27 septiembre 2013

12 th [OneShot]

http://i89.photobucket.com/albums/k220/Satommy14/pensamiento1.jpg: Macroeconomía~~ ewe
: Nada D:
: Cama de mis padres :'D


DEDICADO A MI COSI AGEHA♥ Y A LA NIÑA ADORABLE DE YUI♥
Sí, sí uwu a las dos juntas~

Título: 12th
Autor: Satommy
Parejas: Inoodai
Género: Lemon[?]
Extensión: OnesShot
Notas: Sinceramente estaba escribiendo "My Servant", para mantenerlo actualizado antes de que entrase a exámenes *sigh* Pero por motivos de una imagen random que me crucé por ahí X'D pues salió esto, sinceramente tengo un defecto de fábrica ;_; por más que me enfoque en algo no me sale e Inoodai viene y pisotea mi cabeza :'D perdón, trataré de seguir los otros y terminar de una vez lo de Takachii antes de que se me pase el año ;3;!
P.D.: Aunque diga que esto no estaba planeado, porque no lo estaba, se lo estoy dedicando a dos niñas que conozco porque... porque sí, ellas sabrán[?] Yo no soy buena persona, realmente soy una bitch con patitas y no sé bien como apoyar a las personas que aprecio... Por eso, se los dedico, para que su mente siquiera se ocupe tantito, aunque sé que Yui preferiría un YamaYui y Stefany un Yamachii orz Perdón!


Desde la mañana lo había visto deprimido, su cabello no estaba peinado, su piel no lucía tersa y para coronar como cereza a su desgracia, sus ojos no brillaban como siempre al verlo. De hecho, ni siquiera lo veían. Inoo sentía una opresión en el vientre al pensar que su novio estaba enojado con él, era de esos malestares incómodos que eran imposibles de definirse porque no había palabra posible que pudiera captar en su plenitud lo fatal que se sentía. Ansiedad, miedo, fastidio, frustración... Tantas cosas que le hacían sentirse enfermo y no sabía cómo solucionarlo.
Es día llegó a la empresa temprano, había salido antes de lo esperado de su casa y su padre lo había llevado en su carro, así que estaba ahí antes que nadie. Yabu tuvo la misma casualidad de ser llevado, sólo que él con la ayuda de su cuñado y padre de su sobrina, se había quedado a dormir aquella noche en la casa de su hermana y jugado con la bebe hasta tarde, por ello le hicieron el favor de acompañarlo hasta ahí.
Para él, ese había sido el único cambio de rutina y por ello no comprendía del todo esa sensación que Daiki emanaba con cada cosa que hacía. Podría estar exagerando pero ante sus ojos, una sombra negra rodeaba el delgado cuerpo de su castaño, dejando en claro la depresión que tenía acumulada en él. Sin embargo y aunque muriese por acercarse durante el ensayo, no pudo hacerlo, ambos estaban ya sobreadvertidos sobre muestras de afecto en el trabajo, por lo menos en el transcurso de éste así que si querían siquiera conversar, debían esperarse hasta el final para hacerlo.

Pero ello era una tortura, de verdad quería vomitar con lo mal que se sentía.

Su relación con Arioka no había sido de lo más sencilla, en realidad era la historia de amor más trágica que la Johnny's guardaba celosamente entre sus paredes pero al finalizar tantos problemas, tantos dramas, corazones rotos y lágrimas; después de atravesar tantos desafíos... Ellos habían logrado estar juntos y tener un amor fuerte. O eso creía hasta ese momento, pero cada que miraba de reojo por el rabillo de sus párpados al menor, algo le terminaba acongojando. Lo conocía tan bien que sabía que algo estaba mal,muy mal.

-Terminamos, gracias por el trabajo de hoy

Inoo se inclinó unos centímetros por respeto, la única despedida que fue capaz de hacer ya que después de 6 horas de ensayo, incapaz de poder saber qué le pasaba a su novio, su cuerpo había alcanzado el máximo de tensión y la desesperación. Escuchó a Kota hablándole, incluso Hikaru saludándolo por quién demonios sabe, ¿que no podían entender la situación con sólo verlo? La fatalidad de la situación alcanzó el climax cuando vio que Daiki se giraba rápido para salir por la puerta al escucharlos ¿qué ocurría? Reaccionó de inmediato y caminó tras él, o mas bien, corrió tras el chico para darse por enterado de una vez qué sucedía, las cosas no podían ponerse mal de un día a otro sin un motivo real. No quería siquiera pensar en que ellos...
Sacudió la cabeza y se apresuró, adentrándose en esa maldita habitación que tanto le gustaba a Daiki como resguardo -y que él odiaba tanto porque ahí muchas veces el menor había tenido relaciones con su ex novio-.
Tocó una, dos, tres veces la madera con su puño, esperando una respuesta que jamás llegó, pero volvió a insistir sólo con el ruido, ¿qué palabras podría decirle si es que ni siquiera comprendía la razón de su accionar?
El "click" del cerrojo fue la luz verde a sus acciones así que no tardó en abrir la puerta para encararlo, su vientre contrayéndose tan sádicamente que moriría de dolor en ese punto de no poder arreglar las cosas. Sus ojos incluso se estaban humedeciendo.

-¿Qué sucede? - preguntó acercándose al otro extremo de esos 7 metros cuadrados llenos de vestuarios - ¿Por qué... estás así?
-N-nada... - susurró en una obvia mentira, no le costó reconocer sus lágrimas ni el color rosado de sus mejillas a causa de su llanto
-Daiki, no me mientas otra vez por favor
-¿No debería ser yo... el que dijera eso?
-¿Q-Qué?
-Kei... Sólo ha habido una vez que yo te mentí... y fue... fue cuando estaba saliendo con Yuya, pero tú siempre me has mentido con respecto a lo de Yabu, incluso ahora lo haces
-Yo ya no tengo nada que ocultarte, hace mucho terminé con Kota - odiaba tanto cuando su castaño llamaba al otro por su nombre de pila, lo odiaba tanto como el recordar que él había sido el primero en poseerlo, aunque no tuviera derecho a decir nada era algo que nunca podría superar. Sintió la furia recorrer sus venas y acorraló el cuerpo del más joven contra la pared - ¿Qué sucede?
-¿De verdad lo has superado? Te costó tanto dejarlo... Y hoy, hoy llegan juntos y... seguro recordaron su maldito "destino" en el ascensor, ¿no? Ustedes eran los destinados a estar juntos y...

El alivio se presentó como una luz, su cuerpo dejó de sentir el fastidio y su vientre dejó de doler. Sus manos bajaron con suavidad y delicadeza hasta las caderas del castaño y lo rodeó en un abrazo íntimo, fuerte y seguro. Por fin entendía lo que había estado sucediendo en la cabeza enmarañada de su novio.

-¿Por qué debes revisar páginas de las fans? - su silencio corroboró sus palabras, no era necesario ya la preocupación - En algún momento creí que Kota...
-Yabu, Yabu... - corrigió en sollozos el menor, afianzándose a su ropa con ambas manos hasta arrugarle la camisa, a Kei no le importó
-Yabu, en algún momento creí que Yabu era la persona que era para mi, que el destino me había enlazado a él desde el mismo momento que entré a trabajar aquí... Pero fue lo mismo que tú pudiste haber pensado sobre Takaki

Remarcó la palabra, el énfasis puesto denotó sus celos. Sus manos bajaron hasta deslizarse bajo su ropa, acariciándole la piel de su cintura, incluso dejando pequeños arañones. Sus piernas suavemente se fueron intercalando en las del menor, haciendo que las separase y cayera unos centímetros hacia abajo. Sus rodillas lo sostuvieron y lo miró a los ojos aún con lágrimas.

-T-te costó tanto dejarlo... Siempre me dijiste que lo amabas! Y hoy incluso han llegado juntos, los dos temprano, seguro tuvieron un reencuentro por los 12 años de estar juntos por acá...
-Estuve tres años con él, ¿tú unos 5 tal vez con Takaki? - Daiki calló, su rostro avergonzado girándose para evitar el contacto visual con el mayor - Deja de estar inseguro, por favor y deja de creer que te voy a engañar, me costó tanto tenerte... ¿Crees que arriesgaría tanto? ¿Crees que podría perderte tan fácil otra vez?

Sus ojos pardos se cerraron para dejar aflorar la debilidad tan propia de su persona, llorando desconsolado y roto por dentro, el temor de pensarse menos o de no ser él en realidad quien Kei quería. Era verdad que él había tenido una relación más larga con Takaki, pero también fue él quien terminó antes al darse cuenta de lo que en verdad sentía. Fue él quien soportó los besos robados, las tomadas de mano a escondidas, el tener relaciones a todo momento en lugares escondidos que nadie nunca supo. Fue él quien actuó como el otro por meses hasta que por fin Inoo había tenido la realización de quien era a quien amaba, no había sido su culpa, pero a esas alturas su pobre alma ya estaba doblegada y se sentía inútil. No era su culpa, de verdad lo sentía pero no lo era. No podía culparlo de tener tanto miedo de pensar que no lo amaba.

-Shh shh... No llores

La voz del mayor apenas fue un susurró, pero era cálido y le entregaba esa confianza que envolvía su cuerpo con un calorcito agradable con tanta facilidad. Entreabrió los ojos al verlo, sus manos ya estaban posicionadas sobre sus piernas y podía sentirlas jugando sobre su cuerpo, ¿era en verdad tan simple? Soltó un suspiro pequeño, su cuerpo tenía esa reacción casi inmediata cuando se trataba de él pues nadie había conocido su cuerpo tan a la perfección como Inoo lo había hecho.

-Te amo Daiki

Se inclinó hacia su castaño, sus labios buscando con fiereza tomar posesión de los rosados y pequeños que poseía el menor, mordiéndolos lentamente hasta lograr que los separase para así lograr introducir su lengua en un movimiento sutil. No le costó ni un poco llegar hasta el fondo, la boca del castaño era una cueva exquisita donde sus puntos claves se escondían por las encías, era ahí y justo ahí donde podía sentir su cuerpo derretirse bajo su tacto. Inoo volvió a recorrer su cuerpo, la delicadeza y pericia con la que lo trataba era como si se tratase de su piano favorito, cada tecla que presionaba era un punto erógeno que le hacía gemir con un tono agudo, tan dócil y sensible que era fácilmente considerado, una droga.
Se tomó su tiempo, su lengua dejando en paz su cavidad para bajar con una lamida hasta su cuello, succionando y marcando con pequeñas mordidas un recorrido que se expandió hasta la clavícula donde su brusquedad fue haciéndose cada vez más notoria. Jamás le hacía aquellas marcas tan brutales en lugares que pudieran observarse, no por los problemas que traería sino porque le exasperaba pensar que alguien más pudiera saber lo sumiso que era Daiki teniendo relaciones, ¿quién no quería a alguien así para poseer?
Su mente traicionera le hizo recordar a Takaki en su lugar, tomando posesión de esa nívea piel y perdió el control, ¿por qué se había demorado tanto en darse cuenta? Su relación tenía menos tiempo de duración pero no significaba nada, Daiki había tenido una relación de 5 años que terminó dos años después del debut de HSJ pero él con Yabu inició justo después de esa ruptura... Él en realidad confundió mucho sus sentimientos de amistad con amor, siempre dependiendo del mayor. Le hizo daño.

Daiki ahogó un quejido agudo, cuando Inoo se dio cuenta había arañado tan drásticamente su cintura que unas gotitas de sangre empezaban a manchar su camiseta blanca.

-Kei...

Aquel blanco ser manchado por su estupidez, ahora era suyo... Era suyo en cada sentido. Apoyó la frente en su hombro, cerrando los ojos arañó con más sadismo su espalda escuchando nuevas quejas y sollozos del menor, pequeños golpes que sus puños le daban aunque, disimuladamente, dulces gemidos dispersándose por lo bajo. Tan endemoniadamente sumiso y masoquista.
La dureza de su hombría estaba palpitando bajo su pantalón, reclamando de una vez por aquel pequeño agujero que era suyo. Sus manos con pequeños rastros de sangre por la brusquedad con la que marcaba su piel fueron acercándose hasta la hebilla de su pantalón, soltándola de un sólo tirón, lo mismo pasó con el botón que aún sostenía a presión la prenda y con el cierre que apretaba el miembro del más bajo. Sonrió satisfecho de verlo así de erecto, tan duro y ansioso por ser tocado. Empujó hasta los tobillos del castaño las prendas inferiores, cayendo hasta los tobillos el pantalón y el boxer que habían estado cubriendo su intimidad. Desde su posición, sus ojos podían observar perfectamente el paisaje hacia sus pies, ¿no eran acaso sus piernas demasiado perfectas? Sonrió de lado y con la misma fuerza con la que había marcado su cintura, arañó las caderas y los muslos del menor, haciendo surcos rojizos y ligeramente sangrantes hasta la altura de las rodillas donde se hubo detenido, tomándolo de pronto por detrás de estas para de un salto, acomodarlo sobre sus caderas.

-¡Kei!

Su rostro se encontró con el suyo, sus ojos aún tenían gotitas saldas amenazando por caer por los bordes. Su novio era una delicada flor de la cual abusaba en momentos así, al cuál le encantaba marcar con manos y dientes porque, ¿sino cómo se aseguraba que nadie más lo tocara? Sólo él, después de cinco años perteniéndole a alguien más, sólo él podía ser su dueño.
Volvió a dirigir sus labios a los suyos, era una unión bastante suave y muy delicada a diferencia de sus acciones sobre su cuerpo, no es que buscara maltratarlo, no es que quisiera golpearlo con furia o hacerle daño de cualquier manera.
Pero sus sentimientos eran desbordantes, posesivos. Al igual que por su amor podía llevarlo a caer en una desolación inigualable, podía convertirlo en todo un animal al celarlo. Pero nunca, nunca podría hacerle algo permanente a Daiki. Cada una de las pequeñas heridas que le dejaba, terminaban por desaparecer a las dos o tres semanas, sin dejarle algún rastro, tampoco le hacía el amor con tanta brusquedad seguidamente, eran sólo contadas veces. Sólo en esos momentos en los que de verdad, quería dejarle en claro que no sentía nada por nadie más que por él.

Su índice y el anular encontraron el camino por entre sus nalgas, la entrada del menor tan estrecha y contraída como siempre, apretando incluso más al sentirlo acercarse amenazante a profanarlo. Ello era incluso más excitante. La misma mano que estuvo a nada de introducirse por su ano lo sostuvo fuertemente por las nalgas, su cuerpo se apretó con mayor presión contra él y lo acorraló hasta sostenerlo sólo con su cuerpo contra la pared, de esa manera la facilidad para bajarse los pantalones ya abrirse la bragueta le ahorraba tiempo. Un jadeo ronco atravesó su garganta al sentir su falo liberado, la cabeza de su pene rozando exquisitamente aquella estrechés que sus nalgas le producían.

-Te amo

El mayor le sonrió con lascivia, tomando sus caderas firmemente, clavando las uñas en estas para elevarlo unos centímetros por encima de sus caderas, acomodándose bien debajo de él. Ambos mirándose a los ojos, compenetrados en sus almas, en sus corazones ¿no eran acaso sus miradas las más sinceras y las que más podían expresar lo que sentían? Lo dejó caer justo sobre su miembro, una estocada perfecta y certera. Escuchó el grito de dolor del más bajo, él había contenido el gemido de esa intromisión al morder su hombro hasta hacerlo morado por la fuerza. Suavemente rodeó su cintura y lo hizo apretarse aún más hacia abajo, obligando que sus testículos acariciaran los glúteos del menor, quería incluso que estos se pudieran introducir dentro de su recto. Era tan malditamente cerrado que por más que lo hicieran todo el día, sus paredes jamás cedían o perdían el diámetro ese tan angosto. Sintió como el menor lo abrazaba temblando, su cuerpo ya teniendo espasmos de un pequeño orgasmo sin siquiera moverse, su líquido seminal salpicando con pequeñas gotas calientes sobre su ropa pero aún así, faltaba aún para ellos. Moviéndose sólo de caderas, logró acomodar el falo de su novio debajo de su ropa, dejando que la calentura de ese pene se frotase contra su piel, acomodando a veces la punta en su ombligo. Eso desquiciaba a Daiki y justo en esos segundos, podía verlo retorcerse de placer.
Tomó aire, al igual que Arioka, ambos nuevamente posando la mirada en el otro y de un desliz salió de su interior, dejando sólo el glande marcando el camino para nuevamente embestirlo con brutalidad, tan fuerte como sus caderas podían moverse para incrustarse en su menudo cuerpo. Lo escuchó gritar, era casi como si lo estuviera partiendo en dos pero amaba poder hacerlo suyo así, porque sólo él era capaz de satisfacerlo con cada mínimo detalle capricho que buscaba, con cada detalle sádico que podía inculcar en sus acciones.
Con los dientes tomó un pedazo de piel de su cuello, advirtiéndole con ello que se venía lo más fuerte, había esperado ya mucho tiempo y la agonía que hubo sentido en el ensayo tenía que desfogarlo de alguna manera. Sintió el calor desplegarse por cada átomo de su cuerpo y empezó a moverse, con cada movimiento el sonido húmedo de sus gónadas golpeteando contra el trasero del menor que amortiguaba bien su fuerza. Lo escuchaba gemir, fuerte y ahogado contra su oreja, sus quejas por sus manos que aún osaban marcarlo con surcos o por sus dientes que apretaban sobre su piel hasta volver a marcarla con irracionalidad.

Estaba cerca, demasiado cerca, sus venas se marcaban dentro, podía sentir que llegaba incluso al esfínter del castaño. Su cuerpo empezó a temblar y afianzándose con necesidad al cuerpo del más bajo, eyaculó salpicando todo su semen en su interior, no tardó mucho hasta que el segundo orgasmo y el más fuerte de su novio, también rebalsara y manchara sobre su cuerpo, debajo de sus prendas pero quemando con su esencia su cuerpo.

-K-Kei... te amo...

----

Arioka miró a Inoo con esos ojos tan rabiosos que el mayor desvió la mirada en un segundo, mordiéndose la lengua y evitando decir algo pues ya todos eran conscientes de lo que podría pasarle si abría la boca.
Estaban en el vestidor del concierto, cambiándose lo más rápido posible mientras los de 7 estaban afuera haciendo su presentación. Habían sido distraídos, ni siquiera se habían acordado pero apenas el castaño se quitó las prendas del primer acto, Hikaru dejó salir un grito de miedo puro.
Daiki estaba tan herido y magullado como si se hubiera peleado... Con un gato o algo parecido.
Todas las miradas habían corrido hacia el pelinegro que sólo volteó al sentir esa punzada extraña en su espalda por ser observado, abriendo grande la boca al notar que aún cada vestigio que le hizo en su momento de locura, brillaban con orgullo en el físico de su novio. Por un momento sonrió, pero no tardó en recibir un golpe en su hombro por departe del menor.

-¡Nunca te controlas!
-¡Pero tú nunca me detienes!
-Deberían... dejar de tener sexo salvaje tan a la literal...

Hikaru los miró, terminando de abotonarse el saco antes de salir, Yabu y Takaki se hubieron adelantado pues aún era un tanto incómodo ello.
A fin de cuentas, ver cómo tu ex pareja disfrutaba más teniendo relaciones con otro no era precisamente, lo más agradable.

---------------------------------------------------

Esto empezó como un drabble de 300 palabras e_e
Terminó siendo un oneshot de 3035 palabras...
Lo hice como un fluff, lo cambié luego a slash...
Ha terminado siendo lemon *fail*
Sinceramente X'DDDDD hace mucho tiempo no escribía así :'D ¿Me pasé con Inoo? ¿Con su manera de ser tan rara y bipolar? ¿O la de Daiki fue peor? Espero que les guste y si no me comentan juro que no les vuelvo a escribir nada[??????] LOL!
Es broma, les quiero lectoras/es uwu♥

10 comentarios:

でみ・らいんぼ♥ dijo...

Hghjklkjh Daiki es tan masoquista, sensual e inocente que una entiende terriblemente a Inoo por profanar de su cuerpo de esa forma, aunque me alegra que sea de vez en cuando que lo haga, tampoco es lindo que le marque de esa manera todo el tiempo >.<
Hace mucho que no subías un shot como este, me sorprendí y alegre tanto al mismo tiempo que me lo leí enseguida y he quedado tonta.
Te quedó hermoso Satommy, espero pronto subas más uwu

Haine dijo...

-abuenashorascomentoyo- ;3;
NO me traumé, pero siento la ligera sensación de ya sabes(?) el dedito, ya sabes -tose- debes hacer una continuación, añadiéndole esa parte, no puede quedarse al aire(?) ;_; Daiki es tan mono uwu debo decir que hasta comienzo del lemon en verdad pensé que Inoo sería el uke ._. algún día (?) y Daiki le pagará todos los arañazos y marquitas D': aunque igual a él le gustan ._. le gusta tener relieve en su piel (?) 4D AHAHAHA Me gsfsdfs♥ ;_; pero eso ya lo sabes, que está perfecto como todo hasta el punto de hacerse cortito, lo sentí como cuando me leo un drabble que me quedo con "¿YA?" así, pero no por la longitud, sino por la sensación de querer seguir leyendo.

yui yamada dijo...

dadsasdasdas PSme chan que dices?!!
INODAI ES INODAI!! ♥♥
si se que me gusta mi yamayui pero es algo que escribo para mi XDD
INODAI ES LA VOZ XDD

aww me pareció un gesto muy lindo que lo dedicaras a steffy y a mi ^^ yo aprecio mucho ademas es inodaiiiii ♥ hace mucho no lei uno y es que es tan dfsdasdads me hace perder el control como a kei XDDD

awww LO AMEEEEE ♥♥ dai chan haciendose ideas que no son, y kei muriendo pro saber que le pasa y es que no es normal ver a daiki de esa manera TAT

ver esos impulsos de kei y ver esa sensibilidad de daiki mejor dicho imaginármelo XD *mueroooo* peru fue tan excitante el inoodai es amor, *-* y la ultima parte me dio risa la reaccion de hikaru XD haha siempre gracioso hasta en los fics XD y esa pelea de enamorados *-* haha daiki quejándose bien que el se deja XD aww me encanto *-*

Muchas gracias pame chan +^^

aNix FriKi dijo...

jajajajajajaja pobre Daiki termino todo mayugado x_x
pero se aman *^*
enserio me encanta el Ino Dai ♥

AmiS dijo...

uy....uy..uy!!!
se me subio la calentura al leerlo... eso no es bueno...
dejame decirte qe es una de los mejores inoodai que he leido en el año.... dios! ese lemon...me dejo sin palabras...
simplemente WOW!

Ageha Chihara dijo...

*-----------*
y por fin puedo comentar!!! *---*
lo leí el mismo día que lo subiste creo... sabes...
GRACIAS!!
no solo por el fic por todo todo!!! *---*
cuando leí q nos lo dedicaba me quedé O.O eh? acaso leo mal?
XD no creí que fuera MIOOOOOO!!!! <3
-de Yui tbm XD-
es q amo como escribes!!! XD
y.... se que me gusta el Yamachii (OTP 4eva~~)
demo... ID asdasdasd *--------* quién dijo que no me gustaria!! asdasdasd es el top2!!! XD
(no te haz dado cuenta q en mi blog más hay ID que Yamachii increiblemente XDDD)

fue demasiado el OS!!!
en si esas personalidades medias masoquistas fueron asdasdasdasdasdasd
lo que si debo culparte de algo .__.
mientras leia estaba almorzando..... y no acabe mi comida por tu grandioso FIC!! *--* al final dejé la mitad porq se me hizo tarde para la u XD

Te Amooo!!! ~~

Anónimo dijo...

DIOS! Pame me quieres matar no? fbvlfbsdvbfvjksdf INOODAI SALVAJE! XD me encantó, aunque particularmente veo a Dai como el uke sádico me ha encantado verdo de masoquista *-* te juro que casi casi podía sentir como Inoo lo acariciaba~ ah~~ ha sido demasiado bueno!! gracias :3 espero ver más trabajos así!!

Atte.

Ysawo

Natarashi dijo...

*Q* puro amor es ese InooDai
me dieron un poco de pena Yuya y Kota, pero en el corazón no se manda y el elije de quien enamorarse, gracias por este Shot me gusto mucho

Paoo Inoue dijo...

Aghahcsdcajshagvsi que fue eso? !!!
Puro amor ♡ y u ligero toque de sadismo (?) Totalmente perfecto♥
Lo habia leído antes pero :( veo que varios de los fics que supuestamente comenté están sin mí comentario! !!!!!
*^*
:'3 ♥pobre Yabu pobre Yuya. Mira que ver a tu ex todo magullado por su propio placer es algo incómodo :) ♡pero asi es el Inoodai♥
Gracias por actualizar neni♡

ギルシュテファ二 dijo...

fue algo~~ muy~~ sadomasoquista diria yo ^^