08 enero 2014

My Servant [5]

http://i89.photobucket.com/albums/k220/Satommy14/pensamiento1.jpg: Hemoglobina ;_;
: Bubbly - Colbie Caillat
: Escritorio u3u


Notas: Hace mucho debí actualizar esto pero una serie de eventos me retrasó X'D no sé cómo ha quedado, no sé si tiene sentido y la bipolaridad mutua del Takachii me hace reír a mi pero seguro que a ustedes les ha de exasperar, pero es que no puedo... Takaki es tan raro LOL♥ Bueni u3u y lo prometido es deuda... Guns and Roses a todo dar ;_; asddas veré cómo alternaré los fics y los capítulos, pero será el principal en actualizar u_u los demás estarán medios en stand by X'D aunque bueno... siempre han estado en stand by orz -soytanmalaparaesto- ;___; díganme si está bien lo que escribo wn que sino no sé cómo voy y asdasdadasd ya, eso X'D les quiero♥

-------------------------------

Tenía las manos sudando de una manera que no creía posible, no pensaba que su cuerpo tuviese tanta cantidad de agua para desperdiciar como para que en ese momento estuviera explotando sus glándulas sudoríparas. Por enésima vez frotó las palmas contra sus muslos, dejando en muy mala presentación su pantalón bien planchado y trató de seguir el ritmo de los pasos del menor que parecía dar zancadas en vez de caminar. Su espalda pequeña estaba completamente erguida con orgullo, sabiendo quién era y qué poder tenía en ese internado; la confianza que emanaba Yuri era sobrecogedora y tal vez muy tarde, se daba cuenta que había sido un completo error meterse con él.

Bueno, no era del todo su culpa… Había sido de su cara de niña.

Sus pies sintieron el cambio de relieve cuando las suelas tocaron el gras perfectamente cortado del campus, confundido miró hacia los costados para obtener alguna pista de su destino pero no, tampoco es que se estuvieran dirigiendo al edificio de las habitaciones, sino que estaban yendo por el lado contrario, al camino que daba –tan a lo cliché- al bosque aledaño del instituto, a ese donde sabía se realizaban excursiones en las clases de biología y ciencias, o donde habían juegos de la búsqueda del tesoro en alguno de los tantos aburridos eventos que había en el festival cultural.

Y si se detenía a pensarlo, el lugar que estaba totalmente prohibido si no era para una actividad curricular.

-¿Quieres que nos suspendan?
-¿En verdad te interesa algo tan tonto como eso? – por fin lo oía hablar, pero el tono que empleó le hizo desear a Takaki no haber dicho nada. Yuri se detuvo sobre sus pasos con una sonrisa y giró hasta caminar dando la espalda al sendero, tranquilo de saber por dónde se dirigía – Bueno, tal vez a ti te importa – sonrió con suficiencia, una que insultó al mayor – Pero a mí, no me pueden hacer nada
-¿Te acuestas con el director? – ironizó, su voz haciéndose más afilada y pisando con mayor fuerza. Notó como frunció el ceño y sonrió de lado – Oh no, espera, ¿tal vez con toda la junta directiva? ¿Puedes con todo o alguien te ayuda? Tal vez tienes otro amigo así de putita como tú, o a lo mejor tu madre, ¿no enano?

Chinen Yuri podía soportar cualquier tipo de insultos, cualquier tipo de ataques físicos, verbales, mentales; todo lo que pudiera cruzarse en la mente de la persona con la que discutiera. Salvo una cosa. Jamás toleraba que se metieran con la persona que él consideraba, la más sagrada; que aún con una vida miserable y tan corta de facilidades o buenos momentos, había dado todo por su bienestar, incluso hasta algo como su dignidad. Solo por él. Solo porque quería lo mejor para su único hijo, porque quería que la luz de sus ojos fuera algo y alguien. Ella quería que llegara más allá de un departamento del tamaño de una caja de zapatos.

Su madre lo era todo y el cabeza de zanahoria, no tenía derecho a decir nada sobre ella.

Takaki fue lento para reaccionar, no se dio cuenta de qué iba la cosa hasta que la mitad de su cuerpo estaba tendido en un riachuelo que- felizmente- no era tan profundo. Sintió un dolor punzante por el codo y supo que su saco se había rasgado junto con la camisa cuando palpó y sintió algo de sangre resbalar. A su alrededor habían piedras de forma peculiar: algunas lisas de formas ovaladas pero otras que estaban rotas y tenían un pico a los lados, tan afilados que no dudaba que una de esas era la causante de su herida. Sus ojos volaron con furia hacia el cuerpo del pelinegro pero lo vio apoyado contra un árbol, fumando tranquilamente de algún cigarro salido de no-sabía-dónde y prendido con no-sabía-qué.

-Te lo diré por tu bien, jamás hables de mi madre

Yuya tuvo ganas de contestar, de hacer hincapié en alguna broma sarcástica con respecto a su situación de becado, mencionando de nuevo a su madre. Ganas no le faltaban, pero sí le faltaba valor. No era tan idiota como para no darse cuenta de que tenía todas las de perder ahí, aunque él fuera y dijera las mil verdades de Chinen Yuri en el instituto, no había ninguna prueba que corroborase sus palabras; en cambio el pelinegro tenía una grabación que lo ponía al borde del abismo, ¿a quién carajos le iba a importar una rencilla escolar cuando su futuro y el de su familia pendía de la mano de aquel enano?

No, definitivamente, no era tan idiota como aparentaba.

Pero al igual que sabía lo que tenía en contra, había algo con lo que Yuri no había terminado de contar y es que él, era consciente de lo que quería y buscaba. De lo que más disfrutaba. Takaki se puso de pie, sentía la ropa escurrirle de agua aumentando el peso sobre su cuerpo, algo que dejó pasar y dio un momento de atención a su codo. Una herida superficial.
Chinen lo observaba, acabando el cigarro que había estado fumando en todo ese momento mientras calmaba su rabia, no podía perder los estribos por ahora pues debía establecer las reglas del juego.

-Eres tan obvio, Yuyan

El mayor se quedó estático, haciendo un ademán de quitarse el saco del uniforme cuando sus palabras rompieron el ambiente extraño formado entre ambos. Observó al pelinegro tomar el móvil de su bolsillo y teclear varias veces hasta que sonrió tranquilo, ¿qué era lo que pretendía? Quiso preguntar pero se abstuvo. Tal vez el chico pensaba que estaba tramando algo para arrebatarle el celular y se estaba asegurando de tener una copia registrada en algún lado pero no era así, sus intenciones distaban mucho de acercarse a él de una forma violenta. No, claro que no; victorioso, se acercó un paso más al pelinegro que sacaba de su bolsillo interior otro cigarrillo y lo prendía con uno de esos encendedores caros –que uno de sus tantos fans le había obsequiado–, dando una larga calada mientras el mayor se acercaba aún más, cada paso que daba resonaba por las hojas debajo de la suela, un sonido que cobraba mayor fuerza según avanzaba pues la confianza en su ser iba a tope.

Chinen Yuri, no le iba a ganar.

Yuya dejó caer a un lado la prenda que sostenía y fue desabotonando uno a uno los botones de la camisa, esperando ansioso notar esos ojos de lujuria que el pelinegro siempre dibujaba a momentos porque su parte hormonal le llegaba a dominar, pero nada de eso ocurrió.
No hubo brillo en sus iris, no hubo lengua coqueta que lo invitara a besarlo –aun cuando no quisiera–, no hubieron manos estirándose para quitarse también las prendas. No hubo nada, nada de eso y Takaki temió de repente, porque a cambio de todas expresiones de deseo que esperaba encontrar, sólo obtuvo una sonrisa maliciosa combinada perfectamente con sus rasgos inocentes.

-¿Por qué, eres tan idiotamente previsible?
-¿Previsible? ¿Qué acabas de sacar alguna otra teoría con respecto a mi vida? – se forzó a ser fuerte y a no demostrar temor o arrepentimiento, aunque por dentro, el estómago había empezado a retorcerse por la ansiedad que vivía
-¿Crees en verdad, que voy a querer acostarme contigo? – Yuri sonrió más cuando su rostro se desencajó. Takaki se esforzó, por mantenerse serio, sus manos de pronto apretándose en unos puños – Está bien, sí… Si quiero

Y oh señor, ahí sí le había tomado desprevenido porque ciertamente él no quería estar en la lista de amigos follables del menor… ¡Ni siquiera era su amigo! ¿Cómo era que todo a su alrededor podía cambiar tan drásticamente de ambiente?
Chinen nuevamente hizo gala de sus movimientos ágiles y tomó por los costados la camisa del alto, tirando igual de fuerte y brusco que como lo había hecho el mayor aquel día que se presentó en su aula de clases.

No tardaron dos segundos en los que su cuerpo quedó a su disposición y Takaki, con su reacción peculiar, se cubrió con las manos el pecho, protegiéndose a su manera de la vista incrédula del menor que no sabía si reír o golpearlo, ¡¿estaba cubriéndose como si fuera una chica?!

-¡No me violes!
-¡¿Qué?! ¡IDIOTA! – le costó volver en sí y le golpeó en el hombro, haciendo retroceder al pelinaranja - ¡¿Por qué eres tan raro?! ¡Yo no quiero hacerte nada! ¡Compórtate como un ser normal y razonable por una vez en tu vida!
-¡Me has traído al bosque para violarme! ¡Entiende, soy heterosexual!
-Hasta que se pruebe lo contrario…

Una voz ajena a la de ambos se escuchó y Takaki se abrazó más a sí mismo, esperando alguna emboscada para que le amarraran las manos y él terminara siendo ultrajado por otros hombres. Su peor pesadilla. Y esperó, encontrarse con Yabu o alguno de los amigos enormes con los que alguna vez había visto cruzar palabras el más bajo pero en cambio delante suyo había sólo otro niño, uno un poco más alto que el pelinegro pero con una expresión incluso más dulce e inocente. Parpadeó varias veces, él lo reconocía.

-¿Arioka?
-Arioka Daiki – suspiró pesado el castaño al darse cuenta que hiciera lo que hiciera, seguía siendo conocido y su familia era la cruz de su vida, lamentablemente – Un gusto – ironizó claramente y se acercó a Chinen, tomándolo de la muñeca para hacerlo retroceder varios pasos lejos – Chii… Sus gritos se escuchan hasta fuera del bosque – susurró - ¿Qué ha pasado? ¿Por qué me has hecho venir acá?
-¿Qué? – Takaki parpadeó, el ceño lentamente marcándose con una arruga - ¿Tú también te acuestas con él?
-¡ASCO!

Ambos gritaron al mismo tiempo y Takaki se quedó en silencio. Bueno, era lógico, todos los chicos tenían sus características de ser el activo o el pasivo en una relación y si ellos dos eran un tipo de pareja extraña y antinatural, ¿quién sería el que…?

-Deja de pensar cochinadas, neandertal – el insulto de Yuri hizo reír a Daiki quien sólo se apoyó contra un árbol, sonriendo - ¿Ya te calmaste?
-¿No me vas a violar?
-¡Que no! – el pelinegro se exasperó, quería gritarle improperios o algo mas solo era alargar el tema – A lo que íbamos… Dai-chan, ¿puedes ser testigo?
-¿Hm? ¿Debo grabarlo o algo?
-Sí… sería bueno
-¿Qué? Esperen – Takaki se mostró más serio, mucho más varonil también – ¿Cómo que testigo? ¿Grabar qué?
-Oh, bueno… – y otra vez aparecía en sus labios esa sonrisa perturbadora que le quitaban las ganas de vivir del miedo que le recorría, había olvidado por un momento del poder que tenía en su contra y que él no podía contrarrestar – Takaki Yuya… de ahora en adelante, vas a ser mi sirviente
-Uh… - Daiki rió - ¿Estás preparado para el infierno?

¿Acaso había dicho su sirviente? ¿Él? Sintió que su sangre se evaporaba, haciéndole perder el equilibrio… ¿en qué demonios, acababa de meterse?

5 comentarios:

Ayaa dijo...

OMG!! Y luego??
aaaah!! Lo sentí más corto que los otros -sera mi imaginación xD-
Esta buenisimo!! Me encanta!!! Su amodio de los dos es divertido y no se que podría pasar!!
Ojalá y lo puedas actualizar pronto porque me encanta OwO

Hai☆ne dijo...

JAJAJAJAJA Puto estúpido y sensual Takaki♥ XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD Me encantaaaa XD y puto literalmente (?)
se creía que con un 1313 se iba a librar y apañado como sus costumbres(?) como se nota cual de los dos es el que piensa lol AHAAAHA y la unión entre Chinen y Daiki es terrorífica de verdad D: dos muñecos diabólicos con apariencia de cocolines pipi (?) ya es tarde para takaki, ya no puede huír sin mirar atrás, ahora debe apechugar y... 131313131313131(?) De verdad XD me he reído demasiado en la última parte fuck AHAHAHA lo adoro~♥

dalia801 dijo...

*O* Waaa esta muy emocionante, Takaki sirviente de Chinen, que lastima que encontrara a Yuya en tal situación XD, me encanto la actitud de yuya jajaja como una chica y su imaginación , me encanto *O* espera la continuación con ansias

Carol~ dijo...

Perdón! yo recordaba que sí había comentado D:!!
este fic te está costando escribirlo, pero te aseguro, que serán personajes que el fandom recordará por mucho tiempo :3!! a seguirle poniendole ganas.

Ary Yamada dijo...

Esto ya me esta que me pongo a rascar mi cuello QwQ -se rasca otra décima vez(?)- es que asgadsjgd nooooooooooo apenas soy nueva aquí y ya me enamoro como escribes DD':

Perrrrro ya que, su culpa de que ahora sigo este fic y a ustedes :3 (no sé si son dos o una sola behehehe) Pues felicidades que ya tienen a otra lectora c: (ya lo habia comentado creo(?)) pero bueno espero la contiiiiii pls owo

LOL Yuri que goloso!!
PSD: Amé del fic cuando le confeso a Yuya que era Gay X'DDD morí demasiado con eso!!