The Scars of Your Love [OneShot]

http://i89.photobucket.com/albums/k220/Satommy14/pensamiento1.jpg: Espero le guste ;3;
: Nada :D
: En Huancayo~


Título: The Scars of Your Love
Autor: Satommy
Parejas: Inoodai
Género: Angst ._.
Extensión: Oneshot
Summary: "El amor no entiende de lógicas ni de porqués"
Notas: Este fic está especialmente dedicado a Akire que cumple años hoy día... Hubiera preferido hacerlo alegre pero me salió así uxu y si a ella le gusta, la verdad no importa más... Aunque me gustaría que me dieran su opinión...

AKIRE, FELIZ CUMPLEAÑOS♥



Nunca creyó caer en aquel cruel juego que poco a poco se volvió pasable y factible porque el otro lo iba aceptando, un juego que poco a poco se hizo su forma de vida y su forma de existir, no conocía ya otra forma, para él era así y siempre lo sería, era casi su religión...
Tal vez sonaba excesivo, pero la realidad de sus acciones iba en contra de toda razón y cuando se sintió correspondido ya nada lo hubiera detenido, nada… Solo aquella canción que siempre terminaba por marcarlo y siempre en silencio lo hacía llorar.



Hace poco más de un año que había ocurrido, había terminado con su novia y su mejor amigo que era un barman lo llevó al lugar donde trabajaba para que se distrajera y pudiera conocer más gente, siquiera por una noche. Sería tonto decir que lo hizo, todo el rato se quedó en la barra, acurrucado en sus brazos y tomando de aquella cerveza que le habían servido y que aún no terminaba.

-Daiki, eres deprimente… Ni siquiera te emborrachas
-No quiero hacer el ridículo en un estado deplorable
-Como si a alguien le fuese a importar
-A mí me importa

Contestó con desdén y en un intento de distraerse y de esquivar las ofensas de su amigo se levantó para ir al baño, en ese trayecto de tres minutos chocó con uno de los cantantes que justo subía. Tres minutos le cambiaron la vida.

-Lo siento…

Susurró haciendo una pequeña venia, pero cuando abrió los ojos se vio acorralado contra la pared y siendo besado con una suavidad extrema que le estremeció todo el cuerpo. No reaccionó, ni siquiera correspondió, se quedó idiota viendo al chico que lo veía sonriente.

-Es para la suerte, gracias

Parpadeó varias veces tratando de reubicarse y de recordar dónde se supone que estaba y qué se supone que hacía. Se dejó caer contra el piso y miró hacia el escenario en un intento de vislumbrar bien su rostro. Ojos negros, cabello negro, piel blanca, sonrisa inocente, delicado… ¿Quién demonios era?

-Bueno, este tema se lo quiero dedicar a una persona que fue especial para mí… Yuriko… Que en algún lugar te encuentres y que estés bien

Comenzó con un solo de guitarra y luego lentamente el piano le hizo compañía, junto con la batería y el bajo. Daiki supo en ese momento que no había escuchado la canción en ningún otro lado así que era de su autoría y que era algo personal, la voz de aquel chico era extraña pero de alguna forma encajaba en la tonalidad, se quedó prendido de aquella imagen suya debajo del reflector ¿es que podía haber un chico tan hermoso?

-¡Hey! ¡Creí que te habían secuestrado!

La voz de Yuto lo hizo levantarse de inmediato y girar el cuello de una forma tan brusca que le causó un dolor agudo en el músculo, se empezó a sobar para que le pasase y aprovechó eso para mirarlo aún de reojo a través de su brazo que lo ayudaba a disimular.

-Exagerado… ¡¿Quién va a querer secuestrarme?!
-¡Los aliens! – le bromeó - ¿Qué hacías en el suelo?
-Nada importante, se me bajó la presión así que me senté a que se me pasara
-Ah bueno… Oye Daiki, ya es tarde… ¿Te quedarás al cierre?
-Pues… - miró al chico del escenario – Sí… creo que me quedo…
-¡Genial! Al finalizar te presentaré a todos los del staff y a los músicos, vas a ver que te llevas bien con todos

No se llevó bien con todos, se llevó más o menos con algunos y llegó simplemente a pasarse con otros, pero cuando llegó el momento que le presentaran a aquel curioso chico, puso todo su empeño para poder agradarle.

-Y bueno… Él es Inoo Kei, es el solista principal, los clientes vienen casi siempre solo a verlo a él – Yuto empujó hacia adelante al castaño, quien lo miraba con cierta reticencia - ¡Ey! Inoo, mira, te presento a mi mejor amigo, es Arioka Daiki, lo vi interesado en tu presentación, así que trátalo bien
-¿Cómo no hacerlo? Fue mi amuleto de buena suerte esta noche

Todos los presentes se quedaron callados y fijaron su vista en Arioka, su presión arterial aumentó y sus mejillas empezaron a arderle de vergüenza, al parecer todos entendían el concepto de “amuleto de buena suerte”, y claro que debían hacerlo, si hasta él lo hacía y apenas lo conocía.
En cuestión de segundos Yuto lo abrazó por los hombros y lo hizo retroceder, su rostro alegre cambió a uno serio y miró de forma desaprobatoria al otro que ahora sonreía de forma burlesca.

-No le harás lo que a todos y a todas
-Tranquilo Nakajima… Que ese bonito es quien debe decidirlo… - fijó su mirada en él y sin mucho esfuerzo hizo al más alto a un lado, posó la mano en su mejilla y lo acercó tentadoramente – Arioka-kun ¿quieres ser mi numen?
-¿Numen? – preguntó sin entender, tratando de dar un paso hacia atrás
-Musa… - se rió divertido y le robó un pequeño beso – Pero las diosas son musas y los dioses son numen, yo te quiero a ti como mi numen, mi fuente de inspiración

Se alejó a paso torpe de él ¿qué es lo que tenían sus labios que lo llamaban a seguir besándolo? Miró a Yuto y tomándolo de la mano lo jaló hacia fuera del local, ignorando todas aquellas miradas incrédulas y haciéndose el sordo ante los llamados que aquel tal Inoo le hacía.

-¿Por qué no me dijiste que te había besado?
-¡No me mires así! ¡¿Yo que iba a saber que era malo?!
-Es peor que malo Daiki… Ten cuidado con él…

La advertencia le quedó más que clara y no lo buscó, ni siquiera volvió a aquel lugar con tal de no cruzárselo, pero aunque hiciese eso, la sensación que aquellos labios le produjeron no se iba y cada que llegaba la noche era acosado por ella, recordando a todo momento como se movían de manera tan delicada y exacta sobre los suyos, erizándole la piel solo con ese pensamiento.

No había pasado ni una semana y él ya había vuelto a su estilo de vida, ahogándose en su propia miseria recordando a su ex novia y ahora para empeorarlo aquel maldito cantante que le había alterado también la vida, pero lo primero seguía teniendo mayor peso y a veces, cuando menos lo imaginaba, lloraba en silencio viendo la televisión o caminando por la calle ¿Por qué le costaba tanto olvidar? No era justo pero nada podía hacerle, así era la tontería de enamorarse y terminar. Siempre trataba de distraerse y Yuto se pintaba para eso, haciéndole invitaciones para salir pero el solo recordar a su mejor amigo lo llevaba al segundo problema que era desquiciante, no doloroso pero si molesto ¿Cómo no tentarse a preguntarle por aquel tipo si sabía que trabajaban juntos? Estaba justo en esos momentos donde maldecía aquel día cuando el celular empezó a sonarle con el identificador que decía “Bakajima”, contestó con desgano y ni siquiera dejó al otro chico hablar puesto que fue el quien dijo las primeras palabras.

-Ya te dije, no iré, no quiero
-Que hermosa es tu voz… Aquel día no tuve el privilegio de escucharla con claridad, Dai-chan
-Q-qué… ¿Qué quieres? ¿Qué haces con el teléfono de Yuto?

No le era necesario preguntar quién era, sabía claramente que la persona que le hablaba era Inoo, aquella voz risueña que sonaba bromista en todo momento era reconocible, en especial para él que lo había estado soñando a diario, mentando las palabras coquetas que le dijo y rebobinándolas una y otra vez hasta gastar el recuerdo.

-Uhmm… Se lo olvidó ayer en la barra así que se lo guardé – se escuchó una suave risa – Luego me acordé de como mi pequeño numen huyó de mí antes de siquiera darme una oportunidad y pensé “¿Por qué no llamarlo y hacerlo cambiar de opinión?”
-Lo siento, número equivocado

Cortó la llamada y tembloroso dejó el aparato en la mesa, viéndolo en total conmoción… ¿Por qué le hacía? Porque… ¿Por qué simplemente no lo dejaba en paz y se buscaba a otro u otra a quien acosar? Aquel día se le quedó grabado pensando que sería un evento aislado en su vida… Pero, siendo como era, se equivocó y se equivocó de la peor manera…

Pasaron dos días y ya iba otra vez normalizándose, su rutina de ir a estudiar y volver a casa, ver alguna película, deprimirse, llorar y volver a su cuarto a dormir, se acostaba temprano y levantaba tarde, era cuestión de la depresión y él no le peleaba ¿para qué? Era más fácil dejarse llevar por la corriente.
Era sábado por la noche y ya estaba durmiendo, en su mente divisaba a aquella que tuvo su corazón marcharse y luego una voz incitadora hablarle al oído, se giraba y veía a Inoo con su guitarra, tendiéndole la mano y llevándolo a algún lugar... Pero jamás supo a dónde, despertó a la media hora con la señal de mensaje del celular pero no tenía ganas de contestar ni de leer… Quería saber qué le seguía al sueño, si era feliz o si siquiera podía superar su pasado… La insistencia del sonido le hizo poner el aparato en silencio y se volvió a dormir, pero ya no volvió al hilo de la historia y solo durmió de corrido y con la mente en blanco, olvidando por completo lo que inicialmente su mente había estado imaginando.
El domingo por la mañana se despertó con la alarma y sorprendentemente, descansado, hacía mucho que no dormía para recuperar energía y el haberlo logrado esta vez, le daba muy buen augurio, tomó el celular de la mesa de noche para ver la hora y se sobresaltó de ver tantos mensajes de texto sin leer, de 5 correos de voz sin escuchar y unas 30 llamadas perdidas, tuvo una idea de quién podría haberlo hecho aunque el número no estuviera registrado. Las manos le temblaron y con cierto miedo abrió la carpeta de mensajes para leer todo…

11:00 p.m. “El bar se ve oscuro sin tu radiante presencia (: deberías venir”
11:02 p.m. “Oh por cierto, soy Kei!”
11:15 p.m. “Dai-chan, ¿Cuándo vendrás a otra de mis presentaciones?”
11:20 p.m. “Sabes, acaba de pasar una chica parecida a ti, pero cuando la besé sus labios eran amargos, en cambio los tuyos son tan dulces que es posible perderse en ellos”

-¡¿QUÉ?! – sus mejillas le ardía entre la rabia por su descaro y la vergüenza por como describía aquel roce que habían tenido

11:27 p.m. “En verdad me tienes fascinado, deberías dejarme verte”
11:30 p.m. “En 15 min. Debo salir a tocar algo… Quisiera que lo escucharas”
11:35 p.m. “Ne, Daiki ¿sabías tu que soñé contigo el día que te llamé?”
11:40 p.m. “Rayos, te cuento luego, debo salir al escenario D:”
1:30 a.m. “La gente me aplaudió, ¿pero de que me sirven sus halagos si no tengo los tuyos?”
1:35 a.m. “Te enamoraré Arioka Daiki, estate seguro de eso”
1:36 a.m. “Lo digo en serio :D”
1:40 a.m. “Ya pronto iré a casa, hoy fui uno de los que tocaba temprano porque estaba cansado… Todo por tu culpa”
1:50 a.m. “Quería dejarte en suspenso a ver si contestabas, pero parece que no… Bueno, te echaba la culpa porque a causa tuya no he estado durmiendo bien…”
1:52 a.m. “Me tienes como obsesionado…”
1:53 a.m. “¿Quieres que te cuente mi sueño?”
1:58 a.m. “Tomaré ese silencio como un sí”
2:07 a.m. “Soñé que ibas al bar y que me decías que aceptabas a salir conmigo, Yuto se oponía y armaba tremendo escándalo y tu todo torpe salías diciendo ‘Amor y paz!’ Fue muy gracioso y tu cara era demasiado adorable (:”
2:09 a.m. “También soñé con tu sonrisa… Si la de verdad es como la de mis sueños, creo que podría morir en paz”

-Idiota… - miraba el celular ahora con cierto asombro y con el palpitar de su corazón a mil, respiró profundo y siguió leyendo.

2:12 a.m. “Ya salí del local! Yosh! Ahora a casa… Por si te interesa, vivo a unas cuadras del bar”
2:17 a.m. “Sé que algún día te traeré conmigo”
2:20 a.m. “Creí que había olvidado mis llaves, si hubiera pasado ¿me hubieras dejado irme a dormir a tu casa?”
2:22 a.m. “Yo creo que sí, aunque te hubieras hecho de rogar no me hubieras dejado en la calle”
2:25 a.m. “¡Incluso hubiéramos dormido en la misma cama! Para mantener el calor y eso ;D”
2:30 a.m. “Mientras dormíamos juntos… Te hubiera podido robar un beso…”
2:32 a.m. “Dai-chan, déjame besarte otra vez”
2:35 a.m. “Y yo te dejaré, besarme a mi”

Cerró la carpeta con las mejillas y orejas rojas, seguro los otros treinta que había decían las mismas sandeces, abrió la de correos de voz y pudo escuchar su voz con total claridad cuando habló.

“Como te dije en uno de mis mensajes, te tocaré algunas de las canciones que he compuesto… A ver si oyéndolas te animas a ir a verme tocar… Esta se llama Keep breathing”
Iba a botar el celular a un lado cuando la música de aquella canción lo envolvió de manera increíble, se dejó caer en la cama mientras su alma caía rendida, de alguna forma, ante ese ser que el consideraba solo un peligro… Su música era hermosa, las letras también, la melodía era absorbente y todo, absolutamente todo encajaba perfecto en la tonada ¿es que podía ser un prodigio?
Los otros cuatro correos de voz fueron escuchados con desespero y un afán inverosímil, los dedos le temblaban de la emoción que le recorría las venas cada que abría uno... Cada canción era más hermosa que la anterior y apenas terminó de escucharlas corrió a su computadora a bajarlas y poder convertirlas en archivos mp3, tal vez nunca tuviera el valor de volver a verlo, pero enamorarse de su creatividad musical no era del todo malo… Le llenaba aquel vacío que se había formado cuando lo dejaron…



Y de nuevo se encontraba ahí, parado, preguntándose cómo es que había caído en aquel juego… ¿Cuánto había pasado ya? ¿Un año de conocerlo? ¿Ocho meses de salir con él? ¿Uno de terminar? Ahora que veía aquella imagen gigante en un edificio con él posando con su guitarra solo podía pensar una cosa…

“Sabía que sería grande”

Aún no había escuchado la canción con la que había debutado y mucho menos comprado el cd… Seguro era aquella balada que había escrito a Yuriko… ¿Por qué es que nunca se dio cuenta que solo lo utilizaba? Vislumbró aquella pequeña pegatina de pingüino que él le había puesto en el mango de su instrumento y sus ojos se llenaron de lágrimas.

-Idiota… Debiste comprarte otra guitarra… - se dio medio vuelta y nuevamente los recuerdos lo embargaron



Después de aquel acoso telefónico, no volvió a tener noticias suyas después de otra semana que le mandó un mensaje saludándolo… ¿Por qué no resistió la tentación de contestarle? ¿Por qué simplemente no lo dejó estar? Pero ya nada podía hacerle, aquel sábado en el que le había contestado ese mensaje sería el indicador de que siempre terminaría haciéndolo y se volviera una de sus costumbres más atesoradas…
Cada día despertaba con un timbrazo de celular que era suyo y se mensajeaban durante horas hasta que él iba a trabajar, después de su presentación volvían a hacerlo hasta que amanecía… Pasó un mes entero en ese jueguito hasta que Inoo se decidió a llamarlo… ¿Cómo olvidar aquel día en que lo invitó a salir y él se negó rotundamente?
Cada palabra parecía haber sido pre-actuada y le causó cierta gracia saber el trabajo que se daba el pelinegro en poder atraerlo… Pero ahora que lo recordaba, ya no le daba tanta risa… Cada una de esas palabras se quedó grabada en su mente y corazón… Era doloroso mentarlas.

“Ehm… Daiki… Ahora que ves que no soy malo… Te gustaría… ¿salir conmigo?”
Su no fue inmediato y cortó la llamada, a los segundos lo volvió a llamar y le dijo que no importaba, pero que de todas formas quería ser su amigo… ¿Cómo ser amigo de aquel que poco a poco se le volvía indispensable? Inoo Kei se había vuelto su pilar de fuerza… Aunque su voz solo la escuchase en las canciones que le cantó.

Aquellas llamadas se volvieron frecuentes, casi remplazaban a su costumbre de mensajearse a diario, ya estaba acostumbrado a sus bromas y ya reconocía cada tono que empleaba… Si es que estaba feliz, si estaba triste, si se molestaba o si es que se aburría de insistirle… Inoo Kei se volvía poco a poco un libro abierto el cuál podía identificar, aunque nunca supo que lo único que le dejaba leer en esos ya dos meses era solo el prólogo…

-Dai-chan… ¿Por qué aún te niegas a verme?-Inoo, estoy ocupado… En serio que si vas a…
-¿Dónde estás?-Lejos de ti
-Eso lo puedo suponer, siempre escapas cada que presientes que me acerco-No hay manera que tú puedas saber eso
-¿Y como lo sabes?-No eres mago, adivino ni detective…
-¿Y si te digo que soy acosador?-Nunca te darías tal trabajo por mí… Soy tu obsesión, nada más
-Mou~ Dai-chan~ Otra vez diciendo eso… Si lo fueras no te insistiría tanto…-Ya déjalo~ ¿Hoy a que hora irás al bar?

Conversaron por unos 15 minutos, el tiempo exacto que duraba el trayecto de la estación de trenes a su casa, se había despedido con un simple hasta luego porque de todas formas lo llamaría más tarde… Imposible no hacerlo… Estaba pensando si en llamarlo después de cenar o antes mientras introducía las llaves en la cerradura cuando unas manos lo abrazaron por la cintura, el miedo lo congeló y por poco gritaba en busca de ayuda sin embargo, no lo hizo cuando esa persona habló.

-Te dije que era acosador…

Reconoció la voz y su tono burlón, se giró de inmediato a verlo con los ojos como platos y a nada de sufrir un paro cardiaco debido a la sorpresa, retrocedió unos pasos y chocó con su puerta, pero la risa tan alegre y feliz que el mayor soltó lo hicieron sentirse todo un tonto, relajándose instantáneamente.

-¡No te burles!
-¡Me tienes miedo!
-No es eso…

Frunció el ceño viéndolo atentamente, la ropa suelta, un pequeño bigote que no se había afeitado, un olor entre alcohol y… ¿marihuana? Yuto le había enseñado a reconocer eso para alejarse de ese tipo de personas, pero ahora que tenía al mayor delante suyo y estaba dentro de ese grupo… ¿Por qué no lo hacía?

-¿Entonces qué?
-¿Te drogas?

Inoo sonrió de medio lado y se acercó hasta acorralarlo, miró a sus ojos con fijeza y con la yema de los dedos le acarició el borde de la mejilla.

-¿Es que no te diste cuenta ese día?
-De haberlo sabido jamás hubiera…

Sus labios lo besaron con dulzura y se olvidó de aquel sabor amargo que emitía, era como si hace demasiado lo hubiese anhelado y recién ahora le cumplieran el capricho, sus manos se aferraron a la ropa de su pecho y el mayor lo envolvió por la cintura, tratando de profundizar… Pero no… Daiki no lo dejó y con las manos que antes lo cogían con fuerza lo empujó suavemente, se relamió los labios tratando de bajarse aquella hinchazón provocada por el beso y miró al mayor algo incómodo.

-¿Qué haces acá?
-¿Buscarte?
-Pero… ¿Por qué?
-¿Qué no es obvio? – se empezó a reír – Quería verte…
-¿Cómo conseguiste mi dirección?
-¿Sabías que hay aplicaciones para el celular que son gps y hacen seguimiento del número que desees?
-…
-Es broma, chantajee a Yuto con el dato del hijo de mi manager… - lo volvió a abrazar con fuerza, riéndose más divertido ante su cara de perplejidad
-¡IDIOTA! ¡EN VERDAD CREÍ QUE ESTABAS LOCO!

Ese día fue su primera cita aunque no la oficial… Y ese día también se dieron su único beso en el mes que siguió. Arioka se sentía muy reservado con Inoo, la advertencia que Yuto le hubiese dado en su momento aún lo perseguía así que le había puesto de condición que si quería salir con él tenía que dejarse de malas andadas, podía tomar con moderación pero no podía volver a acercarse un pitillo de marihuana. Al principio el mayor lo tomó como reto y aceptó, pero a los tres días volvía a estar con ese problema, siempre que se encontraban Inoo estaba comiendo miles de caramelitos de menta pero el olor impregnado en su ropa lo delataban… Era por eso que nunca lo dejó tocarlo, podían verse, podían salir, podían llamar y mensajearse pero jamás dejaba que Inoo lo besase, a lo mucho que se tomaran las manos, pero más… No.

-Estoy harto… ¡Siempre es lo mismo contigo!
-Yo no te dije que me buscaras…

Se paró del sofá con brusquedad y caminó hacia la puerta, estaba por salir cuando Inoo lo jaló hacia atrás y le tiró un golpe en el rostro, haciéndolo derramar unas pequeñas lágrimas de impotencia… De impotencia de saber que el no culparía jamás a Kei por ello y por saber que dejaría que le hiciese lo que quisiera.
El mayor lo llevó a rastras por aquel departamento hasta que llegó a la habitación, metiéndolo de un empujón. Cayó en el borde de la cama y el cuerpo de Inoo se acomodó encima de él, estaba por besarlo cuando empezó a sonar la puerta como si fueran a tirarla de un momento a otro y el mayor entre maldiciones se levantó a abrirla.
Daiki salió corriendo tras él, preocupado tontamente porque fuera alguien con quien hubiese peleado porque Inoo era así, se peleaba cuando estaba drogado o cuando estaba ebrio o ambos… Era así y él se preocupaba aunque nunca se lo dijese y solo se dedicase a curar sus heridas.

-¡Le dije que desalojara para hoy!
-¡¿Cómo quiere que desaloje si no tengo a ningún lugar al qué ir?!
-¡ESO A MI NO ME IMPORTA! ¡Cámbiele la cerradura!

Dos hombres entraron y empezaron a sacar sus herramientas, creando un ruido molesto. Kei con las manos en puños iba a reclamar y a golpear todo lo que estuviese a su alcance pero los brazos del menor lo rodearon e hicieron retroceder.

-Vamos a mi casa… Quédate conmigo…
-D-Daiki… - todo enojo o frustración desapareció sus facciones solo para dejar una mirada de duda – P-pero…
-Kei… Llevamos tres meses… Con esto… ¿No recuerdas cuando dijiste que sabías que no podría dejarte en la calle?

Aquella risa sincera que ahora pocas veces salía del mayor volvió a aparecer, le dejó un pequeño beso en la frente y le dijo que esperase afuera mientras él recogía sus cosas.



Llegó a su casa y caminó hasta su cama ¿Cómo había pasado tanto tiempo? ¿Cómo se dejó embaucar de tal forma? No podía siquiera ir a dormir en su cuarto porque cada recuerdo le venía a la cabeza como si fueran disparos que le herían y herían cada vez más. Pasó de largo hasta el cuarto de invitados y se tiró ahí tratando de despejarse pero… Ni siquiera ahí tenía tranquilidad, ¿es que había algún rincón en esa casa que no se lo recordara? Cada mínimo espacio había sido marcado por su intimidad y su lujuria, todos los muebles, el piso, las paredes. Absolutamente todo. Todo tenía la esencia de Kei.



-¿De verdad tus padres no te dirán nada?
-No, no lo harán… Así que no importa, siéntete en tu casa…

Era la décimo cuarta vez que Inoo se lo preguntaba en tres días y ya no sabía como hacérselo entender, aquella mudanza para Daiki había significado la formalización de aquella relación, se supone que después de aquello todo tenía que ir bien. Pero fue tonto al creerlo y un completo idiota al lanzarse al vacío cuando no había red de seguridad abajo. Inoo Kei era una persona peculiar, era cierto que poco a dejó sus malos hábitos por Daiki, ya no fumaba y si tomaba eran solo un par de copas, se mantenía sobrio y limpio y lo trataba bien, cuando componía se encerraba en su cuarto y cuando llegaba de trabajar también.
Llevaban tres semanas ya viviendo juntos e Inoo lo había vuelto a golpear por no dejarse tocar, a veces el menor se preguntaba a sí mismo por qué lo dejaba hacer sin ningún reclamo pero nunca hallaba respuesta, solo la sensación de que si le decía que parase él se fuera y lo dejara y eso sí que jamás lo toleraría, Inoo Kei se había vuelto una parte importante en su vida.

-¿Te duele mucho?

Y ahí volvía otra vez con esa voz llena de arrepentimiento, casi siempre le decía un “no te preocupes” y el mayor terminaba por irse pero aquel día se acercó hasta su cama y se echó a su lado, pasó la mano por su cintura y lo atrajo a su cuerpo, luego, delicadamente le colocó en la mejilla una pequeña bolsa de hielo, aliviando aquel dolor que el golpe le había producido.

-Lo siento mucho Daiki… No quise golpearte… Es solo que a veces me exaspera saber que no confías en mí como para entregarte de ese modo…
-Nunca he dicho que no confiase en ti ¿o si?
-Entonces… ¿Por qué nunca quieres que te toque?
-Dejo que me beses…
-Daiki…
-En mis 20 años de vida… Solo… Solo he tenido novias, Kei… Yo nunca…

Inoo había quitado la bolsa y colocado en la mesita de noche para lentamente girar el cuerpo del castaño y así mirarlo a los ojos.

-No tengas miedo… Nunca te haría daño…

Decirle eso después de golpearlo era una completa ironía pero su mirada era tan tierna y devota que se perdió en ella y se dejó llevar. Su beso era lento, suave, dedicado… Podía sentir cada sentimiento del mayor a través de él. Su molestia, su dolor, su paciencia, su temor… Y… Aunque en una mínima parte, también podía sentir el amor que le sentía así que dejó que hiciera lo que quisiera con su cuerpo.
Las caricias se repartieron con minuciosidad centímetro a centímetro, marcando su piel de tanto en cuanto con pequeñas mordidas que de rojas pasaban a un color violeta suave, sus jadeos y gemidos iban incrementando a medida que las caricias lo hacían, podía sentir como aquellas manos expertas lo desvestían hasta quedar completamente desnudo y acariciaban su intimidad hasta endurecerla de manera increíble ¿Es que acaso el placer cuando sentías amor era así de fuerte? Kei subió a sus labios besándolo con pasión y necesidad, los minutos pasaban lentos mientras ambos se acariciaban como si no hubiera mañana, cada marca en su cuerpo lo hacía mentarse a si mismo que no todos los moretones eran malos y que algunos se hacían con sentimientos… Una vaga excusa que lo hacía tratar de olvidar la realidad.

-Esto… dolerá un poco porque no quiero prepararte…
-P-Pero… K-Kei…
-Quiero… ser el primero… Plenamente… Daiki…

Tomó sus piernas y las separó con cuidado, tomó la punta de su miembro y lo posicionó. Se miraban a los ojos en todo momento y el mayor se inclinó a acariciarle la mejilla a medida que lo iba penetrando. Un dolor agudo. Unas lágrimas cayendo. Un gemido de placer. Unas palabras que decían “te amo”. Una sensación única en el corazón.
Sentir a Kei dentro suyo fue el más doloroso pero también el más especial de los sentimientos que jamás hubiese tenido en su vida, estaba llorando pero no por el dolor propio de ser desvirginado, sino por estarse entregando a un ser que era el más importante para él.
Vio como Inoo le secaba las lágrimas de los ojos y le acarició las mejillas con delicadeza, adentrándose ya por completo entre sus paredes. Pasaron varios minutos más hasta que se pudo acostumbrar, estaba nervioso y tenía miedo de incomodar a Kei con su lentitud pero el mayor lo veía embelesado, como si para el aquel acto de pasión fuese algo divino.
Sus embestidas fueron hechas con sumo cuidado para no causarle algún malestar y sus caricias incrementaron para distraerlo… Era maravilloso… Todo… Simplemente le hacía sentir en la gloria.



-Te odio… Te odio… Te odio…

Empezó a llorar nuevamente al recordar las veces que hicieron el amor, como cada gemido salía involuntario, como su cuerpo reaccionaba con sus caricias… ¿Por qué tuvo que ser él? ¿Por qué de todas las personas tuvo que enamorarse de él? Incluso hubiese preferido seguir tras su ex novia que lo dejó por otro que llorar por un pobre idiota que ni siquiera lo recordaba…

-¿Qué te hice yo Inoo? ¿Por qué ilusionarme y luego solo botarme? ¿Por qué?

Cada día era igual, solo ahogándose en un llanto interminable y deprimente, jamás creyó llorar así por alguien, jamás creyó que el amar en verdad y luego tener que dejarlo todo era así de insoportable… Lo había dado todo… Todo por él… ¿Porqué le hacía esto?



-¡Te traje la comida Kei!

Daiki entró al bar con una sonrisa y dos pequeños paquetes en la mano, Yuto lo vio un poco dolido porque lo hubiese olvidado por su novio pero lo ignoró plenamente, se sentó en una de las mesas frente al escenario y empezó a desempaquetar todo. Ya había pasado otros cinco meses juntos y había tomado la costumbre de llevarle de comer porque sabía que el mayor no lo hacía y si lo hacía, nunca era algo saludable.

-Te he dicho que me molesta que hagas esto…
-Pero Kei, mira, es tu comida favorita… Sé que ayer te molestó porque le puse…
-¿Y qué? No tengo hambre, anda vete…
-Pero… Kei…
-Eres un estorbo…

Se acercó a la barra y mirando con desdén a Nakajima le pidió una cerveza, el menor se la dio con mala cara y empezó a beber, miró que Daiki no se movía, solo tenía la mirada baja y fija en aquellos platos de comida que tanto se había esforzado en preparar.

-¿Por qué eres terco? Eres solo una molestia… - su risa sardónica lo hizo sentir mal pero el que vertiera el contenido de su cerveza en el arroz y el guiso destruyeron su corazón – Tal vez así, tu sazón si mejore…
-¡No lo trates así! ¡Daiki se esforzó haciéndolo!

Yuto corrió hasta ellos y empujó al cantante lejos de la mesa, Arioka solo lloraba en silencio, incapaz de defenderse ¿Cómo decirle algo si el temor a perderlo era más grande? Escuchaba gritos y golpes pero no distinguía nada, lo único que pudo escuchar bien fue a Inoo gritando.

-¡Es MI novio! ¡YO hago lo que QUIERA con ÉL! ¡DESAPARECE YUTO! ¡Y TÚ! – tomó al castaño del brazo y lo cargó – ¡Te dije que te largarás! - lo llevó hasta la puerta del local y lo botó al piso – Y no me esperes esta noche, tengo mejores asuntos que atender que acostarme contigo

Cada palabra se le incrustaba en el pecho como esquirlas de metal, dañando y matando todo a su paso ¿Cuánto tiempo podía soportar así? Los transeúntes lo veían con lástima y uno que otro se ofreció a ayudarlo a levantarse pero no aceptó, por sus propios medios y con un pequeño dolor en el abdomen se paró y caminó hacia su casa, tarde o temprano Kei volvería y le pediría perdón, diciéndole que lo amaba y que por favor le perdonase… Y él, como lo amaba tanto cedería, porque prefería morirse a perder al amor de su vida.



-Pero quien te ama no te daña ¿verdad Kei? ¿Es que siquiera en algún momento lo hiciste?

Se recostó en el suelo de la sala, recordando como terminaron. Dolía, dolía fuerte y su interior se desgarraba ¿Por qué? ¿Por qué tenía que ser así? Jamás entendió su obsesión por él hasta que ese día se le enfrentó, jamás se había preguntado a profundidad porque lo había elegido entre muchos… ¿Suerte? Nunca, Inoo sabía lo que hacía.



La puerta sonaba insistentemente, el timbre no dejaba de sonar tampoco, adormilado y en pijama fue a abrir, se golpeó con algunos muebles y después de un rato recién logró dar con la puerta.

-Por fin…

Inoo tenía cogida de la cintura a una mujer un poco mayor que él, ambos se veían en un estado de embriaguez extremo y que a duras penas podían pararse.

-Kei… ¿Q-qué pasa?
-Pue~s, acá Megumi y yo queremos divertirnos… - hizo pasar a la chica quien se apoyó contra la pared, empezando a desabotonar su blusa – Y tu, como siempre, estorbas… ¡Vete!

Lo tomó de la solapa del pijama y lo botó fuera de la casa. Arioka miraba perplejo la puerta que acababa de ser cerrada, creyendo ilusamente que era una pesadilla todo aquello… ¿Pero es posible negar lo innegable? El descaro y la desfachatez de su aún novio lo hicieron casi desmayarse de la pena… Podía escuchar claramente los besos que se daban en el pasillo y como aquella tipa gemía su nombre con fuerza… ¿Por qué? La puerta sonó cuando la empotró contra esta y los gemidos de placer de ambos empezaron a sonar violentamente, cayó acurrucado en el suelo tapándose los oídos, tratando de bloquear todo aquel daño que le estaba ocasionando la infidelidad… ¿Por qué? El gemido del climax de Inoo se le hizo demasiado familiar… ¿Cuántas veces había hecho el amor como para no reconocerlo? Unas cuantas palabras de promesas y otros ruidos más llenaron ahora el silencio reinante, la lluvia empezó a caer tenuemente, humedeciéndole el cuerpo y el cabello. A las dos horas casi la mujer salió y lo miró con asco, caminando lejos y perdiéndose de vista.
Con la poca fuerza que le quedaba entró a la casa, estaba por irse a hundir en su almohada cuando la mano de Inoo lo tomó por la muñeca y lo arrastró al sofá, tirándolo con brusquedad a este.

-¡¿Quién te dijo que podías entrar?!
-¡Por si lo olvidas ésta es mi casa!

En los nueve meses que llevaban saliendo, nunca Daiki le había contestado, el asombro de Inoo le quitó todo rastro de enojo y el golpe que en algún momento le hubiese dado quedó solo en el aire.

-¿Qué te pasa? Tu nunca…
-¡Cállate Kei! ¡CÁLLATE! ¡Quiero que te vayas! ¡MAÑANA MISMO, LÁRGATE! ¡¿Qué te sucede?! ¡¿PARA ESTO QUERÍAS ENAMORARME?! ¡¿PARA TENERME COMO UN MALDITO IDIOTA TRAS TUYO?!
-¡¿QUÉ CARAJOS HABLAS?!
-¡ERES UN MALDITO VAGO QUE SE EMBORRACHA Y FUMA! Siete malditos meses limpio para que una tipeja te volviera a hacer caer en ese maldito vicio…
-Siquiera aquella tipeja me da más experiencias que la que tú me puedes dar…

Sus ojos no se separaban los unos de los otros, los del mayor eran témpanos de hielo y los del menor… Solo charcos de agua…

-¿Qué soy para ti Kei?
-Tiempo perdido… Eso eres… - se dio la media vuelta, recogiendo el resto de ropa que le faltaba ponerse – ¿Sabes qué? Terminamos, me aburriste

Su corazón se oprimió de sobremanera ¿Cómo era posible que le cambiase de lugares? Lo peor era… Que dejó que lo hiciese, corrió tras él tratando de detenerlo, abrazándolo por la cintura y llorando desconsoladamente, diciéndole y rogándole perdón, que no lo dejase, pero de un simple empujón Inoo se libró de su agarre, entró en la habitación de invitados donde tenía todas sus cosas y empezó a meterlas sin orden en una de las maletas que había.

-Kei… Por favor Kei… No me dejes… Kei…
-¿Y para qué quedarme contigo Daiki? – le preguntó a la cara, haciéndole sentir su aliento marihuana – La vez que te besé fue por que pensé que podría obtener experiencias interesantes de ti… Yuto hablaba tanto de su mejor amigo que creí que eras una buena fuente de experiencias… No solo un niñito aburrido y común como esos que abundan, no me sirves… Ni siquiera le llegas a la planta de los pies a Yuriko



-Kei… ¿Por qué si me hiciste tanto daño aún te amo? Kei… ¿Puedes escucharme llamarte en estos momentos? Kei… ¿Aún piensas en mí de alguna manera? Kei… ¿Porque si yo no fui el del error aún duele tanto? Kei… ¿Podrías volver? Prometo… Prometo no molestarme… Prometo que todo estará bien… solo… solo no me dejes, Kei…

Se sentía alma en pena sin ninguna forma de poder hallar el camino… Solo dos semanas antes de cumplir el año habían terminado, ya hace unos días de eso y solo podía llorar tratando de encontrar algún tipo de salida que parecía esconderse ante sus ojos.

-Kei… ¿Cómo es la fama? ¿Les gustan tus canciones? Yo las amaba… Cuando me cantabas al dormir… O cuando me cantabas algo nuevo que habías escrito… ¿Recuerdas aquella canción de cuna que hicimos para el gatito que encontramos? Kei… Esa es mi canción favorita porque… Porque era como si pudiéramos estar juntos para siempre… Kei… ¿Qué cambió? ¿Por qué cambiaste Kei? ¿Algún día podremos estar juntos de nuevo? Kei… Hace un mes no te veo… ¿Estás bien? ¿Estás comiendo a tus horas? ¿Ya dejaste de fumar? Sabes que si tomas no te debes arriesgar… Kei… ¿Por qué me preocupo tanto por ti? Kei… ¿Por qué si necesito tantas respuestas no estás aquí contestándomelas? Kei… Necesito de tus abrazos y tus besos… ¿Es que no sabes cuanto los echo de menos?

La puerta principal sonó como si se abriese y el desde el piso alzó la cabeza para ver quien era, Yuto estaba parado ahí con su novio y ambos al verlo corrieron para reincorporarlo.

-¿Por qué es que ambos son tan torpes?
-Inoo nunca debió enamorarlo - las palabras de aquel chico no le causaron gracia a Yuto quien haciendo fuerza lo logró sentar al sofá
-Pero si él también está enamorado…
-¡Ryosuke!
-¡¿Qué?! ¡Es la verdad!
-Tú no lo entiendes… - la discusión paró y el más alto miró a su mejor amigo, acariciándole el cabello – Daiki…
-Y-Yuto… ¿Por qué… dice que está… enamorado de mí? ¿Es… que… él lo conoce?

Se quedaron callados un buen rato y con cierta zozobra Nakajima por fin sacó un disco del bolsillo interno de su chaqueta, lo abrió con cuidado y le dejó el empaque al chico castaño mientras el ponía el disco en el reproductor.

-Creo que… Aún no lo haz oído… Pero deberías…

Daiki limpió sus ojos para poder leer… ¿Cómo es que con tantas propagandas del debut de Inoo jamás vio o leyó las covers? La imagen era su pegatina de pingüino solo que con algunos efectos extras y el título del single pintaba como “El 'Adiós' está siempre tan cerca”, lo abrió para sacar el pequeño booklet con las letras de la canción pero lo único que pintaba dentro era “Para AD, la única persona que en verdad he amado”.
Ryosuke tuvo que tomarlo de los hombros para que no se fuera hacia adelante mientras sonaba la canción con melodía alegre pero con una letra que para él significaban más de lo que podían expresar.


Mira la palma que está sobre la tuya,
Está contándote mis sentimientos.
Incluso si yo no digo el 'Te amo'.
Nos conectan entre sí.

Es un detalle tan insignificante pero,
cada vez que sonríes tímidamente,
A pesar de que el día a día sea doloroso,
Siempre seré feliz con esa sonrisa.
Querida, yo
Sin falta estaré aquí.
Querida, nosotros
Nunca podremos olvidar estos días.

El 'Adiós' está siempre tan cerca,
Nunca voy a olvidar lo cercano que está,
porque te amo.
Oye, ¿Qué tipo de sueños
está teniendo ese rostro dormido?
Me pregunto de dónde proviene este dolor.

Mirar atrás a esos días que se repitieron,
siempre te quemarás
En el interior de mi corazón. Siempre en mi corazón
Estarás allí por la eternidad.

Querida, yo
sin falta estaré aquí.
Querida, nosotros
nunca podremos olvidar estos días.

El 'Adiós' está siempre tan cerca,
Nunca olvidaré que yo siempre estuve buscándote.
Porque nunca quería perderte.
Oye, ellas han pasado,
estas estaciones son la única cosa que quiero sentir.
Pero el mañana nunca fallará en volver.

El 'Adiós' está siempre tan cerca,
Nunca voy a olvidar lo cercano que está,
porque te amo.
Oye, ¿qué tipo de sueños
está teniendo ese rostro dormido?
Me pregunto de dónde proviene este dolor.
Pero, de nuevo este 'Adiós'
lo visitaré y me llevará allí,
Al otro lado de mis recuerdos en donde tú, la persona que amo, está.

A donde tú estás.


“Kei… ¿Significa que me extrañas?”

[6 meses después]

-Es suicidio mediático… No lo hagas, te lo prohíbo
-Señor Yamada – Inoo hizo una pequeña venia – La persona que usted ve acá está solo gracias a él, haré la dedicatoria y lo presentaré formalmente…
-¡Pueden cancelar tu contrato!
-No es algo que a estas alturas me interese mucho

Kei Inoo volvía a estar siete meses limpio, jamás creyó que lo que a él le parecía solo un medio para obtener creatividad se convertiría en su razón de ser… Se arrepentía de todo lo que había hecho y de cómo había sido pero no podía cambiar el pasado, solo hacer el esfuerzo para planear un buen futuro. Por eso hoy, en el escenario frente a los miles de asistentes que irían a verlo pediría su segunda oportunidad…

Salió al escenario después de media hora, su público le ovacionaba y él sonreía feliz… Todos ellos serían testigos de su amor, se puso un dedo en los labios y los hizo callar, en la pantalla gigante se veían palabras que el mismo había escrito y había pedido por favor que las pasasen.

“Hoy es un día especial para mí,
hoy pediré perdón a la persona de la cuál
me enamoré y que por miedo perdí…
Espero que sepan comprenderme y
que me ayuden a hacerlo aceptarme de vuelta”

Por una esquina del escenario aparecían dos personas, dos chicos específicamente, uno alto de cabello negro y uno más bajo de cabello castaño, este último tenía una venda en los ojos y caminaba torpemente, tenía un micrófono adherido al pecho y se podían escuchar sus pequeños reclamos de saber a dónde iba. Inoo sonrió a la audiencia y justo en ese momento le enfocaron y con los labios dijo “Es él”.
Yuto llevó a su mejor amigo hasta casi al medio de aquel enorme lugar, haciéndole una señal aprobatoria a Kei.
Daiki empezó a caminar desesperado, tratando de liberarse la vista para saber dónde iba o dónde estaba, tropezó con uno de los cables de los instrumentos y todos los asistentes rieron despacio.

-¿No es adorable?

Inoo se acercó hasta él y le quitó la banda que le cubría, los ojos del menor eran de incredulidad y un sonrojo tímido apareció en sus mejillas, no se había percatado en donde estaba, sus ojos simplemente veían a la persona que había amado con locura y que aún ahora lo hacía…

-¿Qué haces? Dije que no…
-Arioka Daiki… Frente a mis 5 mil fans te pido perdón… - se arrodilló ante el menor quien pudo ver detrás del mayor cuando este estuvo en el suelo, quedándose anonado ante los miles de ojos que se posaban en él – Y por favor, te ruego que regreses conmigo…
-¡Kei! ¡Párate! ¡Me estás haciendo quedar en ridículo!

Otra pequeña risa del estrado sonó por diestra y siniestra y un suave “kawaii” también se hizo presente, Daiki hizo un puchero y se quiso dar la vuelta para irse pero los brazos del mayor lo abrazaron con fuerza y posesividad, acurrucándolo en su pecho.

-Te amo… En verdad te amo… Te traté muy mal, merezco que me odies… Pero Daiki, todos cometemos errores… Yo cometí uno muy grande que fue el de lastimarte y dejarte cicatrices, emocionales y es posible que físicas… No es excusa, pero sabes que era porque nunca andaba en el mejor estado… Pero por eso… Tomando de juramento este lugar, este momento, con 5 mil testigos… Te digo que no volverá a ocurrir… porque te amo, en verdad te amo… Si haz escuchado todas las canciones de mi álbum sé que sabrás que todas son para ti… Me equivoqué en decir que no eras mi numen… Que de ti no sacaba inspiración… Eres mi mayor fuente Daiki… Porque solo cuando se enamora, el artista encuentra aquel auge de creatividad… Por favor… Vuelve conmigo… Dame otra oportunidad…

Sus mejillas ya estaban empapadas y le daba vergüenza que lo vieran así… Pero más que eso, la emoción de aquellas palabras sanaban cada pequeña herida que se hubiera abierto en su interior meses atrás… Para el amor no había lógica, para el amor no había porqués, para el amor no había noción de tiempo y más que nada, para el amor siempre habría un mañana.
Asintió suavemente y radiante de felicidad Kei gritó “Me aceptó de vuelta” y los vítores de los asistentes llenaron el local. Besó con dulzura su frente y sin que nadie lo viese llorar lo llevo tras bastidores a poder darle un pequeño beso en los labios.

-Te amo Daiki… Prometo que de ahora en adelante todo será distinto…
-Kei… Te amo demasiado… No vuelvas… a hacerlo…
-Nunca mi Daiki… Nunca…

“Kei… ahora sí tendremos nuestro final feliz ¿verdad?”


--------------------------------------------

Ok XD tomatazos o lo que sea -3- Pues, bien recibidos todos D: Quiero saber que les pareció... La canción que se supone canta Inoo es esta: Sayonara wa Itsumo Soba ni - Shota Shimizu, mi solista japonés favorito :)
Créditos: Gracias a http://makikawaii-jklyrics.blogspot.com por las letras en inglés y a Melissa ;3; por ayudarme a traducirlo porque yo ya no tenía tiempo~~

24 comentarios :

❤ Akire Yamada❤ dijo...

TT_____________TT He llorado... por que en verdad es muy Angst es realmente hermoso ;3; enserio que lo amo! me has hecho llorar y tambien sonreir como tonta con ese final tan hermoso uxu y yo amo ID mas que nunca! todo gracias a ti
Esosa te amodoro muchisimo! uxu gracias por este fic :3 es el mejor regalo que me han dado y tambien el pirmero ;) asfdsfds uxu lo imprimire y me lo aprendere de memoria asfdsfdsfds uxu <3 es simplemente perfecto, Gracias por todo uxu<3

❤ Akire Yamada❤ dijo...

aasfsdfdsfsd ;3; y fui la primera en comentar uxu que genial <3 ;w; -se roba el fic-
te amodoro demasiado ♥♥♥

Anónimo dijo...

seeee inoodai eres tan genial COMO LO HACES?!! jajaja en serio eres una artista que encuentra su inspiracion y fluye su creatividad como vos misma lo dijiste jajaja

Valee dijo...

Oh... te odio lo sabías? Me hiciste llorar uxu pero está hermoso, mensa~ Un muy buen regalito para Akire uwu<3~ HERMOSO

Matsu dijo...

;;;_____________________;;;
¡Kei, te odio! Pobre Dai-chan, con lo bueno que es ;_______;

miriacha dijo...

me dio pena dai...porque ino tuvo que ser tan malo...me dio cierta colera que lo golpeara...y que aun asi dai lo hubiera aceptado denuevo..pero bueno el inodai a veces es asi....

ojala y en verdad sean felices....
me gustó el fic satommy...}
como siempre escirbes genial y haces que analicemos las historias desde diferentes puntos de vista...

arigatou

(^-^)!!!

Andii dijo...

esta hermoso!!! ;O; no inventes llore y llore y llore y mi familia me ve extrañamente D: hahaha pero awwwwwwwwwwwwwwwwwwww esto sii es un fic inoodai!! amo como escribes y extrañaba tus one-shot u//u!! satommy eres genial.

Namida Gabriela dijo...

Awwww al fin pude recordar mi contraseña * la verdad no y la tuve que cambiar U_u*. Bueno... KYAHHHHHHHHHHHH!!! Por un momento odie a Inoo y eso es casi imposible, como se atreve de hacer eso?!?!?! tanto daño le hizo a Daiki, me sentía frustrada... quería tener a inoo en frente para decirles unas cosas. Mi Daiki pobre sufriendo, así es el amor >_< doloroso pero es algo que te ayuda a seguir en la vida. Satommy, amo como escribes, amo el blog *el mio es un desatre, me desespero conél xD*, espero tu siguiente publicación.

Komaki dijo...

Simplemente geniiial~

♥soanychinenlove♥ dijo...

En verdad me gusto!! aunque kei fue tan bestia ;__; y daiki con un corazon tan lindo!!
tanto amor por Inoo que con los maltratos que le dio preferia aguaantarlos a que lo dejara...
pero muy lindo final ;w; por un momento pense que no quedarian juntos!!
y sobre la canción la escuche y es muy linda <3
Gracias por actualizar con un fics iD <3 *--* es bueno leer de vez en cuando uno con un poco de Angst~

Jess dijo...

;w; me hiciste llorar como nena ;w; aún sigo llorando ¿cómo lo haces? ¿cómo haces que llore como una fuente? D: lloré y lloré y necesité abrazar a mi oso ;w; es MUY bueno aunque Kei sea malo ¬¬ pero en verdad fue EXTREMADAMENTE BUENO ;w; LO AMÉ

Uebo♥ dijo...

AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH NO PODÉS DECIR QUE SOS REPETITIVA ♥ Es uno de los fics que más me han gustado hasta el momento. Es como genial y en cierta forma muchas cosas me hacen pensar en lo que me pasó (aunque poco tenga que ver por la relación de los protagonistas) lastima que en mi caso no hubo final feliz.
Nada, te quiero, porque me ayudaste mucho y hoy que ya tengo las cosas superadísimas, esto me levantó más el ánimo.
Me siento feliz de haberte dicho que la idea era genial cuando me mostraste el comienzo por msn, porque no sólo cumpliste mis expectativas, sino que las superaste.
Larga vida al InooDai ♥

AtZiN dijo...

ohhhh genial... muy muy cortador de venas...
odie a inoo por hacerle sufrir a mi dai y todavia el que se deja que #&/(/&%.... pero me encanto cuando kei se le declara en el concierto y yo de waaaaaa...
gracias por el fic.

yo quiero otro fic XD

Haruki-chan dijo...

un fic demaciado hermoso es serio me encanta como escribes ademas de que no simplemente es una historia X si no que es toda una gran historia, excelente trabajo ^^

kana dijo...

solo tengo una palabra ´para decir del fic.. HERMOSOO!
estoy llorando y tengo un nudo en
la garganta T___T
waa hace tiempo que no
lloraba con un fic *suspira*

arigatou! satommy ♥

AmiS dijo...

OH MY GOD SUUUN!!!!!
hermosooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo!!!
me encantoooooooooooo!! YoY
increible!

d@nny dijo...

satommy, te quedo genial el fic *W*
me encanto, es distinto al resto de tus fics, pero siges con los finales felices, y eso es lo emocionante xDD
gracias y feliz navidad~~

Vanezthar ♪♥ dijo...

me hiciste llorar ya que me hisiste recordar una antigua relacion de verdad que me hiciste llorar y muchisimo!!! muy bien shot te felicito sigue asi ^^

hitomy-Chan dijo...

HOLA LES HE DEJAO UN PREMIO EN MI BLOG PASEN POR EL Y PUBLIQUENLO NE BAY BAY

Isaa dijo...

Más de dos meses perdidos -3-
Jamás pensé que esto fuera así...
Perdón Pam por no leerlo antes! Mi vida se acaba de acortar... (?) Seré castigada por perderme TAN ESTUPENDO FIC, angst... para variar mis lágrimas ;___________;
Fue increíble, cada palabra, cada acto de mi imaginación *-*
ASDASDASDASD♥ Por Dios! Fue estupendo.
Amo llorar, de verdad AMO llorar... me siento más humana (?). Y esto me hizo pisar tierra.
“Kei… ahora sí tendremos nuestro final feliz ¿verdad?” AWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWW♥

TE AMO!

MayraaHSJ! dijo...

LO AME!! *-* ...Es muy muy hermoso ame el comienzo y el final..! Me puse a llorar wn! a LLorar okno!no puedo hablar "Tengo un nudo en la garganta" xd ... Me dejo trauma la parte cuando Inoo golpeaba a Daiki...Nunca vi un InooDai asi!
Yo si fuera Daiki no perdonaria tan rapido a Inoo..Pero cmo esta pareja es puro Amor Lo amee! xD...Ame el oneshot ~ Primer oneshot que me hace llorar~~ Escribes Hermoso!

PD: Me gusto la canción la descargue!..Cuando la escuche me acordare del oneshot y me pondre a llorar .-.
PD2: Te Amodoro! .. Adoro tus fics NUNCA comento por que soy flojaa! Pero tratare de comentar xddd..Chao!~

Natarashi dijo...

*o* (siempre pongo esa cara cuando es dramatico el fic, tengo un problema muy grande) bueno que puedo decir lo ame como amo todos los fic's pero este fue tan fuerte, Inoo como pudiste ponerle una mano encima ¬¬ eso no te lo perdono, es un baka de lo peor porque no te diste cuenta antes de lo que sientes por el eres un gran baka, tu fuiste el acosador tu lo buscaste tu solo tu fuste el responsable de sus alegrías y de sus tristezas y sufrimiento en su vida, fuiste muy malo, pero que bueno que supiste reconocer tu gran error que fue dejarlo ir y el lindo de Dai-chan claro que lo perdono porque lo ama con todo su ser y mas le vale que no lo haga sufrir mas, si no se las vera con migo

aNix FriKi dijo...

Pobre dai-chan , aunque si alguien me hiciera eso lo mando a volar luego luego.

Eso d meter a una zorra hizo odiar a kei por tres segundos (aunq lo sigo amando ♥)

Pero tratandose de Kei ♥, jujujujujuju ... yo creo es comprensible de parte d Daiki su actitud

que lindo detalle el del disco ♥ ... y q le pidiera perdon enfrente d muuuchas personas

Hai☆ne dijo...

O-Oh ;_; demasiado, me gustó demasiado, es uno de los one-shots que más me han gustado de todos los que leí en mi vida de lectora de fics(?)
No sé, se me hizo encoger el corazón entero ;_; además lo narraste todo tan bien que me hizo sentir todo, malditito Inoo... He sufrido una especie de "le quiero, ahor le odio, ahora le vuelvo a querer" XD no juegues con los sentimientos ajenos! ;3;
Perfecto, absolutamente perfecto~♥


up