Friendzone [OneShot]

http://i89.photobucket.com/albums/k220/Satommy14/pensamiento1.jpg: Mis deditos están helados u3u
: In these arms - Bon Jovi
: San Francisco - Starbucks near California St.

Título: Friendzone
Autor: Satommy
Parejas: Inoodai
Género: Angst[?]
Extensión: Oneshot superó las mil palabras lol
Notas: Ñeh ñeh ñeeeh uwu Holi mortales~! ¿Cómo están después de tanto tiempo? Hahaha yo quiero contarles que estoy bien 8D Y esta actualización es en dedicación especial para mi adorada kohai llamada Ageha[?] por la única que actualizo mi blog personal[?] para que luego me publique en mi cuenta de fb sobre lo que lee -lol- Pequeña mocosa que quiero golpear por ser tan mensa y algo clumsy, I can't be by your side right now, sorry for that~ Pero el tiempo se pasa volando y faltan casi 2 semanas para que vuelva a Perú, ahí prometo sacarte la mugre por ser tan tú♥ Lo digo con cariño hahahaha pero nah, sabes que no es para golpearte[?] XD♥ adasdads Quería decirte, FELIZ CUMPLEAÑOOOOOS!!!
Te lo dije temprano por whatsapp pero no esperes que lo ponga en el muro porque simplemente, odio esas cosas ;D soy cool, you know -lol- Espero que el fic no te haga odiarme más ni me quieras golpear por hacerte llorar. Llorar es bueno, libera el alma! #justsaying espero te guste y sino, lástima e3e mi cabeza ama el angst y no sé cómo escribir oneshots sin él orz Y si no te gusta que sea Inoodai... Pues D: ya, no me digas nada mejor *llora* Te quiero, tonta♥


Su cabello negro cayó sobre sus ojos oscuros ligeramente nublados por las lágrimas que amenazaban con caer por la comisura de estos, pestañeando varias veces hasta que logró secar la molesta humedad y pudo contener cualquier posibilidad de llanto. No podía ni debía llorar, porque él desde el mero inicio ya sabía a lo que se atenía.

Aunque, dijera lo que dijera, no era nada fácil de afrontar.

Ser consciente de la realidad que te rodea no significa que puedas comprenderla con totalidad e Inoo, lo sabía mejor que nadie. Dos años amando en secreto al ser más puro del planeta, tan sólo para verlo caer rendido en brazos ajenos una y otra vez.

¿Con cuántas personas ya, se había acostado Daiki? ¿Por cuántos labios ya, habían pasado aquellos belfos rosas tan dulces y delicados que él moría por poseer?

Nunca había hecho partícipe al menor de sus sentimientos por el temor a perderlo, pero no era fácil vivir de cerca, siendo el maldito pañuelo de lágrimas de la persona de la cual vivías enamorada. Era someterte a ti mismo a una piscina de ácido una y otra vez, corroyendo cada partícula de carne en tu mísero organismo de por sí podrido por la enfermedad de los celos y la envidia. De la tristeza y el desamor.

Porque él amaba a Daiki más que a nada en esta vida, lo amaba y era devoto a su hermoso ángel más el menor vivía ajeno a ello y tan sólo hacía y deshacía a su alrededor, volando como esa mariposa libre y entregada a probar los pistilos de toda flor que se le viniera en gana.

Pero era puro, tan puro…

Y es que Arioka no se entregaba a otros brazos y a otros cuerpos por el placer de hacerlo, no lo hacía porque buscara sexo para complacerse. Lo hacía porque quería sentir que le importaba a alguien, lo hacía porque pensaba que si no se entregaba en cuerpo y en alma, terminaría con el corazón roto otra vez.

Daiki no quería estar solo, pero nunca se daba cuenta de quién siempre lo acompañaba.

Delante del castaño y después de dos años de amarlo en secreto, su pobre fortaleza se vio resquebrajada y él se destrozó en miles de pedazos, las lágrimas siendo la única prueba de la debilidad que tenía por aquel joven con cara de niño. De aquel cuerpo tan ultrajado que él ansiaba proteger y cuidar bajo cualquier concepto. El ser que él amaba pero que no se valoraba a sí mismo.

-K-Kei… ¿p-por qué lloras?

Los ojos del castaño también estaban empapados, por haber llorado momentos antes lamentando su patética vida amorosa en la que cada idiota lo usaba para de nuevo dejarlo. Que después de un beso y algo de sexo, lo dejaban en la cama sin un adiós que para él pudiera suponer un hasta luego. Lloraba porque nadie lo quería y él, se sentía miserable… Porque creía, que nadie tal vez jamás, pudiera llegar tan siquiera a extrañarlo.

Tantas personas habían pasado por su cama y ninguna, había vuelto a verlo.

Las manos pequeñas a comparación del pelinegro, acariciaron su cabello mientras seguía llorando el alto, incapaz de consolarlo porque jamás había sido posible para él decir algo más reconfortante que el “todo saldrá bien”, porque el de las palabras era Inoo, porque era Inoo el que le daba el calorcito cuando todo se volvía frío en su corazón. Era su cable a tierra, era su salvación.
Verlo llorar era doloroso, pero no podía hacer nada más que abrazarlo, manteniendo su silencio y repartiendo besos en su frente, tratando de hacerlo sentir como un niño querido, como un amigo importante porque lo era. Porque sin él, estaría perdido.

-No quiero ser tu amigo ya… Daiki – habló bajo el mayor, separándose del chico – No puedo ya con esto, ya no puedo… Yo te quiero
-Yo también te quiero – susurró el menor, sin comprender ni un poco el dolor de las palabras arrastradas que salían de los labios del otro. Su temor haciéndose presente en el estómago, dándole un peso sobre cosas que jamás antes había tomado en consideración – Por favor… deja de bromear, Kei-chan… yo sé que siempre vengo a ti llorando por cosas así, pero yo no…

Un beso lo calló y más lágrimas cayeron del mayor, humedeciendo la superficie de aquel sofá de color champagne que tantas veces había amortiguado su cuerpo rendido después de noches enteras de consolar a Daiki de una de sus tantas rupturas. De aquel sofá testigo de todas sus lamentaciones por no poder ser más algo más que el amigo. El pelicastaño se quedó estático y antes de poder decir algo, de pedir perdón o de pedir alguna explicación, el mayor ya se había levantado y había cogido sus cosas.

Sus pasos largos lo guiaron a la puerta, abriéndola con un sonido tosco que Arioka, jamás podría olvidar.

-Lo siento… Dai-chan, no te veo como un amigo, jamás te he visto como un amigo y ya no puedo escuchar más… sobre cada hombre con el que te acuestas, o cada persona que dices amar. No lo soporto y me debo querer un poco más, sólo quiero que seas feliz… Pero, no deseo quedarme para verlo… Adiós, Dai-chan

Inoo era su amigo, su pilar, su todo…

Las gotas saladas plasmadas en la superficie clara de aquel mueble en el que seguía paralizado, pronto se vieron acompañadas de muchas más.

El vacío ahora peor, era más cruel, ¿qué se supone que iba a hacer ahora?

En su mundo gris sin color, cruel y vacío debido a la falta de amor, la soledad no se sentía porque siempre había tenido la compañía incondicional de su ángel guardián. Porque en su mundo partido y no ideal, la persona llamada “Inoo” siempre existía al lado de “Daiki”.

Porque en su mundo opaco, él estaba solo pero siempre estaba acompañado.

Porque él podía vivir con el corazón roto, pero no sin Kei-chan… que siempre lo curaba para que se volviera a enamorar.

4 comentarios :

Ageha Chihara dijo...

Primero mioooooo <3
Asdasd asd graciassss y eso de que no me golpearas asdasd lo dudo twt
XD

Lo leere ya, aunque despues de semejante intro me dd miedito pero yap??!!!

Mio!!

Ageha Chihara dijo...

Que ....
Me has dejado calladita, temblando pero sobre todo roja, muy roja. Y no, no es por querer llorar ni por nose.... no tengo palabras ahorita.

Pero carajo que Daiki deberia ir detras de KEI!!!! Pirque no se dio cuenta antes... porque..ay mejor ni reniego xD

Lo ameeeeee <3

Y te amooooo x dedicarmelo!!, sabes que me gusta el inoodai aunque agh a inoo ewe yap!
XD va al baul este fic caray!!
Al baul de mis tesoros!!

Chando regreses no me tires chancleta ninja xD dame amor nada más(?)

Nina Segawa dijo...

Awwwwwwww tan tristeee ;A; pobre Inoo-chaan... pero aun asi me gusto muchsimo ♥

Ayaa dijo...

Y así es la maldita frienzone ;3;
Pobre Inoo, comprendo ese sentimiento de estar cansado de siempre escuchar los sufrimientos de la persona que uno quiere ;O;
Daiki debería reflexionar y darse cuenta de que Inoo siempre ha estado ahí y que no hay mejor opción que amarlo, porque nadie más lo podrá hacer feliz ;___;


up