30 diciembre 2012

Recuerdos [Oneshot]

http://i89.photobucket.com/albums/k220/Satommy14/pensamiento1.jpg: ¿Realmente, alguna vez habrá importado?
: You suck at love - Simple Plan
: en Huancayo, hecha bolita en mi cama

Título: Recuerdos
Autor: Satommy
Parejas: Ariokamoto Inoodai-Hikato
Género: Angst[?]
Extensión: Oneshot
Summary: "Porque nada fui, y nada nunca seré para ti, hoy te olvido"
Notas: Que está raro ._. e iba a ser drabble... pero salió one-shot... u3u a ver qué dicen... Feliz año X'D les debo muchos oneshots de navidad, PERO LOS SUBIRÉ, LO JURO lol~♥ y... aparte... u3u yo creo mucho eso de escribir una carta y quemarla para olvidar, así que, si tienen este año cosas que desean olvidar o simplemente, sentir un peso menos encima, anímense :3 es bonito y realmente tranquiliza.


Tomó con cuidado aquella caja donde había puesto todo lo que concernía a aquella persona, la abrió a costa del dolor en su pecho revisó, una a una las cosas que había puesto dentro: una carta, un dibujo, un peluche, unos cuantos libros, unas cuantas fotos y un pequeño usb donde almacenaba conversaciones pasadas.

-Mierda…

El chico guardó todo rápidamente en su sitio antes de que las lágrimas amenazaran con salirse de su sitio, aunque era inevitable el detenerlas pues siempre que recordaba todo le venía encima y dolía, dolía como si fueras quemado en vida. La carne achicharrándose de un dolor indescriptible hasta que después de un rato, quedaba muerta. Él ya estaba muerto ¿o no?
Sacudió su cabello, nuevamente ese molesto pensamiento de sentirse nada tan solo por haber sido olvidado ¿pero en realidad quien lo había olvidado? Alguien que jamás nunca lo tuvo presente.

Nunca fue nada, así que en nada podría convertirse ahora.

Era irónico, muchas veces se repitió a si mismo que no se podía perder algo que jamás fue tuyo pero se sentía tan propio que se olvidó de un momento a otro de su realidad. De su penosa realidad ¿Cuándo creyó en un mínimo momento que Daiki lo tenía presente? ¿Cuándo fue que creyó que podía siquiera considerarlo? ¿Cuándo se engañó a si mismo de que sentía algo?

¡Por dios que ni siquiera eran amigos!

Él solo era uno más en la interminable lista que Arioka poseía, amigos enamorados en un silencio tormentoso, uno más que le hacía sonreír pero que nada más que eso había llegado a ser.

Era un miserable bufón en esa deplorable vida. Pero ya no más ¿por qué llorar por alguien que a quien ni siquiera le importaba? ¿Por qué esperar lo imposible?
Miró a Hikaru parado a un costado, con la mirada desviada pues no quería presenciar lo obvio. La persona que amaba aún sufría por alguien más.
Pero Keito no era como Daiki y él era lo suficientemente maduro como para enfrentar la realidad de las cosas. Era hora ya de pasar la página, era tiempo de dejar todo atrás, de dejar falsas esperanzas en el olvido, de empezar la curación de la herida que se abría cada que recordaba algo mínimo, pero borraría de su persona cada mención de Arioka, borraría el significado de cada canción dedicada y la volvería a dedicar, para darle un sentido más vivo, mucho más alegre y que le diera a sí mismo, una razón para sonreír y ya no de llorar. Cada pensamiento lo relacionaría a algo más ¿por qué a él? ¿Quién era el castaño?

Solo una piedra más en ese camino largo llamado vida. NADA más.

Y así lo olvidaría.

Lentamente se levantó con la caja en mano y la metió en un bolso que también, tontamente había conseguido como iluso enamorado. Realmente, no lo valía… ¿Cuándo Daiki había estado triste cuando decidieron no verse más? ¿Cuándo siquiera hubo derramado una maldita lágrima por él? ¡Solo él era quien lloraba su ausencia! Él jamás lo notaría… el simplemente, viviría feliz en su mundo como hasta ese momento había hecho, porque era Daiki y tenía a Inoo, porque ambos eran felices y él… ¿él quién era?

Nuevamente el maldito pensamiento se apoderó de su ser, pero se lo sacó de otra sacudida de cabeza, apretó tan fuerte los ojos que se pusieron rojos pero no porque llorase, sino porque era el cúmulo de tantas veladas pasadas a lágrima viva. Pero ya no más.

-Keito…

Yaotome lo abrazó por los hombros y lo hizo acomodar en su pecho, era difícil por las alturas de ambos pero lo hacía con cariño y eso, le bastaba al menor.

-Te rechazó… jamás sintió algo por ti... - le recordó, sintiendo un puñal adentrarse en el medio de su estómago – No le debes tener ya consideración
-Lo sé…

Su voz sonó rasposa, a punto de quebrarse nuevamente pero su decisión era tal que contuvo cualquier debilidad, respiró hondo y tomó fuerte la mano del mayor, entrelazando los dedos buscando aquel apoyo y la fuerza necesaria para hacerlo, de borrar todo y dejarlo atrás.

Que pesados se sentían sus pies en aquel momento.

Salió lento acompañado del mayor, mirando en la playa aquel grupo de chicos alrededor de una fogata que hablaban animadamente. Todos felices y ajenos a él.

Todos eran ajenos a sus sentimientos salvo Hikaru, que a pesar de no ser correspondido aún, siempre lo apoyaba. Eso lo convertía en lo mejor de su vida ¿Cuándo creyó que era Daiki el dueño de aquel puesto? Lo miró de reojo, riéndose de algo que dijo Yuto y seguro más tarde, se dirían algo insinuante pero quedaría en nada como siempre y él, inocente blanca paloma, ocultando sus sentimientos, volvería con Kei.

-Tantas cosas…

Dijo en voz alta el guitarrista, cerrando los ojos con fuerza nuevamente y apretando los dedos alrededor de la mano del otro chico que seguía a su lado.

-¿Tantas cosas? – preguntó con timidez
-Dijo… muchas mentiras… y yo las creí…

Keito lo soltó y se adelantó unos pasos más entre ellos, Yabu mirándolo confundido, Ryosuke también curioso de lo que llevaba, pero nadie recibió explicación alguna, lo único que vieron fue un bulto de tela volar entre la leña y el fuego se lo comió vivo, eliminando el rastro de cualquier contenido que hubo tenido la caja, incluso, ella misma.

Por fin terminaba aquella dolorosa etapa, por fin, se deshacía de aquellas malditas cadenas, por fin… Dejaría atrás y bloquearía todo lo que supusiera ser Arioka Daiki.

-¿Qué cosa había ahí, Keito?

Se acercó Chinen desde atrás queriendo ver algún resto entre las cenizas recién formadas por el contenido echado al medio del calor infernal, sacándolo gratamente de aquellos pensamientos que nuevamente se volvían hirientes, partiéndole la cabeza y el alma en dos, pero su voz chillona y cantarina insistió, agradeciendo en silencio su aparición, aunque el otro jamás fuera a saber de ello.

-Recuerdos, solo eso – contestó con simpleza, recostándose sobre el pecho de Hikaru al sentir sus brazos nuevamente rodearlo con protección.

----------------------------------
No sé por qué me gusta esa pareja X'D toda angst y sufrida uwu
Algún día les haré un fluff e.eUu

7 comentarios:

Yurika dijo...

muy interesante si señor, escribes muy bien sigue asi ^^

Namida Gabriela dijo...

Owwwwww Dios.... lo senti!! lo senti!! Pobre mi keito ;^;... solo es sufría, por qué el mundo es tan cruel con alguien tan ingenuo? U_u. Bien hecho Keito... hay que cortarlo de raíz, así uno ya jamás sufrirá por esa persona que ha causado tanto daño.
Te quedó hermoso Satommy ^^

yukii-koukou dijo...

Creo que soy muy nena *se va a llorar a un rincón.... ok, no.*

Me gusta como escribes y de hecho es la primera vez que leo un Ariokamoto (?)y... fue tan dramático y raro.

Así que esperare con ansias que algún día publiques un fluff xD

Carol~ dijo...

desde hace cuánto que no entraba al onigiri's? me llevé la sorpresa que tiene el layout cambiado o.o

Esta es tu pareja de desahogo...

♥Saku-Chan♥ dijo...

Queria invitarte a mi otro blog me lo hice apeas ayer XD asi que no esperes
mucho contenido en el jajajaja, avisame si te gustaria que afiliaramos
http://sakujpop.blogspot.com/ que estes bien!

Paoo Inoue dijo...

._. Me siento identificada, Keito es una persona muy fuerte al abandonar esos sentimientos erróneos e imposibles, esas personas que solo ilusionan son tan crueles...

aNix FriKi dijo...

Pobre Keito, pero al menos supo que hacr, ya q tiene a Hika-chan >.<
me gusto