La boda [OneShot]

http://i89.photobucket.com/albums/k220/Satommy14/pensamiento1.jpg: Asadassad u_u
: I'll be there for you - Bon Jovi
: El balcón de mi cuarto


Título: La boda
Autor: Satommy
Parejas: Inoodai
Género: Angst creo
Extensión: Oneshot
Summary: Porque al final, todo es tu culpa, Arioka Daiki
Notas: No tengo comentarios coherentes -w- Si les gusta, comenten


------------------------------------------


¿Por qué te quedas sentado viendo como la persona que amas se va con otra?

Sabes que él daría la vida por ti, pero por una promesa a la que no puede faltar está parado ahí en el altar, mirándote de reojo, pensando que en cualquier momento puedes salir huyendo de ahí.
Lo sabes en tu interior, en tu cabeza y cursimente en tu corazón, sabes que cada roce, beso, caricia y palabra fue dicha con un amor puro y sincero, eres consciente de que cada recuerdo está clavado en ti como una aguja, como miles de agujas que si las fueras a sacar, aparte del dolor que sentirías, se haría una herida y dependiendo la profundidad, la sangre empezaría a caer.

¿Qué tan tonto puedes ser Arioka Daiki?

No peleaste nunca por tus sentimientos, siempre deseando que todo se dé fácil para ti, queriendo que tu vida se arregle solo en un parpadeo o que toda la responsabilidad recaiga en otros hombros, en los de tus amigos, en los de él, nunca en los tuyos.
Escuchas como se abren las puertas de la iglesia dando paso a la novia con su hermoso y largo vestido blanco, pero eres tan egoísta que solo quieres manchárselo con su propia sangre, quieres meterle las flores a la boca y gritarle lo maldita que es porque aún sabiendo que él no la amaba, lo obliga a casarse. Deseas tanto hacerlo, deseas correr y tumbarla al piso pero no mueves ni un dedo, ningún centímetro de tu ser reacciona y tontamente, sabiendo que el corazón se te oprime cada que lo vez en ese traje negro que resalta sus ojos, te giras a ver a Inoo Kei sonriendo, es la sonrisa más fingida que nunca en tu vida hayas podido poner, tratando de transmitirle la confidencialidad que no tienes y que nunca tendrás, todo tu rostro y las palabras que has dicho son solo una maldita mentira que osas decir para no hacerlo sentir mal y para que así tú no te sientas mal contigo mismo.. .

¿Tanto les creíste?

Te dijeron que eras lindo, tierno, amable, que eras la mejor persona del mundo y con lo iluso y voluble que eres, lo creíste. No te hagas es el tonto, sabes claramente que por eso es que ahora tienes que estar sentado en esa banca incómoda con un traje que te esmeraste en escoger para estar en esa fecha tan importante para él, escuchando al padre como dice las oraciones para juntar al amor de tu vida con una mujer que ni siquiera te llega a los talones. No te quejes, te lo buscaste y lo sabes, tú fuiste el que quiso pelear contra la corriente, no él, Inoo no sabía de tu existencia hasta que tu lo forzaste a conocerte, todo por un tonto sueño y anhelos que se perdieron con un amor pasado y que creíste podías volver a recuperar. Es tu egoísmo el que te tiene ahí viendo como se ponen los anillos mutuamente.

¿Por qué lloras Daiki?

Es tu culpa el que ahorita se encuentren en esta situación, por ser tan débil, por ser iluso, por ser amable… Tu amabilidad te llevó a esto, temiendo hacerles daño a otras personas pero sacrificándote tú en el proceso. Nunca escuchaste consejos y siempre te entercaste en que estaba bien, pero lo bien y el mal es tan trivial hoy en día, la gente no mira medios, mira solo la meta, tu no quisiste, tú temblaste ante la opción de hacerlo, no tienes ningún derecho a llorar, piensa en Inoo, piensa en él, tú sabías que estaba comprometido, tú sabías que había alguien en su vida… Tal vez él no en la de ella, pero ella si en la de él, pero no te importo y descaradamente te presentaste ante él y sin tener vacilaciones empezaste con tus movimientos sigilosos para colarte en su corazón. Acá tienes los resultados, enfréntalos, tres corazones rotos y ninguna solución.

¿Ahora huyes?

Se dieron el sí y ya estás en la calle, ni siquiera esperaste a que terminara bien el padre para salir, según tu, a tomar aire. No seas cobarde, te lo acabo de decir, pero sigues huyendo, sigues sin querer tener cuenta de tus acciones o no-acciones, tú fuiste el que nunca dijo “no me parece”, tú fuiste el que siempre evitó el tema, el que se hizo al desentendido, el que se creó un cuento en medio de una novela… Tú fuiste el único que no quiso ver las cosas. No huyas y enfréntalo, que Inoo está ahí parado viendo tu sufrimiento, sufriendo el también porque dañó lo más sagrado que tenía y lo peor de todo es que ni siquiera te mereces ser sagrado, tu idiotez es demasiado como para valer tanto. Nunca lo has merecido y nunca lo vas a merecer, porque los que se echan para atrás con quien se supone que aman, es que nunca han amado en verdad.

Y es por esto Arioka Daiki, que el que te pares ahí, despidiéndote mientras lloras tontamente, mientras le das el último beso y mientras te entregas por última vez que dejas en claro que nunca has amado y que nadie nunca podrá sentir lo mismo por ti… El que no arriesga no gana, tus miedos volvieron a arruinar otra oportunidad de ser feliz, tu terquedad, egoísmo, debilidad, tu satisfacción y el autoconvencimiento de amabilidad que tenías de ti mismo, todo eso arruinó lo único que te importó en la vida.

No llores mientras te dice que te ama y te pide perdón,
el que debería estar rogando piedad eres tú.
No llores y lo abraces pidiendo que la deje,
tú fuiste el que no detuvo la boda, ni siquiera en el último momento.
No llores y lo golpees como si así fueras a solucionar algo,
tú dejaste el tiempo y todos los errores correr.
No llores que ninguna lágrima sirve ahora,
no puedes destrozar la boda que tu le dijiste que no te importaba que tuviera.

Te mereces todo esto Arioka Daiki, porque quisiste creerte tu mentira pensando que así no le harías daño a él, pero terminaste por dañar a todos, más a ti.

Do you still Love me?

http://i89.photobucket.com/albums/k220/Satommy14/pensamiento1.jpg: Ni yo me la creo
: 0330 U-Kiss
: Mi mundo





Photobucket



Titulo: Do you still love me?
Autora: sOra-cHan
Notas: asdasdasd NO ME CREO ESTO! XD hice un fic! YEAH! todo esto salio ayer en la madrugada y me dedique a plasmarlo en work, a mi parecer esta feo, y puede que a muchas no les guste, son libres de decirlo XD yo se que el fic es feo, pero igual quise publicarlo :3 de hecho el final esta muy CORTON! XD osea ni supe como terminarlo ._. , asi que... lean bajo su responsabilidad




Aquel día de no haber sido por los estruendosos pasos que mi hermana daba por el pasillo, yo jamás hubiese podido abrir un ojo, no había sol que calara en mis ojos, el cielo era de un nublado espeso, mi cuello dolía como cuando te golpeas el dedo pequeño del pie con algo, me senté en la cama sobándolo un poco y fue cuando vi mi celular.

Tenía 20 mensajes, todos llenos de emoticones y cosas cursis, eh ahí en donde me arrepentía de haber decidido hacer “mi búsqueda” y por sobre todo, haber incluido a Chinen en ella… curiosamente el podía parecer frio ante todos, pero maldita la hora en la que le dije que quería acostarme con el… Vi el móvil y lo deje de lado sin siquiera leer los mensajes, tome la toalla que estaba dentro de mi closet y me metí a la ducha.

Y ahí me encontraba, bajo la regadera con el agua tratando de despertarme, corriendo por mi cuerpo, resbalando como magia… Hacia 6 meses que había decidido empezar aquella búsqueda, para encontrar “El amor”, me arriesgue a todo, me acosté con varios, entre esos varios estaban compañeros del grupo, pero todo había sido en vano…

-Flash-back-
-Hace 6 meses-
*- Entonces, estás seguro? –Me dijo Daiki mientras se posicionaba entre mis piernas-
*- hazlo ya!. –Le demande, y fue así como el me penetro de una sola estocada-
-Fin del flash-back-

Me enjabonaba el cuerpo mientras pensaba en eso, fue una buena noche no me podía quejar, ambos gemimos, jadeamos, nos besamos, nos corrimos, sin embargo… días después Daiki fue claro conmigo y me dijo que no era su tipo, claro el solo tiene ojos para Inoo, no sé ni como acepto en hacerlo aquella noche conmigo…

El jabón que me cubría hace minutos, resbalaba hacia la coladera y era como a mi mente venia un recuerdo más…

-Hace 5 meses-
*- Yamada, estás seguro, aun puedes arrepentirte
*- El que parece querer hacerlo eres tu Takaki, hazlo ya, me tienes aquí sin ropa, hazlo!! –Y con aquel grito Takaki termino por penetrarme sin decir más nada-

-Fin del flash-back-

La misma historia, besos, abrazos, sexo y un buen orgasmo, pero nada, no eran las personas que despertaran en mi nada… y claro también Takaki solo tenía ojos para Chinen, y asi paso con muchas personas, Inoo, Keito… Chinen, y todos terminaban en lo mismo, a decir verdad ya me estaba rindiendo en “encontrar la persona idónea”.

Salí de mi casa rumbo a la empresa para poder ensayar, iba en el tren viendo lo inevitable en este mundo, y es que por más cerrada que sea la sociedad japonesa no faltan parejitas besándose, sonrojándose, diciéndose cosas lindas y eso a decir verdad me hacía sentir cierta envidia, hacia un año yo tenía algo parecido, algo lindo, pero me decidí a buscar más, no me conforme con lo que recibía, yo quería mas!, añoraba mas… no era por el no me lo daba, si no porque, quería mas… experiencia tal vez, pensaba… no miento, sigo pensando que todo en aquella relación más que amor era agradecimiento y comodidad, ambos nos conocíamos de años y era fácil llevarnos, yo le debía muchas cosas y el solo pocas a mí.

Y si les soy más sincero aquella relación empezó por un juego, ambos nos creímos la mercadotecnia que la empresa nos daba y quisimos hacerlo más real y llevamos a nuestras vidas personales aquella relación…

Llegue a la sala de ensayos y por si fuera poco en ese día, no había nadie, vi el tablero de ensayos y nos los habían pospuesto para la siguiente semana, Salí echando chispas de la sala, y justo antes de poner un pie fuera de la empresa, la lluvia se vino de una, azotando las calles de la ciudad, moviendo con su viento algunos anuncios y las hojas de los arboles, y yo… HABIA OLVIDADO MI ESTUPIDO PARAGUAS!!

*- No soy más estúpido por qué no estoy más gordo!!!! –Grite fuera de la empresa mientras sin pensar jalaba un poco de mis cabellos-
*- Ryosuke! –Dijo una voz familiar y fue cuando lo vi ahí parado, con esa sonrisa de estúpido que siempre traía en la cara, con esa sonrisa que pensaba que agradaba a todos!, cuando en realidad a mi me irritaba-
*- Yuto… -Le mire de arriba abajo, iba abrigado con una gabardina café y traía un paraguas transparente, sus audífonos colgados de su cuello, y su cámara fotográfica muy bien guardada en un bolso que atravesaba su cuerpo- Ni te molestes en entrar, no hay ensayos… -Le dije indiferente-
*- Tsk!, yo que me levante temprano… -Dijo algo bajo-
*- Pues no eres el único, aunque a decir verdad deberías levantarte temprano todos los días! –Sí, era verdad, estaba demasiado irritado y ni modo Nakajima tuvo la desgracia de aparecerse en mi camino ese día, así que con alguien debía descargar todo, sorry Yuto, te toco pagar-
*- Oye, tranquilo… no traes sombrilla –Dijo viéndome-
*- AH! JURAMELO! –Aplaudí sarcásticamente- Tenemos ganador –El solo volvió a hacer esa tonta sonrisa que no se decir la cantidad de enojo que a mí me provocaba-
*- Vamos, te llevo a la estación para que no te mojes, después de todo vivimos cerca no?

Si analizaba la situación, era lo mejor, irme con el… así que solo asentí levemente y me metí bajo aquel paraguas que fácil alcanzaba para los dos, caminamos a la estación y tomamos el mismo tren, ambos sentados uno al lado del otro, y el traía sus audífonos puestos, ni la mínima atención me prestaba, se veía tan despreocupado, tan relajado y feliz… y eso solo hacía que me pusiera mas y mas furico, que acaso soy el único que sufrió por haber terminado nuestra relación?!!...

En ese momento las puertas del tren abrieron y no espere mucho para salir del vago, pero no tuve la misma suerte al salir de la estación, la lluvia se había vuelvo más fuerte.

*- Neeeee –Dijo Yuto a mi lado mientras abría su paraguas- Aun con esto nos mojaremos, pero podemos correr y llegar a mi casa que esta mucho antes que la tuya, ahí te esperas hasta que pase la lluvia –Después de eso y sin dejarme responder me tomo de la mano y ambos comenzamos a correr, más bien yo era jalado por Yuto, y la sombrilla no nos cubría demasiado haciendo que nuestras ropas se mojaran- Corre más rápido Ryosuke!!

Me dijo mientras volteaba a verme sonriente y ya con el cabello mojado, maldita imagen de su rostro que me hizo sonrojarme, años y meses atrás esos momentos eran todo para mi… ahora ambos habíamos cambiado, nuestros peinados, nuestros cuerpos, ahora Yuto era mucho más alto, más fuerte que cuando teníamos 14 años, ahora su voz era más grave, todo había cambiado… Sin darme cuenta llegamos a su casa.

*- Ah hahaha nos empapamos! –Dijo mientras se quitaba sus zapatos en la puerta y comenzaba a quitarse la gabardina- Quítate esa ropa!, te vas a enfermar, te prestare algo –Decía mientras caminaba por el pasillo y entraba a un pequeño armario del que saco una bata de baño- Toma, quítatela ya, yo iré a quitarme esto al baño y a ponerme seca, tu ve a mi habitación, ahí te llevare la ropa –Y me volvió a sonreír mientras subía las escaleras al baño-

Hacia un año que yo no pisaba esa casa, me fui algo cohibido por las escaleras, pero sabía de memoria cual era la habitación de aquel alto chico, entre a ella y… todo estaba igual, tal vez unos discos mas y mas fotografías en el álbum, pero las almohadas… las sabanas, la mesa con la esquina manchada de azul por la plastilina que jamás pudimos quitar, todo era igual… sin darme cuenta sonreí.. y comencé a quitarme la ropa, cuando Yuto entro a la habitación con ropa seca, yo estaba sentado en la orilla de la cama viendo todo a mi alrededor

*- Perdón si te hice esperar, es solo que no sabía que prestarte y traje varias cosas –Me puso los cambios sobre la cama- Estas bien?, tienes frio?, tal vez quieras llamar a tu casa…
*- Así está bien –Dije escogiendo un cambio para ponerme-
*- Hacia mucho que no venias –Me dijo mientras se recargaba en su pequeña cómoda en la que tenia algunos artículos de cuidado personal, unos portarretratos y el espejo pegado a la pared-
*- Si, hacia mucho… Pero tú sabes que todo fue porque… -Y ahí fue cuando me interrumpió el sonido de su celular, el hizo una reverencia pidiéndome perdón y después contestando-
*- Bueno… Si haha, como?... se fue la luz?, si.. es que la lluvia se vino muy fuerte no es así? –Hablaba mientras se sentaba en la silla de su escritorio- Tranquilízate Umika-chan, no pasara nada, no hay monstruos en la casa –Volvió a reír y eso me irrito- …Yo? Ir?... no lo sé… -Lo mire de reojo mientras bufaba un poco, ahora Umika tendría una nueva razón para carme mal-… No se Umi-chan, estoy ocupado…bueno tengo visitas, Si… Ryosuke… Como voy a dejarlo solo sonsa hahaha… Claro… si, puedo ir mas tarde

Paren todo!, que fue eso de “puedo ir mas tarde”… por alguna razón eso me puso extremadamente furico mientras él seguía con su llamada.

*- A las 6:00 pm, te parece?... No, te digo que esta Ryosuke –Y mi paciencia se colmo, sin decir nada tome el celular de Yuto y colgué- Hey!, por qué haces eso?!
*- No me cae Umika –Dije dándole la espalda-
*- Pero Ryosuke, es una compañera de nuestra clase
*- Sera lo que sea… pero no me cae –Yo aun no me había cambiado aun seguía con la bata de baño puesta- Porque actúas como si nada hubiese pasado –Le dije sin pensar-
*- A que te refieres?
*- No te hagas al tonto, sabes de hablo, de ti y de mi!!, porque me tratas como si nada hubiese pasado, tu y yo sabemos todo!!, por qué?! EH?!, porque tratas de parecer lindo y sonreírme de esa forma?!, yo no soy una fan a la que puedas engañar con esa cara!, te conozco demasiado!!... Porque lo haces?! –La cara de Yuto cambio radicalmente y se volvió a la conocida por mi-
*- No fue lo que tu pediste, AH?!, tu lo pediste Ryosuke, hacemos como si nada hubiese pasado, empecemos de cero, esto estuvo mal!, esas fueron tus palabras, yo solo las sigo al pie de la letra!
*- Y por eso buscas a Umika?! EH?!! –Le dije furioso y en su cara se formo una sonrisa-
*- Estas celoso, estas celoso de Umika y por eso viene todo esto… por favor Ryosuke si tú te acostaste con medio Hey! Say! Jump y ahora vienes con esto?
*- Es diferente!, tu mejor que nadie sabes porque lo hice!
*- LO SE! –Me miro mal- Por la misma razón que me dejaste!, porque te recuerdo TU! Me dejaste a MI, yo te di todo, amor, tiempo, risas, lagrimas TODO!, y tu un día llegaste y dijiste que necesitabas tiempo, estar solo “encontrarte”, que esto era monótono y tal vez era un amor por agradecimiento y no por sentir!, sin importarte lo que yo sentía!, pero aun así te apoye!
*- Pudiste haberme buscado!!!!
*- LO HICE!, te insistí y que me dijiste?... vive puede que yo solo sea una sombra de tu pasado, y ahora que quiero vivir vienes y me cortas la llamada?!, estas mal Ryosuke… muy mal!
*- Quien eres tú para decirme que esta mal y no?!... Tu no debes preocuparte por nadie que no sea yo!, no debes amar a nadie que no sea yo!, tú debes solo verme a mí!... –Las palabras que salían de mi boca lo hacían sin parar, descontroladas, una tras otra esperaron por salir y al fin lo hacían y no tenían la intención de regresar a mi boca-
*- Ryosuke!, Ryosuke –Me tomo con ambas manos por la cara al ver que yo me estaba alterando de manera excesiva- Tranquilo, respira… mírame!

Sumergido en mi coraje, en mi frustración de haber dejado atrás todo por nada y de mi estúpido orgullo de no aceptar que me equivoque, pude sentir como Nakajima quería calmarme y comencé a relajarme, respirando y a sin el control de las lagrimas que ahora corriendo por mi rostro-

*- Respira Ryosuke, tranquilo… 1, 2…

Y ahí estaban frente a mi aquellos ojos negros que me hacían temblar las piernas, esas manos que sujetaban mi rostro las mismas que me hacían erizar la piel, frente a mi aquel chico, mi primer beso, mi primer suspiro de amor, el primero por el que llore, el primero con el que descubrí placeres, el primero en todo y al que nunca debí haber dejado…

*- Yuto… Yuto –Dije entre lagrimas- Abrázame, no me sueltes… aunque te grite que lo hagas, no te despegues que mi –Y como siempre aquel alto y delgado hizo lo que pedí, me abrazo con fuerza con sus brazos, me pego a su cuerpo y hundí mi rostro en su pecho-

Mi nariz se lleno con el esporádico aroma de la ropa de Yuto, jabón para ropa, suavizante y shampoo de lavanda, todo entraba en mi nariz y me hacia feliz, era mi olor preferido entre todos…

*- Eres tan bobo –Comenzó a acariciar mi cabello-… Cuanto más?, cuanto más amor necesitas para darte cuenta que eres al único al que amo –Me dijo tomándome mas fuerte-
*- Yuto… yo –Me aparte un poco para verlo- Yo, quiero que me ames… como en aquellos tiempos… lo necesito tanto… -Lo mire suplicante- …Te necesito tanto… -Y antes de que pudiera decir algo mas, sus labios sellaron los míos-

Sus labios moviéndose sobre los míos, acariciándose con los míos, era una sensación inigualable, que había explotar en mi millones de pequeñas bombas que hacían a mi piel arder al contacto, me aferre a su cuello correspondiéndole, sintiendo su húmeda lengua entrelazarse con la mía, haciendo todo a un compas perfecto, sin prisas, sin chocar de los dientes y ruidos extraños, no era un beso húmedo, pero tampoco seco… su sabor era rico, tal vez producto de la pasta dental de menta que tanto le gustaba usar, el recorrido que daba dentro de mi boca era lo mismo que un vals, comenzando lento y sublime, manteniendo aquellas caricias de su lengua en mi paladar, en realidad amaba que me besara de esa forma, bese a muchos después de él y ninguno me hizo sentir esa ternura, pasión, lujuria, todas juntas en un simple beso, del cual terminamos por separarnos lentamente.

*- Uhm, Yuto –Susurre en sus labios- Bésame mas, no dejes de hacerlo –Mordí su labio inferior para incitarlo a que me besara mas y fui complacido, pero estaba vez besaba mi cuello y yo me dejaba llevar como arena que el mar arrastra, me pegue más a su cuerpo- Mas… -Pedí entre susurros y le quite la camisa por los brazos-
*- Ryosuke, estás seguro? –Y de nuevo esas palabras retumbaron en mí, pero esta vez las respondí con un beso-
*- Mas que nunca, quiero que me hagas tuyo –Abrí por completo la bata de baño que traía puesta, dejándome casi al descubierto ya que ni mi ropa interior me acompañaba- Pero hazlo ya…

Me miro, con deseo, con lujuria, pasión pero también con amor, como el niño emocionado en navidad que ve su regalo bajo el árbol… Comenzó a correrme la bata por los hombros como si fuera el papel que envolvía la caja que le traería dentro un tesoro lleno de felicidad y entonces lo entendí… era la mirada de un hombre enamorado y la mirada que tanto desee ver, la tenía en el… solo en el.

*- Ahmm –Gemí leve al sentir como con su boca había atrapado uno de mis pezones y lo delineaba con su lengua, a pasos torpes caí en la cama con él sobre mi- Yuto… -Desabotone el pantalón de Nakajima-
*- Si? –Pregunto-
*- Jamás te olvide –Le dije sincero-
*- Ni yo a ti, jamás –Me susurro en el oído- Te amo

Esas dos palabras hicieron estallar la bomba de mi corazón, la bomba que esparció en mi todas aquellas nano señales que solo Yuto podía percibir, aquellas que se alojaron en mi cuerpo y lo llamaban solo a él, lo llamaban a besarme enteramente, a envolverme entre sus brazos y tocarme por doquier, lamio mi vientre, aquella parte de mi cuerpo que me volvía loco, lo sentía tan cerca de mi entrepierna, pero a la vez tan lejos cuando subía con un leve beso.

Me sentía morir en el momento que besaba mi cuello, cuando sentía sus manos recorrer cada parte de mi cuerpo, puedo presumir que pude haber terminado con tan solo sus caricias, pero ahora yo quería mas.

*- Ahh, Yuto –Los gemidos que tanto desee gritar salían de mi, aquellos gemidos que eran provocados solo con un simple beso en la oreja- Maahs –Moví mi cadera hacia arriba y sentí la entrepierna de Nakajima y comencé a moverme para producir roces- aaahh me.. Encantas…

Por su parte, Yuto siguió los roces, haciéndolos a veces parecer pequeñas embestidas

*- Ryosuke.. –Jadeaba cerca de mi oído- Te… extraaahñe
*- Y yo a ti mmhh… Yuto, hazlo ya, te quiero ya… -Me beso como antes, con ternura y pasión, me hizo tocar el cielo tan solo con un beso mientras se posicionaba entre mis piernas-

Mentiría si digo que todo fue como novela romántica, y el miembro de mi “amado” se deslizo dentro de mí como cuchillo en manquilla, es mentira, éramos humanos, que sentíamos y amábamos, entro en mi con dificultad y me hizo arquearme del dolor, pero a los segundo todo en mi se inundo de placer, comenzó a moverse dentro de mí, haciendo fricción en nuestros cuerpos aumentando el calor de ambos, el deseo, haciendo salir de mi boca y su boca gemidos incansables.

*- Ahhh mas… rápido Yuto –Le dije gimiendo a su oído y después sentí como la velocidad se aceleraba y con ella ruidos extraños entre nuestros cuerpos, me gire quedando sobre él y riéndome un poco-
*- Ryosuke –Me miro a los ojos-

Pude percibir de nuevo su mirada de hombre enamorado y comencé a moverme sobre el de arriba abajo, haciendo que debes en cuando los ruidos se hicieran húmedos y sonaran a vacio, eso hacía que me riera un poco, pero eso era el encanto de estar con él, risas que se perdían en gemidos producidos por placer

*- AAAH YUTO!! –Me movía cada vez más rápido, arqueando mi cuerpo sobre el-
*- RYOSUKE! –Me tomo con fuerza y me tiro a la cama, comenzando a embestirme sin control, haciendo que yo no pudiera cerrar mi boca de los constantes gemidos que eran producidos, me aferre a su espalda dejando pequeñas manchas rojas en su piel-
*- Yuto, Yuto, maaaahs!.... aaaaahsi!

Me abrase a su cuerpo con mis piernas y así lo sentía entrar más en mi, sentía su palpitante miembro en mi una y otra vez, rozando las paredes de mi entrada, hacer el amor con Yuto era como un tango, fuerte, lento, soberbio y lleno de erotismo, en ocaciones hacia que su miembro saliera por completo de mi y entrara sin ningún aviso, haciéndome gritar de placer
 
*-AAAAAAAAAAAHHHSI! YUTO!! –Termine por contraer mi cuerpo, quedando inmóvil comenzando a sentir como mi orgasmo comenzaba-
*- RYOSUKE!! –Ambos nos corrimos al mismo tiempo, en dentro de mí y yo entre nuestros cuerpos, sin necesidad de estímulos en mi miembro, solo sus palabras, roces y besos fueron suficientes para llevarme al estasis-

Lo abrace con las pocas fuerzas que me quedaban y lo que paso después de ahí, no lo recuerdo… Yuto dice que me desmaye y le di un buen susto, y como no iba a desmayarme!, si acababa de hacer el amor como nunca en la vida, solo recuerdo que después de una hora desperté, la lluvia golpeaba las ventanas de la habitación y yo estaba cubierto con las sabanas de Yuto

*- Yuto… -Dije al percibir el olor-
*- Si?
*- Hola –Dije algo atontado por lo que había pasado y sonriendo como un bobo-
*- Hola –Me respondió con una sonrisa y acercándose a mi- Descansaste?
*- Si, como nunca… pero creo que aun tengo efectos porque siento que tiemblo –El solo se rio bajo y me beso en los labios, cosa que yo no tarde en responder- Me agostaste en mala~
*- Me lo pediste así no?... –Suspiro y me vio- Te amo, no lo digo por agradecimiento, ni por que seas una sombra del pasado, lo digo de verdad, eres a quien amo, siempre te lo dije y te lo quise demostrar…
*- Yuto, yo… -El puso un dedo sobre mis labios y siguió hablando-
*- Enserio, créeme, si te amo demasiado, y no, no fue la mercadotecnia como tu lo pensaste, fue el encanto personal de Yamada Ryosuke el que me hizo enamorarme de ti, los caprichos, las sonrisas, todo de ti… –Volvió a besar mis labios- … Y ahora ya no te pienso dejar ir, entiendes?

Yo solo reí y asentí, y ahí me encontraba yo, un nuevo alquimista que buscaba el tesoro sin darse cuenta que todo lo que buscaba estaba a mi lado y yo lo había dejado ir solo por idiota, pero ya no mas, recorri lo que debi y encontré lo que soñé y todo junto a quien deje.



No me olvides [10]

http://i89.photobucket.com/albums/k220/Satommy14/pensamiento1.jpg: Lol~ y me quedé corta ._.
: I will survive versión cumbia ._.
: Una silla incómoda~



Notas: Éste capítulo llega gracias a Adriana porque ella fue la que me consintió el capricho de hacerme un fic Inoodai a pesar de que ella nunca había hecho fics XD Se sintió bonito y pues, puse de mi parte para seguirlo, pero sigo creyendo de corazón que esta feo y fome e_e y que pues... Ya ni sé que poner ;3; incluso de lo que siempre hago 10 hojas creo que este tiene 8 pero ya no sé que hacer u_u pido perdón y que si aún leen este fic, pues... Lo comenten y me digan que tal~ Gracias :3♥

-----------------------------------------------------------------

Abrió los ojos lentamente, le dolía la espalda por haber dormido apoyado en una de las mesas del comedor, sin embargo, antes de poder emitir algún sonido de queja, se quedó callado viendo a quien estaba a su lado, Yabu estaba abrazándolo mientras dormía plácidamente

-Por eso no tuve frio… - murmuró Inoo mientras veía al mayor con total apreció y cariño – Gracias
-De nada - Kota abrió los ojos y le sonrió, dándole unas pequeñas palmadas en la espalda para luego estirarse - ¿Mala noche?
-En realidad… La pasé bien… Hasta que terminó – Kei suspiró y apoyó su frente contra la mesa - ¿Por qué debe doler tanto Yabu? Ya… Le di el alto pero aún… Aún lo amo…
-Empezaré a apoyar a Ryutaro y en su movimiento anti amor – le contestó a cambio, ganándose una mirada de confusión – Cosas entre él y yo, sin embargo… Inoo – el mayor abrazó a su amigo – Siempre estaré a tu lado ¿lo sabes, verdad?
-Si… Gracias…
-¿Él es el que te gusta?

Ryutaro vino de la nada y se sentó delante de ellos, tenía mala cara y se veía que buscaba conversar con alguien de lo que sea.

-¿Qué? – Kota parpadeó varias veces - ¡¿Qué?!
-Supongo que es lógico… ¿Pero a él no le gusta Arioka? – Ryutaro miró a Inoo - ¿Porqué todos ustedes tienen que ser unos masoquistas? Aparte de idiotas, masoquistas… - bufó - ¿Y por qué tienen que ser gays?
-¡Ryutaro! – Kei se exaltó tanto que se paró en su sitio – ¡Tranquilízate!
-¿Por qué? ¿Te afecta porque es verdad? ¿O porque a ti también te gusta Yabu?
-¿Te gusta Yabu?

La voz de Daiki sonó en el comedor vacío, haciendo girar a la mirada todos hacia donde se encontraba.

-¿Eso que te importa a ti? Tú estás con Ryosuke – contestó con frialdad Morimoto
-¡QUE YA TERMINAMOS! Maldición… - el chico miró a Inoo, mientras sus ojos se cristalizaban – Iré… Iré a llevar a mi equipo a practicar…
-Nadie te detiene
-Ryutaro! – Kota lo calló, pero antes de explicar nada, Arioka ya había salido - ¡¿Se puede saber qué te pasa?!
-¡¿A mí?! ¡Qué les pasa a todos! ¡¿Qué hacías durmiendo con Inoo?! ¡¿Por qué no controlaste a Takaki y a Chinen?! ¡TERMINARON HACIÉNDOLO EN EL DEPÓSITO! – se quejó, totalmente histérico - ¡Y CHINEN SIGUE DICIENDO QUE ME GUSTAS Y YA NO LO TOLERO! ¡NO ENTIENDO NADA! ¡NO ME ENTIENDO!

Yabu miró pidiendo comprensión a Inoo que no se movía de su lugar, seguía viendo el lugar por dónde había salido Daiki, el mayor solo suspiró, cogió a Ryutaro del brazo y se lo llevó a rastras, dejando al otro nuevamente solo.
Kei se volvió a sentar ¿En realidad podría creer que a él le gustaba Kota? Incluso era más lógico que pensara que le gustara Chinen… Pero eso era imposible de creer pues Yuri era muy descarado en cuanto a su relación con Takaki se trataba, iba a tener que explicárselo… Algún día lo haría, por el momento… Por el momento seguiría con su vida, tratando de auto convencerse de que podía olvidar a Daiki.

----

Un temblor le recorrió todo el cuerpo a causa del frío, no quería abrir los ojos, pero la luz lo obligaba a hacerlo, se los talló tratando de acostumbrarse y se reincorporó poco a poco, alzó la mirada y vio a Yuto aún durmiendo, sonrío ampliamente y se estiró para lograr besar sus labios, a penas lo hizo, unos brazos lo rodearon por los hombros, acercándolo más al menor.

-Buenos días – murmuró
-Buenos días Yuto-kun
-¿Dormiste bien?

Se quedó meditando unos momentos, la espalda le dolía, tenía frío, hambre y sed pero si había dormido bien, hace unos días no se hubiera imaginado en los brazos de Nakajima como ahora lo estaba y realmente le agradaba, no podía decir que no había dormido bien porque, aunque físicamente fuera cierto, emocionalmente no.

-¿En qué piensas tanto?
-Es solo… - sonrió y le dio otro corto beso en los labios – Tengo hambre

Yuto se rió pero su rostro ensombreció en cuestión de segundos, al meditar la situación en la que se encontraban.

-Tenemos que volver… - miró al mayor - ¿Alguna idea para buscar el camino de regreso?

¿Volver y enfrentar al mundo? Ryosuke no quería eso, lo único que deseaba era quedarse a solas con el alto y poder recobrar en un pequeño lapso de tiempo, los años que perdieron a causa de la distancia.

-La verdad no…

Pensó un poco y tal vez, solo tal vez, estaría mintiendo… Hace un año les habían dado capacitación a los capitanes de equipo por si pasaba algo así, por si alguien se perdía… No sabía a ciencia exacta como volver, pero si se hacía una idea pero de todas formas no podía arriesgarse, además, tenía que ganar tiempo, siquiera un día más para arreglar por completo las cosas con Yuto, no importaba si eso abarcara tener hambre o frío.

-¿Si buscamos el río y lo seguimos? Nos debe guiar a algún lado… Siempre dicen que hay población donde hay agua – contestó para desviar un poco el tema, fingiendo que sabía lo que decía
-Es verdad – Yuto sonrió – Así también podemos pescar algo para comer…
-Si…

Sintió culpa por mentir al menor, pero lo fue olvidando conforme se adentraban en el bosque siguiendo el sonido del río… Solo un día bastaría para que regresara con él y así olvidar todas las traiciones y heridas que se habían causado, estaban solos, nada ni nadie los iba a interrumpir, iba a poder estrechar los lazos con su primer y único amor de nuevo.

----

-¡PATEA BIEN LA MALDITA PELOTA!

Daiki le gritó a Kento desde el otro lado de la cancha y se acercó hasta dónde el menor se había quedado quieto, lo miró molesto y señaló el balón antes de patearlo con todas sus fuerzas como demostración.

-¡Así se patea!
-¡Tú no eres el capitán! – contestó en réplica y defensa el chico
-¡Mientras Ryosuke no esté, LO SOY!
-¡Chinen es el que debe tomar ese puesto!
-¡Te aviso que él tiene mejores cosas que hacer!

Fuma y Hokuto intervinieron antes de que los dos empezaran a pelear, unas palabras del primero a Kento bastaron para que se calmara, miró despectivamente a Daiki y se fue hacia el otro lado a seguir practicando, usando su furia como impulso para patear.

No había soportado quedarse en el comedor con la imagen del menor saliendo de él con el dolor grabado en sus ojos por lo que ahora ya estaba sentado en las gradas del campo de fútbol mirando fijamente al castaño jugar ¿Por qué era tan débil cuando de él se trataba? Podía notar a la distancia que la pelea con algunos miembros de su equipo le estaba costando caro, la defensa estaba floja y dispersa… El humor que poseía Daiki no ayudaba y desconcentraba a todos, si había tomado la posición de líder era el que tenía que estar más calmado y no podía ¿Qué pasaría si bajaba a ayudarlo? No podía dejar que el equipo lo odiara… No había hecho nada malo. Se lo quedó viendo un buen rato hasta que el menor se percató de su presencia, los ojos de ambos se vieron profundamente, tratando de descifrar lo que el otro sentía y pensaba… ¿Por qué todo estaba complicado? ¿Hubiera sido mejor seguir como lo estaba hace un tiempo atrás?

-Ayúdanos con la búsqueda en vez de torturarte… Pensé que ya habías tomado la resolución de olvidarlo
-Yabu… - dejó de mirar al menor para alzar la vista y fijarla en su amigo
-Vamos… - lo cogió del brazo e hizo el ademán de levantarlo pero el chico no se movió

Inoo volvió a ver al frente y vio a Daiki girarse para evitar verlos, pudo notar como pasaba la mano por los ojos y una opresión se le formó en el pecho. Lo estaba haciendo llorar. Desvió la mirada hacia el piso, jugando nerviosamente con sus manos.

-Ayer dijo que me amaba…
-¿Qué? Kei eso…
-Dijo que me amaba Yabu… El nunca lo había dicho, en ningún momento y ayer… Escuchar esas palabras…
-¿Tu le crees?
-¿Acaso importa? Le grité que no me mintiera y sé que le hice daño pero… Me queda la duda… - volvió a mirar de reojo a la cancha y lo vio corriendo desganado por ella – Yo he decidido olvidarlo pero… Más que nadie sabes todo lo que he sufrido y esperado para poder tenerlo conmigo… Yo… - unos brazos rodearon su cuerpo para darle confort – Gracias Kota…

Lo abrazó de vuelta en busca de consuelo pero lo soltó apenas escuchó aquel nombre en boca de todo el equipo de fútbol.

-¡ARIOKA!

Había sido un grito unisono que lo asustó, saltó en su sitio y se pegó de un paso a la malla metálica para poder ver qué pasaba. Todos tenían la mirada fija en un punto al borde del bosque, todos estaban sorprendidos y algo asustados ¿Qué es lo que había hecho? Sus piernas empezaron a temblar y miró a Yabu con desesperación.

-Tú crees… No lo ha hecho… ¿Verdad?
-No lo sé… - el mayor quería decir que no, pero estaba más que seguro que la respuesta era sí
-¡Yabu-kun!

La voz de Fuma cortó su conversación, ambos miraron al menor correr con cara de pánico hacia ellos, tratando de regular su respiración al momento de alcanzarlos para así poder hablar claramente.

-Arioka-kun… Arioka-kun… - miró a los mayores asustado – Dijo algo de encontrar a Yama-chan y a Nakajima-kun… Mencionó algo de… - miró a Inoo con algo de temor – Que haría lo imposible para que sempai le creyera y perdonara…
-¡Quédate quieto!

El menor creyó que el grito era para él pero cuando se dio cuenta de la situación, se asustó más de lo que ya estaba. Yabu cogía por los hombros al otro y forcejeaba por hacerlo sentar, después de unos segundos y de un movimiento brusco lo logró, haciéndolo caer en las gradas de golpe y tratando de mantenerlo quiero en ellas.

-¡Maldición Kei! ¡No te voy a dejar hacerlo!
-¡Sueltame! ¡Debo ir a buscarlo! – se movía desesperado de lado a lado, tratando de quitarse los delgados brazos del mayor de encima - ¡Déjame ir a traerlo antes de que se pierda!
-¡Ya debe haberlo hecho!
-¡KOTA!
-¡YA TE DIJE QUE NO!

Aun en contra de sus principios le tiró un fuerte golpe en la boca del estómago que lo desmayó, hizo una mueca de dolor y molestia pero se repuso en cuestión de segundos.

-Llama a Hikaru y a Takaki – ordenó al menor que lo veía boquiabierto – Tenemos que llevar a Inoo a descansar y empezar nuevamente la búsqueda… Ahora también para encontrar a Daiki

----

Llevaban caminando ya algunas horas y no había forma de encontrar el río, habían escuchado su cauce pero aún no eran capaces de llegar a él. El cansancio y estrés estaba empezando a tensar el ambiente y el silencio empeoraba aún más las cosas.

-¿Tú crees que nos estén buscando?
-Yabu-kun con los del equipo de básquet ya deben haberse puesto a hacerlo… Son los mayores y…
-Y Inoo está con ellos – cortó lo que hablaba con desdén y fastidio – Y como el…
-Es solo mi amigo

El alto se quedó quiero y se giró a ver al mayor, no dijeron nada por algún rato y el menor ya incómodo se volvió para seguir caminando.

-¿Y Arioka no va a estar buscándote también?
-Fue mi mejor amigo, así que supongo que sí lo hará…
-Yama-chan… - respiró profundo para controlar su tono pero de cualquier forma salía distante y fría – En Inglaterra hay una frase que dice “Lo que no fue en tu año no hace daño” pero necesito saberlo… - se detuvo y en un hilo de voz preguntó - ¿Te acostaste con Arioka?

Sintió la pregunta como un golpe en la cara y se quedó callado sin saber bien qué decir… ¿Qué significaba eso? Asimiló las cosas lentamente, primero se sintió mal, después decepcionado y al último, molesto.

-¿Y tú te acostaste con Inoo?
-No
-Yo tampoco
-¿Y con Arioka sí? – le lanzó una mirada llena de sarcasmo y sonrió formando solo una mueca con sus labios – Que contestes con una pregunta…
-No seas cínico… ¿No debería yo ser el molesto? – increpó el mayor - ¡Te recuerdo que yo fui quien te encontró con Inoo en los vestidores!
-¡Y yo a ti con Arioka en tu cuarto!
-¡Solo estábamos en mi cama!
-¡¿Y qué pasó después, eh?!
-¡Nada! ¡Se fue porque yo fui detrás de ti!

Lo miró atónito y con la palabra en la boca, suspiró molesto consigo mismo y se acercó con pasos torpes al mayor, abrazándolo por la cintura y pegándolo más a su cuerpo.

-Perdón…
-Eres un idiota… - forcejeó por soltarse pero el abrazo se volvió más ceñido.
-No soporto la idea que… No tolero pensar… - apoyó su cabeza en la del más bajo - Odio imaginar que estuviste en los brazos de alguien más…
-¿Y yo qué Yuto? ¿A mi acaso no me tortura la imagen de ustedes dos de esa forma en el colegio? – dijo serio e incómodo - ¿Será así cada que peleemos? ¿Me sacarás en cara mi relación con Daiki y yo terminaré sacándote en cara lo que pasó con Inoo? Yuto… Si esto será así yo…

Unos labios lo callaron, se resistió pero debido a la insistencia que el otro le daba, terminó por corresponder. Yamada no se sentía así desde hace mucho, la sincronía de su beso con el menor era a veces suficiente para hacerle olvidar todo lo que pasara alrededor suyo pero ¿era suficiente? Se separó unos centímetros para tomar aire y lo miró a los ojos.

-No siempre podremos estar de acuerdo y bien…
-Ryosuke, he perdido dos años de mi vida lejos de ti, lo último que ahora quiero hacer es pelear contigo… Perdóname

Se quedó viendo a Yuto y le dio un pequeño beso en los labios, tal vez un día no iba a ser suficiente.

----

-¿Se pondrá bien? – Ryutaro miró al chico de cabello negro recostado en la cama - ¿Por qué le pegaste Yabu-kun?
-Por idiota – contestó Hikaru y puso un vaso con agua en el velador – Entonces, Morimoto, tu cuídalo mientras el resto nos vamos a buscar a los otros tres, Takaki y Chinen se quedarán contigo… - se rió al ver su expresión – Hey! Es mejor que lo hagan acá a que prefieran ir a perderse al bosque ¿no?
-¡No tienes por qué decirlo así! – empujó a Hikaru – Maldición!

Yabu entró en la habitación y cogió a Ryutaro por la cintura antes de que pudiera saltarle encima al otro chico, lo sostuvo con su brazo mientras dejaba unas pastillas en la mesita de noche junto al vaso mientras este forcejeaba por soltarse.

-Cálmate Ryutaro – dijo serio – Ya les he dicho que si hacen algo se las verán con un gran castigo
-¿Y te harán caso? – dijo con molestia mientras se quedaba quieto - ¿Por qué yo debo quedarme? ¿Irán los del quipo de fútbol? Si ellos van… - no habló más porque Kota ahora le estaba tapando la boca con una de sus manos.
-Bien hecho – se rió Hikaru – Felizmente te tenemos a ti para controlarlo…
-Por eso digo que está enamorado de él y no se da cuenta

Chinen entró a la habitación con las manos de Takaki rodeándole la cintura, los dos mayores rodaron los ojos mientras Ryutaro dejaba salir un gritito de pánico.

-¡Lo han traumado! ¡¿Qué tanto hicieron ayer?!
-Nada – Takaki le sonrió a Yaotome con malicia – Nada que podamos decir sin correr el riesgo de que Kou-chan nos mate
-Ya déjenlo – dijo Yabu serio mientras afianzaba su agarre en el menor que quería salir corriendo – Saben lo confundido que últimamente está y lo siguen molestando
-Es que Ryu-chan es muy tierno y cuando se pone así de desesperado es cuando más cercano a admitir sus sentimientos está…
-¡RYUTARO!
-¡YO NO TENGO SENTIMIENTOS! ¡ENTIENDELO!

Yabu soltó al menor porque le acababa de morder fuertemente la mano y este corría para zarandear a Chinen, si no fuera que Takaki se interpuso en el camino, estaría en pleno cumplimiento de su desquite.

-¿Pueden callarse? – la voz de Inoo los hizo quedarse quietos y fijar todas sus miradas en él – Porque… - trató de mover sus manos pero estaban amarradas al respaldar - ¡¿Por qué me han amarrado?!
-Kei…
-Yabu no quiere que corras estúpidamente por el bosque buscando a Arioka –cortó Hikaru al chico – Y todos lo apoyamos – cogió a Ryutaro y lo sentó a un lado de la cama – Oblígalo a que tome las pastillas cada cuatro horas, solo así estará calmado, ustedes dos – miró al par que se reía burlonamente del menor – No hagan nada, en verdad Ryutaro está a su límite – cogió a Yabu del brazo y lo jaló – Debemos organizar los grupos de búsqueda, vámonos
-Lo encontramos, así tu quédate quieto y no te preocupes

Yabu sonrió amablemente al chico en la cama pero este seguía forcejeando para soltarse, siguió a Hikaru lentamente y al cerrar la puerta su semblante se volvió a poner serio.

-¿Qué pasará si no los encontramos?
-Bueno… - Yaotome soltó un profundo suspiro cargado de molestia – Tendremos que llamar a los guardabosques
-Ellos llamarán a la escuela…
-Si solo fueran Yamada y Yuto los que estuvieran perdidos, no me haría muchos problemas pero… - lo miró preocupado – Sabes como yo lo inestable que es Arioka… No nos podemos arriesgar…
-Ese niño… Maldición, todo por no darse cuenta de las cosas antes
-Es probable, pero también la de Inoo por no asegurar las cosas
-¿Ahora estás de su lado o es lástima?
-Ninguna, es solo que hubiera sido bueno confesarse - se rió y le dio unas palmaditas en el hombro – Vamos Capitán, tenemos tres niños por encontrar

----

Tenía las rodillas raspadas y frío, las ramas de los árboles y los arbustos ya le habían hecho muchas heriditas en toda la piel; el clima tampoco ayudaba, ya estaba atardeciendo y el viento helado que había le calaba hasta los huesos y como no si es que seguía con su ropa de deporte: delgada, corta y poca ¿Por qué no podía detenerse a meditar nunca las cosas? Solo había salido corriendo por ver a Inoo junto a Yabu… Era demasiado celoso, posesivo y egoísta, como siempre lo tuvo a su lado nunca se preocupó en ningún momento de perderlo, daba por sentado que siempre estaría con él y ahora… Ahora no lo estaba y era el sentimiento más doloroso del mundo.

-¿Por qué?

Escuchó el ruido del río corriendo y caminó hasta el, al llegar al borde se sentó a los pies de un árbol y ocultó el rostro entre las rodillas, evocó el rostro de Kei sonriéndole y un calor interno se expandió por su cuerpo… Daría su vida porque estuviera ahora a su lado abrazándolo y diciéndole que nunca lo dejaría.

----

-Hmmm Yuuya…

El gemido de Chinen llegó hasta dentro de la habitación y el cuerpo de Ryutaro se escarapeló por el miedo y la pudor.

-Idiotas! – gritó pero solo se escuchó una pequeña risa y más sonidos de extraña pronunciación – Hay habitaciones y no hay nadie… Porque demonios tienen que…
-Déjame salir y te llevo conmigo, te conviene

Inoo miró serio a Ryutaro, sabía que si lo convencía para alejarse de ahí, lograría poder ir a buscar a Daiki… No había llevado nada de abrigo y conociendo lo torpe que era seguro se había caído y hecho alguna herida… Debía llevar un kit de primeros auxilios por si acaso, así podría curar cualquier cosa que se hubiera hecho… Y Comida, también tenía que llevar comida y Pockys, los Pockys lo harían entrar en calor y también lo alegrarían, sonreiría infantilmente como solía hacerlo cada que le daba esa cajita roja.

-No puedo, Kota ordenó que no te dejara salir por nada…
-¿Aún si eso equivale escuchar los gemidos de esos dos?

Se escuchó como Chinen gemía más alto al otro lado de la puerta y Ryutaro abrió la boca otra vez con pánico… No, en definitiva no quería quedarse ahí con esos dos ninfómanos haciéndolo toda la noche y quien sabe cuánto tiempo más, su mente no iba a tolerarlo y la imagen de la noche pasada se hizo presnte… Se paró rápidamente y empezó a liberar las manos del mayor.

-Gracias…
-No lo hago por ti, es solo que no me quiero quedar acá
-De todas formas – sonrió y cuando estuvo liberado se sentó en la cama – Necesito que me hagas otro favor
-¿Qué?
-Busca comida en la cocina y tráela, si es posible, que todo sea en conserva pero trae los de abre fácil…
-¿Piensas ir a meterte al bosque? ¿Tú también?
-No creo que haya alguien aparte de mí que pueda traer a Daiki…
-¿Cómo estás tan seguro de eso? ¿Cómo no sabes que fue a buscar a Yamada porque estaba preocupado por él?

En primer momento el mayor no contestó, se quedó viendo al menor y pensando, al final solo sonrió débilmente y con voz baja le contestó.

-Entonces… Yo soy el que no puede vivir sin él, necesito buscarlo…
-Entonces comida enlatada - Morimoto se levantó molesto y caminó hasta la ventana - ¿Algo más?
-Ve al cuarto del equipo de fútbol y busca el bolso de Daiki, tráelo...
-¿Y cómo demonios voy a saber cuál es el suyo? ¡Todos usan el mismo diseño!
-El de Daiki tiene un colgador de pingüino… Lo tiene en el lado derecho, yo lo puse ahí…
-Eres un idiota

El menor le lanzó una mirada de lástima y salió por la ventana en busca de las cosas que el otro le había pedido.
Inoo se sentó en la cama a meditar las cosas ¿Cuánto tiempo había soportado? ¿Tres o cinco horas? Ni siquiera había podido ser firme con su decisión de olvidar a Arioka, que patético era, pero por el momento, eso no le importaba mucho, solo quería encontrarlo y cuidarlo. Se levantó y empezó a sacar las cobijas de la cama para doblarlas y meterlas al bolso, lo iba a encontrar, lo sabía.

Tegami [OneShot]

http://i89.photobucket.com/albums/k220/Satommy14/pensamiento1.jpg: Ah~~ un peso menos♥
: Nada :D
: En un vaso con agua


Título: Tegami
Autor: Satommy
Parejas: Inoodai
Género: Angst
Extensión: Oneshot
Advertencia: Muerte de un personaje dos
Summary: “Porque de alguna forma, ellos tienen que estar juntos”
Notas: Aya, tú ya sabes que este fic es por tu culpa XD así que te lo dedico… Aunque no sé que tanto… Aasdsad -3- Es algo personal, creo, no sé LOL si no les gusta… Lo siento, tenía que escribirlo


Había oído de los rumores pero nunca los había confirmado y, en todo caso, hubiera preferido nunca saberlo con tal certeza. En su corazón no solo sentía dolor, era algo mucho más profundo, era un sufrimiento insoportable, uno que era mejor llevar a su fin.

Yuto lo había invitado a salir para sacarlo de la depresión en la que se había sumergido después de la ruptura con Kei. En su momento, en el instante que lo invitó, había parecido una buena idea… Ya llevaba un mes comiendo y respirando por puro instinto, ni siquiera hablaba, solo cantaba y esto si era estrictamente necesario.
Decir que la vida se le había ido con aquellas palabras de despedida era poco, Arioka Daiki no solo había perdido su vida, había perdido el alma y su esencia.

Estaban caminando por el centro de la ciudad, Yuto hablándole de mil temas a la vez a ver cual cautivaba su atención pero era imposible, cada tienda que veía la relacionaba con el mayor ¿Por qué habían terminado? Inoo nunca le había dado un motivo aparente y tampoco preguntó, sabía que podría doler peor. Su mirada se fijo en la ventana de un café, uno que conocía muy bien pues ahí había sido su primera cita ¿Cuánto había pasado desde eso? La campanita de la puerta sonó y lo hizo reaccionar, se fijo en las dos personas que salían y su mundo se vino abajo… ¿Qué hacía Chinen con Kei? ¿Por qué estaban tomados de la mano? ¿Y porque se besaban en público como si nada les importara? ¿Cómo si EL no importara? No reaccionó, no podía, su cuerpo estaba agarrotado y congelado en aquel lugar, mirando fijamente como aquel que en algún momento fue suyo, besaba a otro…

-Daiki…

Yuto lo sacudió para hacerlo caminar, pero no tenía las fuerzas, sus ojos se nublaron con lágrimas y en cuestión de segundos todo se puso negro en su mundo ¿Acaso la pena te podía matar tan rápido? Si era así, lo agradecía, la herida abierta en su pecho era demasiado para su pobre cuerpo ¿En algún momento se iba a poder recuperar de esto? No… Era imposible, nunca lo superaría, nunca lo haría porque el… Él le había entregado todo a Inoo Kei, le había dado todo lo que poseía y lo que podía entregar como persona.
Abrió los ojos lentamente y estaba en su cama ¿Cómo había ido a parar ahí? Se giró a la derecha y lo vio dormitando a su lado… Era un sueño ¿verdad? Tenía que serlo, hace solo un momento lo había visto… ¿Cuánto tiempo llevaba dormido? Miró hacia la ventana y se dio cuenta que todo estaba oscuro, que había luz solo en su habitación. Dejó salir un profundo suspiro e inmediatamente el cuerpo de su costado se incorporó, apenas iba a decir algo cuando unos brazos lo rodearon, sintió la ropa de su pijama humedecerse y la rabia se apoderó de su interior, lo empujó de un solo movimiento y el, ahora también con lágrimas lo encaró.

-¡¿Qué haces aquí?! ¡¿Quién te dejó entrar?!
-Daiki… - Kei lo miró arrepentido, se secó las lágrimas y volvió a acercarse pero no demasiado – Te desmayaste en la calle… Suerte que estaba cerca para ayudar a…
-¡Estabas con Chinen, Kei! ¡ESTABAS CON ÉL! – su furia solo podía reflejarse en gotas saladas, pero no solo lloraba por amargura, lloraba por el dolor que no se extinguía - ¿Qué acaso no fui importante para ti? ¿Qué acaso soy tan fácil de olvidar?
-Yo… Daiki, perdóname…

Por debilidad, por añoranza, por nostalgia, amor o desamor, cualquiera que hubiera sido el motivo, no se alejó del beso que sabía que el otro le iba a dar. Aquellos brazos volvieron a rodear su cuerpo y lo acercaron, una de sus manos se enredó en su cabello y la otra se deslizó por debajo de su cuerpo, ambos lo necesitaban, ambos se necesitaban, lo sabía y lo sentía.

Estaba desnudo en su cama, con Kei entrando lentamente en su interior, sus paredes rodeaban su miembro, encajando con él a la perfección, creando la fricción perfecta sin ningún tipo de dolor y con la sincronía exacta de latidos y caricias. Besaba su pecho como muchas veces antes lo había hecho mientras sus manos lo cogían de la cadera y lo penetraba. Una, dos, tres veces… ¿Cuánto placer y amor podían estar encerrados en un solo acto? Su cuerpo pedía a gritos que nunca más lo dejara ir ¿pero acaso dependía de él? Entraba y salía, los gemidos inundaban su habitación, lo había extrañado… Lo había extrañado como si hubieran estado distanciados una eternidad. Una fuerte estocada y sintió su cuerpo explotar, el semen salió disparado manchando su vientre y parte del rostro de su amante, Kei lamió cada centímetro de piel, limpiando esta del líquido blanco, dio dos embestidas más y se corrió en su interior. No lo soltó, en ningún momento dejó de abrazarlo, se giró sobre sus cuerpos y lo acurrucó en su pecho, le acariciaba el cabello mientras le tarareaba una canción… La canción que había compuesto para su segundo año de aniversario.
Nuevamente las lágrimas empezaron a rodar por el borde de sus ojos y empezó a mojar la piel del mayor, este apretó más su abrazo y lo acercó mucho más a su rostro.

-Perdóname Daiki… - dijo casi inaudible, en un susurro que se podía perder si no se prestaba atención – Chinen y yo… Hace tres meses…

Un mes no encajaba en tres, y ellos recién habían terminado hace uno… ¿Lo había estado engañando? No… El nunca…

-Que estamos en…

Él lo había hecho, lo había engañado… Pero entonces, ¿por qué se había acostado con él? Se sentía sucio, el amor que sintió en un primer momento se fue al vacío, solo había sido un… Juego, o alguna otra tontería a la cual no podía darle nombre. Juntó toda la fuerza que poseía y lo jaló del brazo hasta sacarlo de la cama, lo hizo caer con un fuerte golpe y le tiró una almohada al rostro.

-¡Lárgate! ¡LÁRGATE INOO KEI! - cogió otra almohada y se la tiró de la misma forma - ¡TE ODIO! – tomó la lámpara pero solo lo amenazó, a pesar de todo… No podía dañar a quien más amaba en el mundo - ¡VETE DE MI CASA! ¡VETE ANTES DE QUE TE MATE!

El chico de cabello negro se paró lentamente, derramando pequeñas lágrimas en el proceso, recogió su ropa del piso y susurró otro lo siento antes de salir de la habitación.
Daiki se cogía el pecho, algo dentro se había destrozado en pequeños pedazos y era inútil tratar de juntarlos, no había forma de unirlos la única solución era quien le había hecho aquel daño. Escuchó la puerta principal cerrarse y quiso que su vida acabara en ese mismo instante, se puso el pantalón del pijama y salió, no había nadie en la casa, todo estaba vacío y oscuro, sintió por unos segundos un pequeño alivió, sus padres no habían escuchado ningún ruido… Pero tan rápido como ese alivió apareció, se esfumó y ahora el recuerdo y el dolor de lo ocurrido volvieron y con más intensidad.
No quería estar ahí, quería olvidar todo… Quería que terminara ese sufrimiento que le corroía el interior y… Como si de una salvación se tratara, recordó las pastillas recetadas a su hermano, las que le dieron para poder dormir… Siempre había sabido que tomar muchas de ellas… Corrió a su habitación y buscó, en su desesperación tiró la ropa de los cajones al piso y luego, pensando con mayor claridad se acercó a la mesita de noche, ahí estaban, dispuestas para él y sus necesidades. Caminó lento hacia su cuarto y se sentó sobre la cama, recostando su espalda en el respaldar, miró el tubito por un rato ¿Qué tanto dolía? ¿Podría verlo mañana? Tenían ensayo y… El beso que se dio con Chinen lo hicieron prácticamente arrancar la tapa y tirarla lejos, dejó caer un puñado de las pastillas en su mano y se las tragó, las pasó todas de golpe, sin atorarse y sin dejar caer ninguna, repitió lo mismo hasta que el frasco estuvo vacío… ¿Esto era acaso lo correcto?
Empezó a tener sueño y sonrió, para mañana ya no dolería, para mañana ya habría olvidado todo. Se enredó entre sus sábanas y cerró los ojos… ¿Qué tan difícil podía ser morir? Recordó por fragmentos todo lo que había vivido con Inoo, su vida había sido perfecta a su lado ¿Cómo era que habían acabado así? Era consiente como sus latidos se iban deteniendo y un miedo lo embargó, quería gritar pero no había voz que saliera de su garganta, se quería mover pero su cuerpo estaba muy cansado como para hacerlo, ya no tenía control de nada, solo sabía que la oscuridad terminaría pronto con todo y que por fin el, podría superar a Kei. Por fin su agonía terminaría.

----

-No está muerto…
-Inoo, escúchame, el…
-¡No está muerto maldición! Yo ayer… ¡Estuve con el Yabu! ¡NO PUEDE ESTAR MUERTO! Daiki… Daiki no puede haberse suicidado… No…

Yuto se acercó a él y lo hizo girarse de un solo jalón en su hombro, le tiró un golpe en la mejilla que lo tiró al piso y luego lo levantó de nuevo simplemente para volver a hacerlo caer de otro golpe.

-¡Por idiota! – le gritó con furia - ¡TODOS LO PERDIMOS POR CULPA DE TU ESTUPIDEZ!

Ryosuke corrió a abrazar por la cintura a su novio, haciéndolo retroceder varios pasos con su fuerza, Yuto lo cogió de la mano y salió de la sala de reuniones, cerrando de un portazo, todo el mundo estaba callado, Chinen corrió a ayudarlo y a tratar de ver que tanto daño le había hecho Nakajima pero un manotazo lo alejó.

-Aléjate… No… No quiero nada contigo…

Las palabras de Kei profundizaron en todos los presentes, ninguno dijo nada, las miradas acusadoras hacia el más bajo eran más que suficientes.

Salió del edificio al último, después de que prácticamente ha hubieran cerrado, caminó por las calles sin destino aparente, se sentía solo, más solo de lo que nunca hubiera estado ¿Cómo había podido matar a la razón de su existir? Momentos de placer nunca podrían ser reemplazados por momentos de amor y ahora lo comprendía, pero nunca más podría volver a tenerlos, su contra parte, la persona que lo complementaba, acababa de desaparecer de este mundo y todo por su culpa, por no controlarse… ¿Por qué recién ahora que era tarde se daba cuenta? Escuchar gritos y verlo desplomado en el suelo fueron el peor susto de su vida, había corriendo por entre los carros para llegar a su lado y cargarlo en brazos… Había olvidado lo frágil que podía ser Daiki con los ojos cerrados, siempre le había gustado protegerlo. Cayó de rodillas al piso, llorando todo lo que no había podido, recién asimilando lo que estaba ocurriendo a su alrededor, los canales de noticias daban el titular de la semana y tal vez del mes “Miembro de Hey! Say! JUMP Muere por sobredosis de pastillas, se rumora que fue un suicidio”, pero no, para Inoo no era un suicidio, era un asesinato, el había matado a su razón de existir… ¿Cómo había sido capaz de hacerlo? Chinen nunca podría igualar a Daiki, no había forma… Era egoísta, mimado, egocéntrico… Fingido, deseoso de ser el centro de atención… ¿Cómo había podido caer en su juego? Daiki siempre le regalaba sus mejores sonrisas y sus abrazos más cálidos…

-Maldición… Lo arruiné… Maldición, maldición, maldición… - golpeó el pavimento con todas sus fuerzas, ahogándose en su propio llanto -

----

Miraba la tumba de su mejor amigo sin poder terminar de creerlo ¿la imagen delante suya era real?

----(FLASHBACK)----

-¿Dónde está Inoo?

La ceremonia de cremación de Daiki ya había iniciado y el chico no aparecía, Takaki miraba a todos lados pero aparte de familiares y gente de la compañía, el no se encontraba presente.

-Le dije que se fuera – contestó Yuto con cierto desdén – Ni su familia ni yo queríamos verlo
-¿Por qué actúas de esa forma? – le llamó la atención Yabu – El es el que más sufre de todo lo que está sucediendo…
-Es su culpa que en primer lugar Daiki esté muerto – apretó los dientes y miró hacia el ataúd que era metido a la cámara de fuego – El fue el que lo impulsó a hacer semejante tontería… Matarse por amor, que estupidez…
-Yo moriría por ti – murmuró Yamada – Así que no digas eso, todos deberíamos callarnos y mantener el respeto.

Tampoco fue a la ceremonia de entierro pero nadie lo expresó abiertamente, todos sabían porque era posible que se ausentara así que le pusieron justificación su miedo y dolor, pero a los dos días de no aparecerse por el trabajo ni por su casa, algo empezó a desencajar.

----(FIN FLASHBACK)----

Iba a acercarse a ver lo que tenía escrito el papel que tenía Inoo en su mano pero Yabu fue más rápido y se acercó cuidadosamente a quitárselo para poder leerlo.

“Yo no puedo vivir ninguna vida si es que el no está a mi lado, lo siento, pero quiero estar con él y si no puedo estando vivo, será estando muerto.”

Yuto se acercó lentamente y puso su mano a la altura del cuello de Kei, tratando de encontrar su pulso pero por la frialdad de su cuerpo supo inmediatamente que estaba muerto, podía estarlo desde ayer y nadie se había dado cuenta.

-Llama a la policía… - Yabu ocultó la carta en su bolsillo – Yo… Llamaré a los padres de Inoo les avisaré… De paso que… Le pediré el favor de enterrarlo a su lado – unas lágrimas empezaron a mojar sus mejillas – Así es como ellos hubieran querido estar…

----

Los titulares rompieron con su propia imaginación al publicar historias ficticias de porque era que dos miembros de uno de los grupos de la Johnny’s Entertainment habían muerto de la noche a la mañana sin algún motivo aparente, muchas personas alegaban quera presión del trabajo y de los estudios, otros aludían a la depresión causada por la pérdida por un amigo pero otros acertaban cuando decían que se trataba de una relación de amor dónde uno se mató porque el otro también lo había hecho. Yuto dejó el periódico de esa mañana sobre el sofá y caminó desganado, el grupo estaba en hiatus indefinido y había muy pocas posibilidades de volver a actividades, muchas fans habían abandonado el fandom por el gran shock que recibieron al saber que dos de los miembros habían fallecido y, para ser sinceros, cantar las canciones de HSJ incluso se había vuelto deprimente, Daiki tenía demasiado solos y tratar de cantarlos era como usurpar su lugar. Su cuerpo chocó con el de otra persona y miró hacia abajo encontrándose con Chinen.
El odio reflejado en su mirada expresaba más que mil palabras, no cabía en sí la idea de que alguien tan despreciable hubiera estado en su lista de amigos… Él era el único al que casi no le había importado lo ocurrido, igual paraba sonriendo ante cámaras y actuando de lo más tranquilo, muchas veces lo habían tenido que agarrar para no darle ningún golpe, los rumores podrían empeorar.

-¿Sigues molesto conmigo? – preguntó con su voz infantil, poniéndose serio - Yo no tengo culpa por lo ocurrido
-¿No la tienes? – respiró profundo y lo miró – Tu terquedad, ambición y egoísmo no solo han destruido a HSJ o me han arrebatado a mi mejor amigo, también ha terminado con dos vidas, dos vidas que a causa tuya tuvieron que unirse en otro mundo… ¿Acaso ya estás contento? ¿Ya por fin te sientes bien por haber obtenido la atención de Inoo? Todos saben que solo lo hiciste por envidia, porque no soportabas que él no te diera ni un tercio de lo que le daba a Daiki… Ellos no debieron morir, el que tenía que hacerlo eras tú…

Ryosuke volvió a cogerlo de la mano y a alejarlo, pero no estaba dispuesto a irse, no aún, tenía que decirle algo más a Yuri.

-¿Sabes? No, no debes morirte, debes quedarte vivo y vivir con la culpa de haber matado a dos de tus amigos, aparte de haberlos traicionado y haberlos hecho sufrir… Recuerda esto, todo se devuelve en esta vida…

Dicho esto salió del lugar, seguido por Yamada, lo abrazó con fuerza y le pidió por favor que lo dejara solo. Caminó hasta salir de la compañía y tomó un taxi para ir al cementerio donde estaban Inoo y Daiki enterrados. El último favor que había podido hacerles aún después de vivos era convencer a la familia de Inoo de enterrarlo a su lado, tal y como había predispuesto Yabu. Llegó y caminó lentamente hasta las dos lápidas, se arrodilló ante ellas y junto sus manos, dándoles una oración, de su bolsillo sacó la carta de Kei y la dejó en la tumba del menor, poniendo una piedra encima para que no se volara y entre las dos, colocó una carta que el mismo había hecho.

“Par de idiotas… Siquiera espero que allá en el cielo o en el infierno, donde quiera que se encuentren, sean felices. La muerte nunca es una salida pero al parecer su lazo y deseo de estar juntos fue más fuerte, solo me hubiera gustado que se dieran cuenta que Chinen nunca podría haber interferido con ustedes si es que no se hubieran dejado, pero no sirve llorar por a leche derramada.
Si quieren saber del grupo… No sé qué será de nosotros, particularmente estoy pensando en dejar la compañía, todo está siendo un caos ahora último ¿ven que es otro motivo por el cual no debieron irse? Ya no sé qué escribir ni qué más decirles, solo que los quiero y… Los extraño… Sería bueno que pudieran volver y sonreír como solían hacerlo.”

FIN


--------------------------------------------
LOL~~ Ni siquiera salió como originalmente lo quería ._. pero bueno... Ahí está~

up