20 junio 2014

Perfection [OneShot]

http://i89.photobucket.com/albums/k220/Satommy14/pensamiento1.jpg: Sueño~~~
: Come back...? - Hey! Say! JUMP
: Cama

Título: Perfection
Autor: Satommy
Parejas: Inoodai
Género: Fluff
Extensión: Oneshot[?]
Notas: Pasó las 600 palabras XD así que es OneShot pero para mí es Drabble -lol- HAHAHAHA aish, me salió bien cursi pero es culpa de Ryu y sus fics Inoodai que me apachurraron el corazón~ necesitaba algo bieeeeeeeeeen dulce para aliviarme la incomodidad así que, salió esto orz Espero les guste X'D prometo subir algo de otra pareja pronto y... Lamento spamearlas siempre con Inoodai :c and... btw X'D Si hay parecidos con la realidad, es PURA IMAGINACIÓN~ -lol- Eso y que este fic salió de una idea de un serial que tengo pero que motivos ya conocidos XD no pienso subir o hacer de acá un tiempo... Igual, siempre he querido un fic donde sean padres♥ u3u asdasdasd alguien me entenderá :'D Yo lo sé~ uwu ya luego, haré el serial que tanto he querido con ese trama


Pasos suaves se escucharon en el pasillo, pero no se quiso despertar. La textura fina de sus sábanas lo amarraban a la cama para que siguiera durmiendo pero un pequeño ruido lo volvió a alertar y no pudo más que abrir sus ojos con pesar. No le gustaba para nada interrumpir sus horas de sueño, el trabajo múltiple que tenía siendo artista y siendo arquitecto le quitaban buena parte de la vida aunque su recompensa fuera la mejor: poder cuidar de su familia.
Soltó un suspiro largo y se frotó con las manos los párpados antes de abrir los ojos y darse cuenta que a su lado, no estaba su novio.

Hace ya tres años que convivían juntos y aunque no estaban legalmente casados, podía decirse que eran el matrimonio más feliz sobre la tierra. Cursi y perfecto, aquel tipo de enamorados que si veías en la calle, te hacían salpicar arco iris con cada paso que daban tomados de las manos.

Se levantó de su cama con molestia del frío y tiró de la sábana para enrrollarse en esta y buscar al culpable de su insomnio, ¿cómo es que si podía soñar con él, le hacía buscarlo a media noche?
Escuchó unos pequeños sollozos de la habitación continua y sonrió con ternura.

Ahora entendía el problema.

Kei se asomó por la puerta entreabierta y vio a su pelicastaño, cargando en brazos a un pequeño bebé con enterizo de tigrillo, un pijama tan curioso que él y el menor, amaban. Se quedó en silencio, observando como tarareaba una hermosa canción de cuna recién inventada y besaba la frente del pequeño ser.
Hace poco menos de un mes que su sobrino había quedado huérfano de madre y padre, y dado que su cuñado no tenía familiares y su hermana sólo lo tenía a él, la patria potestad del bebé había pasado automáticamente a su poder. Inoo odió la idea, jamás había querido ser padre al tener la certeza de lo malo que iba a ser al tratar de cuidar un bebé pero Daiki se negó a que mandaran a la criatura a un albergue.

“Yo lo cuidaré”

Su voz sonó como un dulce susurro y sonrió con completo amor al ser que estaba frente suyo, cuidando como verdadera madre a una pequeña vida que no tenía ni una pizca de su sangre corriendo por sus venas.
Observó como el más bajo se asomaba a la ventana y señalaba al cielo, contando al bebé que ya respiraba acompasadamente, cómo es que las estrellas brillaban tan altas sólo para ellos.

Contándole de cómo “el tío Kei”, le había dicho su primer ‘Te amo’, en un campamento que hicieron escapándose del trabajo.

-El pequeño dormilón ya volvió a quedarse dormido, Dai-chan

Su corazón latía con fuerza y estaba seguro que su rostro estaba rojo al ver la perfección de Daiki con tanta facilidad. Sentía que el aire le faltaba por la ternura inmensa que su sonrisa pura e inocente le provocaban, queriendo lanzarse a besarlo y a hacerle el amor mil veces por lo único y especial que era.

-Lo siento, ¿te desperté?

Observó con detalle como el ojicastaño dejaba en la cuna al pequeño bebé que balbuceaba en sueños y se acercaba a él, hasta abrazarlo por el cuello para acercarlo y besarlo castamente en los labios.

-Yo no puedo dormir sin ti – susurró, acariciando con la punta de la nariz, la del menor – Vamos a la cama, mamá Dai-chan
-No te burles Kei – se quejó apenitas, besándolo otra vez – Quiero que crezca en un ambiente sano y lleno de amor…
-Te tiene a ti, amándolo con locura… Y me tiene a mí, que te ama con devoción – se rió despacio, esquivando el pequeño golpe que su novio le quiso dar – Y también lo amo a él, porque me ha hecho entender que quería una familia cuando ni siquiera la buscaba
-Cursi…
-¡Dai-chan!
-¡Kei-chan! Shhhh! Lo vas a despertar

Ambos riendo se abrazaron y apagaron la luz de la habitación del bebé, yendo prontamente a su propia cama para dormir enlazando las piernas y rodeando la cintura del otro, con sus brazos.

La perfección existía, Kei estaba seguro de ello, tan seguro como que se llama Arioka Daiki.

3 comentarios:

Nina Segawa dijo...

Awwww tan tiernos ;A;!!!! Ya de por sí son una ternura, si encima tienen un bebé... ♥♥

Sakura dijo...

kya!!! que lindos!!!! *~* yo quiero que tengan un bebe xD bueno que lo adopten entre ellos dos ¡¡¡¡ ^~^ me imagine¡¡¡¡¡ a esa hermosa familia!! que lindos!!! >o< gracias por subirlo¡¡¡' ^^ <3

Anónimo dijo...

Es inevitable no imaginarlos como tu lo haces n.n ahora iré a rogar para que un lindo baby les caiga del cielo.