a asustar y a captar su atención. Le hizo quitarse el short dejándolo solo con la ropa interior, se acercó al menor y sin tan siquiera preguntarle, le quitó la chamarra que tenía puesta para ir y con eso abrigar las piernas del castaño. Se sentó a su lado y lo abrazó, tratando de calentarlo más. El chasquido de los dientes de Nakajima era alto, estaba más que claro que no estaba contento y le incomodaba toda aquella situación.

-Lo quieres mucho – dijo con sarcasmo
-Era mi mejor amigo
-Yo también lo fui
-Lo digo en serio…
-Ajá…
-Sabes, no estoy para tus ataques de celos

Sus manos seguían moviéndose sobre los brazos de Arioka, incluso con mayor fuerza para darle aún más calor.

----

Se dejó caer junto al arco del campo de fútbol y apoyó la espalda en el poste. Tenía demasiadas ganas de llorar pero su orgullo no se lo permitía.

-¿Por qué lo hiciste?

La voz de Yabu lo hizo congelarse en su sitio mas no dejó que lo intimidara, se encogió de hombros y se giró a verlo.

-¿Acaso importa?
-¿No lo hace?

Silencio.
Yabu se sentó a su lado y se cruzó de brazos, él tampoco lograba entender por completo lo que había ocurrido y solo lograría hacerlo hablando con el menor, pero el aura que este emanaba le daba a entender que sería difícil, pero no imposible. Ryutaro siempre confiaba en él.

-Fue mi primer beso
-Lo sospechaba
-Por… - tomó aire y frunció el ceño - ¿Por qué me respondiste?

Kota suspiró pesadamente y se rascó la cabeza en señal de duda ¿Qué responder a eso? Miró a Ryutaro pero este tenía ahora la mirada perdida en algún punto del bosque.

-¿Qué sucedería si dijera que me gustó?
-No soy gay, no me gustan los hombres
-Yo no dije que lo hicieran, pero me gustó…

----

Las únicas veces que había tenido mal presentimiento en su vida habían sido dos. La primera fue cuando su abuelita materna había fallecido y la segunda cuando Daiki le fue a dar la noticia de que salía con Yamada.
Una gota de sudor frío cayó por su nuca hasta su cuello, tenía miedo y los latidos de su corazón se aceleraron descontroladamente. Sacó su celular con la mano temblorosa y buscó una canción. Su canción con Daiki.

---(FLASHBACK)----

-Inoo-chan!

El menor saltó en su encima apenas abrió la puerta, el lo cogió por la cintura y mantuvo el equilibrio, empezando a reírse contagiado de la felicidad que el otro irradiaba.

-¡Feliz cumpleaños! Te compré este CD... La canción es algo triste pero sé que te gustaría sacarlo en el piano, es realmente muy bonita...
-¿Ah si? ¿Como se llama? - lo bajó con cuidado y cogió el disco - ¿Ai Nante? ¿De Tegoshi Yuya?
-Si! Inoo-chan... ¿Te imaginas que sea nuestra canción?
-¿Eh? ¿Y eso por qué?
-No sé... Supongo que porque sé que no me importaría hacer lo que sea por ti y yo sé que a ti tampoco te importaría sacrificar todo por estar conmigo...

Las palabras le dolieron un poco pero era verdad, el sacrificaría todo solo por ver su sonrisa cada día de su vida.

----(FIN FLASHBACK)----

Pulsó play y alzó el volumen lo más alto que podía, las letras lo hicieron recordar miles de cosas como siempre, pero en especial aquella dulce sonrisa que Daiki le había regalado interminables veces. Sintió ganas de llorar pero en paralelo, también fuerzas renovadas. Volvió a encaminarse siguiendo el curso del río, él lo sabía, de alguna forma lo sabía… Sabía que tarde o temprano lo encontraría, solo esperaba que estuviera bien.

----

Decir que se sentía estúpido era poco, se sentía más que eso pero tenía que pensar lógicamente y no con insensatez, por mucho que los celos no lo dejaran hacerlo. Daiki podría haber muerto ahogado o de neumonía… Incluso podía seguir en riesgo de que le dé este último. Yamada solo había salvado por lo amable que era, habían sido amigos… Pero ahí estaban, esos malditos celos que no se iban y que ya lo estaban haciendo enfermarse.
Seguía buscando aquella lombriz con la que se había entercado y que sabía podía ser una solución remota entre todo el caos que se había generado. Miraba de rato en rato a sus espaldas donde los otros dos estaban abrazados.

“Es para que Daiki mantenga calor…”

Pensó pero otra oleada de malestar lo embargó, gateó un poco más allá… Tal vez debería alejarse un rato para enfriar su cabeza, no quería armar un escándalo por las puras y menos quería hacer enojar a Ryosuke, suficiente tenía con sus desacuerdos generales.
Empezó a meditar su relación con el… No había avanzado mucho si había mejorado, un poco pero peor era nada. Sabía que él también había cometido su error con Inoo, aunque no lo podía culpar, estaba despechado. Suspiró pero en aquel pequeño momento de meditación, una idea lo dejó quieto, casi paralizado ¿Por qué Arioka se encontraba ahí? ¿No que se había quedado él en el campamento? ¿Acaso se había arrepentido y había vuelto por Ryosuke? Se giró para ver hacia donde se supone que estaban pero ya estaba lejos y no los llegaba a ver más que como dos puntos de colores en la distancia. Su cuerpo se tensó y sentía la vena de la sien palpitarle. Maldito Arioka. No quería tener que pasar por lo mismo otra vez así que tenía que regresar y “marcar” territorio si fuera necesario, incluso si tenía que poseer a Yamada delante de Daiki, lo iba a hacer. Dio dos pasos para caminar de vuelta cuando el suave y dulce sonido de una canción lo hizo detenerse.
Yamada estaba lejos y no tenía su celular a mano, Daiki se había lanzado al río, si tenía su celular consigo, era imposible que aún sirviera.

Reconocía aquella canción, la había oído incontables veces antes, incluso vio un disco del single ese en la casa de Inoo… Inoo… Se giró y caminó apresurado hacia donde el sonido se escuchaba más fuerte ¿Ahora qué hacía el ahí? ¿También se había perdido? En realidad, el que lo buscara solo era un acto de egoísmo, le podía servir de dos cosas... Podía usarlo para sacarle celos a Ryosuke o sino, podía usarlo para que alejara a Daiki de él… Cualquiera de las dos opciones era realmente buena.

Glück [Drabble]

http://i89.photobucket.com/albums/k220/Satommy14/pensamiento1.jpg: Debo estudiar -w-
: Beat Line - HSJ
: Mi escritorio aún -3-!


Título: Glück
Autor: Satommy
Pareja: Yabutaro
Género: Fluff fail
Extensión: Drabble
Summary: La felicidad es solo una
Notas: Y este es el fin de los drabble Yabutaro D:! Olvídense de ellos hasta nuevo aviso –w- y… asddassad me vale verga todo, ando renegando –w- Btw… Carol ;w; gracias, te dedico este porque si no el final hubiera sido asesinato.


Se sentía estúpido y masoquista, aunque hubieran pasado como cuatro meses de haber terminado él no lograba superar al pequeño idiota, mocoso testarudo que aún tenía su corazón. Lo miraba cuando este no se daba cuenta pero luego ponía todo su esfuerzo en ignorarlo. Si se había vuelto serio no era más que por el nivel de concentración que necesitaba para dicha tarea.

Llevaba ya observándolo cerca de diez minutos, con algo de recelo puesto que el menor leía un libro de autoayuda. No, eso no era normal en Ryutaro. Desvió la mirada al ver que se movía pero por el reflejo del espejo pudo ver como se levantaba de golpe y salía corriendo de la sala. No… No debía ir, debía aguantarse ahí sentado pasase lo que pasase.
Pero un grito de varias personas lo hizo asustar.
Junto con varios de los miembros fueron hacia dónde provenía el ruido, llegando a la sala de ensayos de los juniors, fue Takaki el que abrió la puerta con fuerza, dejando ver como el mayor de los Morimoto golpeaba a su hermano menor de lleno en la cara.

-¡EGOÍSTA! ¡HAZ LO QUE DESEES, NO ME IMPORTA! ¡YO VOLVERÉ CON YABU AUNQUE ESO NO TE GUSTE O AUNQUE ESO NO QUIERAN MIS PADRES! ¡NO ME IMPORTA SI ME HACEN RENUNCIAR! ¡YO VUELVO CON ÉL!

Fue más que nada el impulso a hacerlo lo que lo llevó a entrar con pasos rápidos y abrazar por la cintura a Ryutaro. Como había extrañado su pequeño cuerpo entre sus brazos. Lo cargó con suma facilidad en su hombro y lo sacó de ahí. Lo llevó hasta uno de los baños, cerrando la puerta después de entrar. Lo bajó y miró sus ojos negros hinchados de lágrimas.

-¿Te obligaron? – solo asintió - ¿Aún me amas? – otro movimiento de cabeza – Ryu…

Yabu no necesitaba más, eso para él era más que suficiente, sus brazos volvieron a rodearlo y a abrazarlo con fuerza y posesividad, besando sus ojos y sus labios repetidas veces, tratando de controlar aquella felicidad envolvente.

-Lo arreglaremos… verás que si… - le susurró al menor que ahora solo lloraba en su pecho – Yo también te amo, te amo demasiado y esto… Esto no será obstáculo para nuestra felicidad

Morimoto solo se aferró con más fuerza, su amor no había disminuido ni un poco en esos meses y no podía pedir más. Estaba feliz y tranquilo ¿a él que le importaba ya su familia? Jamás podrían sacarlo de la compañía, era parte de Hey! Say! JUMP, no podían sacarlo aunque así lo quisiesen.

Reue [Drabble]

http://i89.photobucket.com/albums/k220/Satommy14/pensamiento1.jpg: Me duele la cabeza -w-
: La construcción de al lado
: Lima - Perú


Título: Reue
Autor: Satommy
Pareja: Yabutaro
Género: Angst fail
Extensión: Drabble
Summary: El miedo no es justificación
Notas: Denisse D: te pasaste conmigo XD te lo juro… asdsad ya ni sé cómo me salen estas cosas ;w;!


A Ryutaro le daba igual, siempre le había dado igual lo que pensara el resto del mundo sobre él, lo que pensaran sus amigos o compañeros. Si a él le gustaba un chico, era así de simple, le gustaba y fin. Pero… Desde el incidente del cigarro su vida se había complicado, por decirlo de alguna forma, “un poco”.
La suspensión no le había causado mayor problema, siempre iba a los ensayos del grupo y siempre los veía, iba al summary y todo… Todo era casi normal. Pero al parecer Shintaro no estaba contento con esa injusticia.

----(FLASHBACK)---

-¡¿Por qué no dejas la compañía?! Además de ensuciar el apellido de la familia con tus malos hábitos ¡AHORA TAMBIÉN ERES GAY!

Estaba por propinarle un golpe a su hermano menor cuando la puerta de la casa se abrió dejando ver a sus padres horrorizados. Sintió el alma salirse de su cuerpo y trató de pronunciar algo coherente pero no pudo, solo salieron balbuceos débiles.

----(FIN FLASHBACK)----

Si él quería seguir en la compañía, si él quería seguir con sus amigos y más aún, si él quería estar a su lado sin causarle daño ni problemas, debía seguir con todo, debía fingir de manera surrealista todo un comportamiento hacia el mayor. Era su única opción o sus padres harían que renunciara definitivamente y él no quería eso.

Ya llevaba así dos meses, dos largos meses en los cuales había hecho hasta lo imposible para alejarlo y para su alivio, o tal vez su agobio, lo había conseguido. Yabu no quería saber de él. Tanto lo había maltratado que el mayor lo ignoraba. Actuaba como si no existiera.

-Yabu… Lo siento…

Susurró bajo y se acercó dos pasos, sentía la necesidad de pedirle perdón y explicarle, su frialdad lo estaba dañando demasiado. Pero no obtuvo respuesta, este actuó como si nada y pasó de largo, yéndose a hablar con el resto de BEST.
Sabía que se lo merecía, después de tanto maltrato… Sería estúpido que Yabu lo siguiera tratando bien y que aún deseara volver a su lado. Unas lágrimas amargas cayeron por sus mejillas mientras escapaba de aquel lugar. No, no había vuelta atrás.

Beten [Drabble]

http://i89.photobucket.com/albums/k220/Satommy14/pensamiento1.jpg: Aasdasdsdasad D:!
: Tengo tu amor - Siete
: Mi mesa D:!



Título: Beten
Autor: Satommy
Pareja: Yabutaro
Género: Angst fail
Extensión: Drabble
Summary: Rogar no es humillante
Notas: Tengo que hacer una tanda de drabbles… ¿Por qué? Porque me tienen bajo chantaje y que quede constancia… YO POR INOODAI PUEDO MATAR XD! Aasdsdasad -3- si sale fail, no es mi culpa

Lo vio sentado jugando con aquel maldito aparato ¿Qué acaso no le podía prestar atención a él? Sabía que no había forma de reclamarle, después de todo ya no eran nada pero ¿qué hacerle? Aún lo seguía amando… Aún ese maldito mocoso tenía en posesión suya su corazón y no había nada que pudiera hacer para remediarlo. Se lo quedó viendo varios minutos, Hikaru apareció y le dio un golpe en la cabeza tratando de hacerlo reaccionar y solo se logró ganar una maldición con groserías incluidas. Miró al chico rubio con molestia y luego a Morimoto. Si, el seguía ignorándolo. Se acercó y sentó a su lado, tratando de así poder iniciar conversación. Jamás se rendiría, no con él… Era su diamante en bruto, no permitiría que nadie más que él se le acercara y descubriera la maravillosa persona y perfecto amante que era.

-Los ensayos son agotadores ¿verdad?
-¿Por qué me hablas?
-Ryutaro…
-¿Qué acaso te tengo que poner por escrito que te alejes? – el menor se levantó y lo miró con cierto desprecio – Aléjate de mí Yabu… Rogar te quita atractivo
-¡¿Cómo puedes ser tan frío y cruel?!

Todos se quedaron callados viendo la discusión, sorprendiéndose al ver al mayor y casi líder del grupo llorando por las palabras del otro que solo lo miraba con desdén y desinterés.

-¿De verdad ya me dejaste de amar?

Kota se levantó del sillón y estiró los brazos, tratando de poder abrazar aquel pequeño cuerpo que muchas veces se había fundido con el suyo, pero solo recibió un empujón que lo hizo caer de espaldas de nuevo en el mueble.

-No me toques, aléjate, deja de rogar, das lástima…
-Pero yo… ¡RYUTARO!

Morimoto cogió sus cosas, hizo una señal de despedida a todos y salió de la sala.
¿Qué es lo que había hecho mal? ¿Por qué no lo quería? Tal vez… Tal vez ya era hora de dar el paso hacia adelante, se encogió de hombros y volvió a llorar pero con más fuerza. No le importaba que lo vieran, ya nada le importaba ahora.

Ende [Drabble]

http://i89.photobucket.com/albums/k220/Satommy14/pensamiento1.jpg: Me duele la espalda
: Ultraviolet - Stiff Dylans
: Mi escritorio~


Título: Ende
Autor: Satommy
Pareja: Yabutaro
Género: Angst fail
Extensión: Drabble
Summary: Terminar nunca es fácil
Notas: Quería ver XD si podía escribir drama –w- no me salió LOL soy mala para estas cosas XD a mi solo me sale lo cursi aburrido -w-!
Nota1: Btw ._. si tengo no me olvides XD yo prometí que para fin de mes pero~~ mi querida Carol dice que la espere uxu~ así que no publicaré hasta el jueves cuando ella me dé señales de vida aunque la verdad dudo que alguien quiera comentar LOL -3-! Eso es todo ;D!



Tal vez el pensar en un “felices para siempre” era demasiado crédulo de su parte y más a su edad, pero la verdad es que así lo había creído, escuchar las palabras de su ahora ex novio diciéndole que ya no quería seguir con la relación era algo… Imposible. No podía aceptarlo.
Yabu cayó de rodillas ante Ryutaro que solo lo veía con algo de pena y culpa ¿Qué más podía sentir?

-Pero… Ryu… pensé que me amabas…
-Te amaba Yabu…

Las palabras hicieron nuevos surcos de heridas en su corazón, desde hace casi dos años que él no lo llamaba por su apellido.

-¿Por qué?
-Ya no te amo…
-¡Pero lo hacías! Me diste todo de ti Ryu… - lo miró desconsoladamente desde el piso, aun llorando – Tu primer beso… tu primera vez…
-Es hora de seguir Yabu, ya no hagas una escena
-¡¿Cómo no quieres que haga una escena si la persona de la cual estoy enamorado me deja?!
-Lo superarás… - y sin decirle más se dio media vuelta y se marchó sin mirar atrás.

Yabu se quedó mirando su espalda, sus ojos se nublaban con las lágrimas que caían sin ningún control ¿Qué había hecho mal? ¿Por qué pasaba eso? Él lo amaba… ¿Por qué no podía estar a su lado?

-Yo... te amo...

Pero el susurro se quedó en el vacío sin ningún testigo que pudiera presenciarlo, ni siquiera la persona a quien estaba dedicado porque esta ya lo había dejado.

up