21 noviembre 2011

Guns and Roses [5]

http://i89.photobucket.com/albums/k220/Satommy14/pensamiento1.jpg: Son casi las 4 a.m.
: Los pajaritos cantando~
: La esquina de mi cama XD!


Notas: Este capítulo se lo dedico a mi escritora favorita, Joana :) que si no fuera por ella no me hubiese vuelto a encontrar a mi misma como escritora y hubiera perdido toda fe en la redacción, sé que no lo leerás pero ya te lo dije por mensaje... I admire you! And you know that... Btw~ en otros temas, me hicieron odiar estas últimas semanas varios pairs que antes solo toleraba ¿es que acaso está mal que ame solo 5? Soy cerrada en ese sentido, si leo otras pero cuando te molestan joden, es inevitable no agarrarles tirria~~ Y pues e_e también me hacen tener tirria a escribir D: Así que pido por favor que sean sensibles conmigo en ese sentido XD! Y por cierto e_e Ahora sí espero comentarios u_ú! Aunque si está fome ._. ya no hay nada que hacerle XD!

------------------------------------------------------------


Shige cogió el cogió el celular a las once de la noche, habían pasado más de 12 horas y no sabía nada de Daiki. Su vida estaba en peligro, era por algo que no quería ser su niñera… Si le pasaba algo, por mucho que él no tuviera la culpa de nada, lo culparían. Odiaba el hecho de que lo tuvieran acorralado con perder el trabajo o hacerse cargo del niño… Y el peso en su currículo de ser asistente o mano derecha de los Arioka era demasiado importante como para dejarlo pasar.

-¿Dónde estás? - preguntó al menor apenas contestó - ¿Qué acaso crees que esto es hotel para que tu…
-Shigeaki-san, lamento mucho esto… Pero Daiki se encuentra indispuesto y ya no hay trenes como para llevarlo a casa, ¿le molestaría mucho que se quede a dormir conmigo hoy?
-¿Eres tu Inoo-san?
-Sí señor, soy yo
-Tu voz es muy reconocible

Meditó unos instantes antes de dar su aprobación, una noche solo no sería malo… Él tendría el día libre y Arioka también podría convivir una experiencia “normal” con el único amigo que le había visto.

-Si le hubiera hablado yo, me hubiera gritado

Inoo lo ignoró, meditaba la opción de llevarlo a algún rincón de la universidad y asfixiarlo o simplemente dejarlo solo a su suerte a ver si alguien le hacía algo… Pero ni siquiera sabía a ciencia cierta si es que Daiki creía o no lo que le había dicho Takaki, sería mejor no correr ningún riesgo, mejor solo prevenir y desaparecerlo… Matarlo era la finalidad de su cercanía con él.

-¿Por qué no hablas?

Lo miró a los ojos y luego desvió la mirada a sus labios, antes habían estado perfectos, ahora tenían una leve hinchazón y estaban rojos ¿es que acaso los besos dejaban tantas pruebas? ¿Podrían sacar su ADN de los labios del menor en una autopsia? Alzó la mano para cerrarla alrededor de su cuello pero la bajó antes de siquiera darse cuenta que lo había hecho.

-Tenemos que ir a mi casa, espera acá

Hizo sentar a Daiki en una de las bancas de la parada de bus y timbró al Ohkura, iba a ser suicidio para él y sentencia de muerte para el castaño el ir a l residencia Nakajima, tendría que tener su arma a la mano cualquier cosa...

-¿Qué ocurre?
-Tadayoshi…
-De acuerdo – la voz al otro lado se tensó - ¿Qué es tan grave?
-Daiki irá a dormir a la casa
-JA! Buena broma… Ya ¿es que acaso lo has matado y…?
-No es broma, ven a recogernos a la puerta de la universidad

Al colgar miró el celular con cierta reticencia ¿qué pasaba si llamaba de nuevo y que más bien le llevara al equipo de limpieza? Podía asfixiar a Daiki… O tal vez simplemente romperle el cuello, limpio, rápido y sencillo.

-Sabes, ahora que todo está más tranquilo… Me da gracia pensar que para alejarme de ti Takaki haya dicho que eras un asesino
-Pensé que…

Estaba atónito, no tenía forma de formular alguna oración coherente sin que esta tuviera la frase “si soy asesino” o algo por el estilo… ¿Es que acaso era idiota?

-Eres demasiado amable para serlo Inoo-chan…

Empezó a balancear sus pies, rozando el suelo con la suela del zapato, haciendo un ruido rasposo y extraño que llenaba el silencio que se había formado.

-Perdón si te besé
-Ah… No, la adrenalina del momento, fue eso, no te preocupes
-De cualquier forma, me alegra saber que mi primer beso fue contigo… Aunque en verdad no recuerdo cuando te dije que no había besado a nadie…

“Nunca lo hiciste”

Otro silencio, Inoo quiso hablar pero las llantas de un carro frenando en seco lo hicieron salir de todo pensamiento, a través de la ventana polarizada sintió la mirada punzante de Ohkura. Tal vez ni Daiki ni él salieran de ahí vivos… Bueno, tal vez es ya no importaba mucho…

Arioka se sentía extraño, podía decir con toda certeza que Inoo estaba nervioso y que la persona que conducía lo miraba de reojo por el espejo retrovisor, las miradas eran unas parecidas a las de Takaki pero no tenían esa sombra de lujuria que lo había puesto nervioso. Sus ojos se había puesto de meta mirar un punto fijo pero el silencio era demasiado incómodo como para quedarse tan quieto, se removió varias veces en el asiento mirando de rato en rato por la ventana, dándose cuenta que estaban por una zona exclusiva ¿Es que acaso Inoo era millonario? Podría ser que tuviera dinero y por eso tenía un chofer pero… De todas formas, no parecía alguien de esos círculos sociales. Miró al mayor con la vista fija en la calle también, se veía melancólico y casi podía apostar el menor de que tenía un conflicto interno… Tal vez en verdad no debió besarlo…

-Ya dije que lo sentía…
-No me importa que me hayas besado Daiki, ni que fuera algo tan importante

Hubiera querido jamás abrir la boca, aquellas palabras se le clavaron tan profundo que ya no volvió a hablar en todo el camino y cuando el carro se estacionó frente a una mansión, no esperó a que le abriesen la puerta y simplemente se bajó.

-¡Detente!

Pero fue demasiado tarde, apenas Daiki salió del carro tres personas aparecieron, una le vendó los ojos, otra le tapó la boca y la última le amarró las manos, quiso patear a diestra y siniestra pero no le fue posible, el que le selló la boca con cinta estaba ahora inmovilizando sus pies ¿Qué es lo que estaba ocurriendo? ¿Inoo? ¿Su chofer? El miedo volvió a atenazarlo por segunda vez en el día y deseó con todas sus fuerzas que de una vez lo mataran, no quería seguir viviendo en un remolino de emociones. Un olor dulzón fue colocado con fuerza en un paño cerca de su nariz y a los segundos cayó en la inconsciencia.

----

-Identifica…
-Me conoces, idiota
-Lo siento pero es…

Sacó la pistola del saco y le disparó en medio de los ojos, escuchó varios gritos de reclamo pero pasó de largo ¿a quién demonios le importaría un simple portero? Por lo menos a él no y si alguien le reclamaba, se vería con otra bala en la cabeza.
Tegoshi estaba en la puerta, vestido como siempre con aquella yukata suya, sonrió de medio lado al ver al castaño pasar sin que lo saludase y con una voz burlona le habló.

-¿Es que acaso te fue mal como para variar?
-Cállate perra

Tegoshi sacó sus dagas al tiempo que Takaki sacaba otra vez su pistola, estaba a nada de atacarse cuando alguien se interpuso entre ellos.

-La idea es matar a los demás, no matarnos entre nosotros - Massu cogió por la muñeca al otro mayor y miró con desdén al chico – Solo eres un niño que no sabe controlar sus emociones, eres un peligro para el clan
-¡¿Qué te pasa?!
-Por eso es que jamás podrás derrotar a Inoo, él es mucho más frío con sus propias emociones

Massu jaló a Tegoshi consigo, dejando a Takaki en el hall con una mueca en el rostro ¿Qué es lo que todo el mundo le veía? Era solo una vaga imitación de asesino, él lo sabía, era débil, lo veía en sus ojos, se dejaba dominar y nunca podía disfrutar de una muerte… Y ahora le gustaba aquel niño, Inoo Kei estaba enamorado de Arioka Daiki ¿por qué otro motivo no hubiera querido que lo tocase? Una cosa era que lo detuviera de matarlo. Los puntos que se hubieran sumado a su prestigio eran muy preciados pero… ¿Por qué no lo dejó ni besarlo? El castaño disfrutó la sensación de haber encontrado el talón de Aquiles de Inoo y una oleada de emoción lo embargó…

“El demonio será expulsado del infierno”

Escuchó una puerta cerrarse y vio a Yamada caminando con un bolso al hombro.

-¿A dónde vas?

Realmente no quería hablar, simplemente tomó al menor por la cintura y lo empujó contra la pared desabrochándole el pantalón y adentrando su mano, todo con movimientos tan rápidos que podrían sorprender a cualquiera. Pero Ryosuke ya no se dejó tocar. Empuñó la mano y flexionó el codo, juntó toda su fuerza y le dio en la boca del estómago al mayor, lo empujó al piso y le dio otro golpe pero ahora en el pecho, deseando con ahínco romperle el esternón.

-No olvides Takaki, que por algo soy el n° 2 de esta casa y tú, el n° 3

El menor recogió el bolso del piso y salió de la casa sin mirar al otro que tosía desenfrenadamente, expulsando algunas gotas de sangre por la boca.

Su cuerpo temblaba de emoción, jamás se había atrevido a enfrentarlo y ahora… Ahora lo había dejado en el piso, sangrando… Estaba eufórico e incluso mucho más que eso, no podía caber en sí mismo, saltando el cuerpo de aquel guardia, empezó a correr calle abajo, traspasando toda barrera e ignorando al mundo. Quería ir y contarle a Yuto que se había enfrentado a aquel tipo.

Después de un rato de estar corriendo desenfrenadamente, llegó a un café cercano a la universidad, pudo verlo a través de la ventana leyendo el libro que era para su trabajo usando unas gafas, sonrió a sí mismo aunque tal vez fuera involuntario y entró al lugar, sentándose frente suyo.

-Llegué

Yuto lo ignoró y siguió leyendo, tratando de encontrar en la lectura de psicología alguna respuesta a su comportamiento y su tolerancia al chico que tenía delante suyo, su mente estaba trabajando a cien, analizando cada aspecto del mayor: su rostro, su cuerpo, personalidad, talento… No entendía cómo es que lo deseaba tanto, no era nada peculiar y mucho menos excepcional, más bien era alguien demasiado común, salvo que era sicario y parte del clan contrario.

-Te matarán si te vas a vivir a la residencia Nakajima
-Dirás que me uní a tu clan
-Nishikido es el que decide eso
-¿No eres tú el heredero de Nakajima?
-¿Y si te mato yo?
-Ya lo hubieras hecho
-No te confíes – sonrió alzando la mirada - ¿Y Takaki?
-Lo dejé en el piso – la mirada de confusión del menor lo incentivó a seguir – Quería hacerlo conmigo, le di un golpe y me fui

Fijo su vista en todos los gestos de su rostro, tratando de vislumbrar si es que acaso mentía pero no había ninguna señal de que lo estuviera haciendo, simplemente asintió y siguió leyendo. Yamada pidió un café y una tarta de fresa.

“El amor según Sternberg está compuesto por tres variables, que en perfecto equilibrio componen la forma pura del amor:
-Intimidad: Sentimiento de cercanía, unión y afecto hacia otra persona
-Pasión: Estado de excitación mental y física caracterizado por vehemencia por otra persona
-Compromiso: Relación de compañerismo sin que haya intimidad ni pasión”

-Ryosuke… - llamó en voz baja al mayor - ¿Alguna vez te has considerado amigo de Takaki?
-¿Qué? – cortaba un pedazo de tarta con el tenedor, quedó a medio camino de su cometido cuando lo escuchó – No…
-De acuerdo
-¿Por qué?
-Nada

“En realidad nunca se da una combinación perfecta de las tres variables, el ciclo amoroso no es constante y hace que mientras el amor romántico comienza con altas dosis de pasión y una creciente intimidad, se vaya transformando en amor compañero dónde baja la pasión, se mantiene la intimidad y aumenta el compromiso. Hay incluso quien le pone fecha a este cambio, entorno a los cuatro años, pero obviamente es muy difícil aproximar una fecha, debido a todas las variables que intervienen.”

-¿Qué de interesante tiene ese libro?
-Mucho
-¿Es que acaso te he molestado o algo?
-Ryosuke… - volvió a preguntar, sin dejar de analizarlo - ¿El sexo con Takaki significaba algo más para ti?
-Nakajima… - comió un pedazo de tarta - Vete al demonio

Ninguno de los volvió a hablar y Yuto aprovechó para terminar de leer aquel capítulo.

“Muchas parejas no aceptan el cambio de “amor romántico” a “amor compañero” y lo interpretan erróneamente como el fin del amor. El tono emocional del amor compañero es más moderado que el del pasional, las pasiones extremas se transforman en comunicación, ternura, afecto y satisfacción, las claves de una relación duradera.”

----

-Yuri, la comida está en el microondas, no te olvides de cenar

Su madre le depositó un cariñoso beso en la frente, saliendo por la puerta principal tomada de la mano de su esposo, su padre. Los miró a ambos con cierto fastidio ¿es que en verdad todo era tan perfecto? No tenía absolutamente nada de qué quejarse en su vida. Su familia tenía estabilidad económica, siempre le había ido bien en las clases, era deportista, popular, agradaba a las personas, atraía a las chicas y chicos, sin embargo, entre todo eso, él no era feliz, o por lo menos el concepto de felicidad no era algo que él en algún momento hubiese experimentado…
El tema lo absorbió y se dedicó a meditar sobre él pero el sonido de la puerta tocar lo hizo salir de sus cavilaciones, se acercó rápidamente a esta para ver qué se habían olvidado sus padres cuando vio a aquel castaño parado frente suyo, tratando de ocultar la herida de un labio partido.

-Éste no es ningún hospital
-Cállate y hazte a un lado

Takaki movió al menor hacia un lado con el brazo y se adentró en la casa, caminó hasta la sala para solo dejarse caer pesadamente sobre el sofá, aún adolorido por los golpes que había recibido.

-¿Puedes explicarme nuevamente como es que conoces mi dirección? – Chinen caminó tras él, sentándose en la mesa de centro para poder tenerlo delante suyo
-No te lo he explicado
-Deberías ir haciéndolo… - cruzó las piernas al igual que los brazos y lo miró fijamente - ¿Quién te golpeó? ¿Daiki?
-No – contestó cortante – Pero… - alzó la mirada para dedicarle una mueca de fastidio – De todas formas perdí la apuesta
-Era de esperarse

Bufó inconscientemente y su voz, aunque no hubiese querido, había sonado llena de frustración ¿Qué iba a hacer ahora? Quisiera admitirlo o no, Takaki y todo ese grupito extraño eran la salida de aquella monotonía en la que se había convertido su vida.

-Da igual – se levantó para acercarse y subirse sobre su regazo, mirando sus ojos con cierta malicia – Dame lo que yo quiero y yo te daré a ti lo que deseas

Takaki sonrió de medio lado con lo que le había dicho el menor, sus manos se posicionaron en su cuello delicadamente y de aquella forma lo atrajo a su rostro, podía ver sus delicadas facciones con suma nitidez. Sus dedos encerraron a la perfección su cuello y sin siquiera besarlo, empezó a hacer presión para cortar la circulación que iba a la cabeza. La mirada del castaño estaba volviéndose casi morbosa de solo pensar que mataría a Chinen, disfrutaba siempre la sensación de aquella adrenalina que lo embargaba cada que cometía un asesinato, sin embargo una sonrisa lo paralizó e hizo soltarlo rápidamente, el sadismo reflejado en los labios del menor era tan extremo como el que el mismo poseía.

-¿Qué eres? – preguntó con la voz temerosa, bajándolo de su encima con un fuerte empujón – Dime… ¡¿Qué eres?!

Se puso a la defensiva y con un movimiento ágil ya estaba de cuclillas sobre el sofá, dispuesto a atacar a Yuri si es que este hacía algún extraño movimiento. El menor se lo quedó observando y luego rió, se volvió a sentar en la mesa de centro mirando divertido al otro.

-Relájate, no soy nada ni nadie… - miró sus facciones y su pose, sonriendo de lado – Pero al parecer tu sí… ¿Eres espía o asesino a sueldo Takaki? – el otro no se movió – Lo digo en serio, acabo de llegar de Australia después de varios años… ¿O es que acaso tengo cara de ir por ahí acuchillando personas?
-No lo tomes a jue…

Tosió y algunas gotas de sangre cayeron por la comisura de sus labios, se quedó mirando fijamente aquel líquido carmesí que caía a gotas y su presión arterial aumentó. Mataría a Ryosuke por atreverse a hacerle eso… Nadie quedaba vivo después de alguna humillación como esa.

-¿Quién te hirió? – preguntó de nueva cuenta el menor, acercándose hasta él para hacerlo sentar – Debes ir al hospital, si preguntan diremos que te caíste
-No te importa – se volvió a parar y lo empujó hacia atrás - No tienes que hacerlo, ni que fuera la primera vez que…
-Siempre he tenido el deseo de hacerlo en una camilla, así que muévete

Yuya se quedó perplejo, el niño ese no le tenía miedo y lo trataba como a un igual, había intentado asesinarlo y él ni siquiera se había inmutado, lo vio coger su billetera y las llaves de la casa… ¿Por qué no le tenía miedo? Su mirada se encontró con la de él y vio su sonrisa…

-Oie enano – se acercó mientras limpiaba el rastro de sangre de su rostro - ¿Quisieras ser asesino?

----

Despertó con una fuerte punzada en el cuello, por debajo de la nuca y con unas terribles náuseas ¿Qué es lo que había ocurrido? Lo último que tenía por recuerdo era estar en el carro particular de Inoo yendo supuestamente a su casa… De ahí un grito y todo negro… Un sabor amargo le recorrió toda la garganta y abrió los ojos de golpe, vislumbró una papelera al extremo de la habitación en la que se encontraba y vomitó todo lo que había en su estómago. Se quiso limpiar la boca con el dorso de la manga de su polera pero se dio cuenta que era un pijama guinda de seda. Se quedó quieto y luego parpadeó varias veces ¿Qué no lo habían secuestrado? Cayó en la cuenta de que si eso fuera un mínimo de verdad, él ni siquiera podría haberse movido de la cama… Se apoyó en la pared y quedó mirando al cuarto, era casi del tamaño del suyo en la residencia de sus padres, la cama era de dos plazas y era simple, no tenía cortinas ni nada ostentoso que hubiera encajado a la perfección como el lugar, así como la suya hacía... Vislumbró unas maquetas en una gran mesa junto al ventanal y pudo suponer que era la habitación de Inoo.

-¿Arioka-san?

El joven que había estado conduciendo el carro y si es que no le fallaba la memoria, se llamaba Ohkura, entró en el cuarto con una jarra y una taza, se acercó a la cama y la vio vacía, estaba por salir cuando el menor hizo un ruido con la garganta, aún no muy convencido con hablar por si de nuevo devolvía la comida.

-¿Qué hace en el suelo?
-Duermo – contestó de mala manera y haciendo un esfuerzo se levantó - ¿Qué hago acá?

Tadayoshi dejó la bandeja de plata en otra mesa que había en la habitación y se acercó al menor, realmente no hubiese sido difícil romper la loza y atacarlo, pero Inoo podría tomarlo a mal si es que lo mataba, Subaru y Maruyama estaban ahora por eso con heridas graves.

-Lo siento mucho, con su permiso - pasó un brazo por su cintura y lo cargó hasta llevarlo a la cama para volver a sentarlo en esta - Lamentablemente lo confundieron, pensaron que usted era el joven Inoo y por eso quisieron secuestrarlo
-¿Eh? ¡¿Eh?! – se levantó rápido para poder correr hacia algún lado y buscar a su amigo pero las náuseas lo hicieron caer de rodillas al piso – Ne-necesito…

No había ni siquiera pronunciado lo que deseaba pero en sus manos ya tenía otra vez la papelera, una arqueada lo hizo arrojar otra vez, pero ahora solo botaba bilis, al parecer su estómago ya estaba completamente vacío.

-Por favor, no se mueva – Ohkura le acercó la taza de té y el olor lo hizo arrojar otra vez – Su cuerpo está débil
-¿Por qué?
-Porque le inyectaron una droga para dormirlo, tuvimos que subministrarle otra para contrarrestar los efectos, su cuerpo está…
-Ya entendí – contestó desganado, subiendo a duras penas a la cama - ¿Dónde está Inoo?
-Está cenando
-¿Es que a él no le pasó nada?

Ohkura lo miró sorprendido ¿es que Arioka era idiota? Cualquiera sospecharía que algo raro pasaba pero él ni siquiera prestaba atención a los pequeños detalles… ¿Cómo es que Nakajima ni Kei lo habían matado?

-No, los guardias de seguridad salieron en el momento preciso, es por eso que usted sigue con nosotros, a nombre de la familia, le rogamos su perdón – se inclinó ante él aunque no lo hubiese querido, tenía que aparentar bien su papel.
-No te preocupes… - sonrió con amargura, tomando de la taza de té para poder cambiarse el sabor de la boca – Ni que no estuviera acostumbrado… Solo que a veces me gustaría que llegaran al final de sus misiones
-Debería apreciar más su vida, señor
-¿Para qué? Prefiero que me la arrebaten a vivir prisionero de responsabilidades que yo nunca quise cargar… - bajó la mirada fastidiado - ¿Puedo quedarme solo?
-Como usted desee

Salió de la habitación con un paso formal y al cerrar la puerta tras de sí cambió la postura, le costaba fingir pero era un favor que le había hecho el pelinegro, caminó más relajado a la sala dónde había una reunión del clan, viendo como todos los mayores miraban al otro con incredulidad, él también lo hubiera hecho pero a diferencia de todos, entendía el porqué del accionar del menor.

-Inoo, deberías aprovechar y matarlo – habló Uchi, la mano derecha también de Nishikido
-Su guardián sabe que está conmigo
-Simple, te matamos a ti también – la voz de Maruyama denotaba todo rechazo al chico, tenía una venda en la muñeca izquierda y otra cubriéndole parte de la cabeza.
-¿Qué quieres que te rompa la otra mano? Si así lo pides…
-Cállense – Ohkura intervino parándose al medio de la estancia - Durante el tiempo que dure la misión, todos se desaparecerán de esta casa, salvo Uchi, Murakami y Yoko… - miró al último que nombró – Tu función será fingirte hermano mayor de Inoo
-¿Por qué yo? – su desdén también fue palpable, pero el otro lo ignoró
-Tus rasgos son los que más se parecen a los de él
-No estás tomando en cuenta a Nishikido – cortó Subaru, él tenía un collarín y unas pequeñas benditas en el rostro
-Yasu se encargará de eso… - miró a Inoo que seguía callado y con la vista fija al piso – Yuto no te dará su apoyo, ya verás tu como lo convences
-¿Quién ha muerto para darte el papel de líder a ti?

Subaru se calló en el momento que escuchó el “click” de dos armas, Uchi y Ohkura le estaban apuntando directamente, uno al pecho y el otro a la cabeza.

-¿Quieres que te recuerde el orden de jerarquía que tenemos establecido?

Nadie volvió a hablar y con unas palmadas de Ohkura la sala quedó vacía, salvo Inoo que seguía sentado con la mirada perdida.

-Ya despertó – se percató de que su mirada se relajaba pero no se lo hizo notar – Está con náuseas, en un par de horas se le quitarán
-Debería matarlo…
-No hagas algo de lo que después tendremos que arrepentirnos todo el clan, lo harás en su momento
-Tadayoshi…

La mirada que le dedicó al mayor pudo dar cuenta de la vulnerabilidad que tenía en esos momentos, Ohkura quiso negarse a sí mismo que el menor estaba teniendo severos problemas internos, pero era imposible hacerlo, podía ver la desesperación en sus ojos.

-Es algo que algún día, podrás controlar
-¿Podrá controlar qué?

Nakajima entró de golpe, el mayor de todos hizo una pequeña reverencia al alto por ser hijo del antiguo jefe y se retiró, Inoo lo miró de reojo alejarse y se recordó a si mismo que nadie podía ver su debilidad nunca más, en ese mundo la lástima solo te causaba problemas… Y el ya no tenía padres que lo protegiesen.

-¿Por qué no hay nadie?
-¿Y quién eres tú para venir a hacer preguntas cuando traes a alguien del clan rival a esta casa?
-Puedo traer a quien desee, ésta es mi casa
-Se me olvidaba… - Inoo rió con sarcasmo - ¿Entonces por qué no nos botas de acá?
-¿Por qué pelean?

La voz de Yamada junto con la de Daiki resonaron por el lugar, Yuto giró la cabeza para mirar al castaño que caminaba con pasos débiles hacia donde estaban y luego volvió a ver a Inoo, su sonrisa le daba a entender que lo tenía en sus manos y el mayor lo sabía.

-¡Dai-chan! – gritaron los menores con fingida felicidad, corriendo hacia donde él estaba
-Eh…

Se quedó callado ¿Es que podía ser más extraña esa noche? Yuto y Yamada en la casa de Inoo ¿Se había perdido de algo? ¿Dónde había estado él cuándo ellos se habían conocido? Al parecer nadie entendió su confusión y siguieron parloteando causándole de nuevo náuseas, estuvo a punto de desplomarse cuando unos brazos lo cargaron suavemente.

-¿Ohkura no te dijo que no debías moverte?
-No lo dijo tan… literalmente
-Debes descansar sino, te puedes desmayar
-Inoo-san ¿qué le ocurrió a Dai-chan? – preguntó Yamada, siguiendo a los mayores hasta la habitación del pelinegro, pero esta vez sin fingir su curiosidad
-Hubo un problema cuando llegamos, nada grave – miró de reojo a Yuto – Que sorpresa que mi primo te haya traído de visita
-¿Primos? – preguntó el castaño detrás de su mano que le tapaba los labios
-¿No te lo dije Dai-chan? Yuto es mi primo menor por parte de mi padre
-Al parecer ambos olvidaron comentarme ese detalle…
-No hay nada que perderse Daiki, a fin de cuentas Kei y yo nos odiamos – se encogió de hombro y haciendo una seña señaló a su habitación – Duermo en el otro pasillo, si te aburres de él, ven con nosotros… Ryosuke
-Hasta luego Dai-chan, Inoo-san

Yamada caminó hasta el alto que estaba apoyado en una de las columnas que dividía a los pasillos, al llegar a su lado miraron ambos con cierta desconfianza y recelo como Inoo cargaba al otro chico.

-¿Es que acaso…?
-Está enamorado – pasó un brazo por los hombros de Yamada – Al parecer Inoo Kei es tan idiota como tu

Se rió lleno de burla y empezó a caminar seguido de cerca por el cabizbajo del mayor ¿Por qué estaba mal anhelar tener sentimientos y que estos fueran correspondidos?

12 comentarios:

Haruki-chan dijo...

yey primer comen entonces mio *w*

yumi dijo...

Estuvo Geniial!!!
Eh estado esperando este capitulo desde hace meses!! Graciias por publicarlo... Me encanto!!! >o<
Espero conti... ^^

♥soanychinenlove♥ dijo...

Como que no fue nada de importante ese beso?!! si estaba que se moria en una pelea de emociones interna!! é_é pobrecito daiki, esta que lo matan y le dice eso.... Increible como no cree y ni presta atención a ciertas palabras O__O varias veces ha tenido la oportunidad de darce cuenta pero no solo preta atención y se preocupa es por inoo *----* y este por tantas emociones lo atacaran facilmente ;O; Ya nakajima y Takaki lo saben!! D:
pero yuto que no hable si el tambiene esta cayendo leyendo ese libro y haciendole esas preguntas a yamada *OO* y este feliz corriendo a cotarle que habia golpeado a takaki!!
Yuya y su chibi sadico es otro que no le importa nada del historial de Yuya~ y encima hasta decir de hacerlo en una camilla jajajaja Yuya no sabe a quien tiene al lado ;D
que interente esta *____* ahora que estan en la misma casa!!

Haruki-chan dijo...

por dios el capi esta de lo mas genial y en lo absoluto esta fome >.< para nada

por dios pobre daiki lo que le hacen y aun asi asi esta con inoochi y lo del beso porbresito pero solo xq inoo no le iba a demostrrar que para el es importante es un tonto jijijijiji, lo de yamada que esta super feliz por haber golpeado a yuuyan y quiere contarle a yuto y el otro con sus preguntas ajajajaja pero bien que le gusta. La parte donde yutto le dice a daiki que es primo de inoo pero se odian me encanto ^^ ya quiero el prox capi pero bueno esperare >w<

Michi~chan dijo...

esta muy genial nada de fome.... ya te lo he dicho Te admiro <3.

Inoo~ te enamoraste de el despitado
Dai~chan... y ese que va es lo mas importante de tu vida ok no >//<.

Yuto y sus preguntas raras... si ya sabe que lo ama, Yamada bien feliz por golpear a Yuyan.

Yuyan yo tambien tendria miedo de Chinen xD ok no....bien pervertido el enano quiere hacerlo en una camilla *¬*

mabelucome dijo...

WAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!!! *se tira en el suelo y empieza a rodar* Waaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!
No me esperaba continuación y me ha venido como regalo del cielo (no quería estudiar mas y me he puesto a leer XD)
Siii, Inoo, que bien que te lo llevaste a tu casa, aunque la bienvenida que le hacen... Bueno, ahora lo tendrá solito para él en la cama *¬*
Yamajima is love~
Menos mal que por fin le pegó a Takaki, se lo merecía, aunque creo que ahora se lo pasará de lo lindo con un Yuri que da miedo (?)

Quiero una conti sexosa de inoodai (y si no puede ser, con que sea una conti soy feliz)

miriacha dijo...

este capi estuvo emocionante...con toda esa adrenalina de los yakuzas...jajajja..me hizo temblar toda esa reunion por ver quien mataba a dai..y ese dilema interno de inochan..pobre aun no acepta completamente sus sentimientos hacia dai...^^
y el yamajima...que tierno que fue ryosuke y que bien que no se haya dejado manosear por bakaki..jajaj..ese golpecito le enseñará...^^ aunque para yuyan su carma será chii...los dos son....SEXYS...!!!

conti satommy..onegai....^^*!!!

Ayaa dijo...

Nada de fome eh ¬¬ no digas eso!!
OMG!! si~ el amor es su peor enemigo ahora! ñalfjadskl por eso la cosa se pone más interesante~ mira que enredo ahora se ha formado! Daiki en la casa de los Nakajima y Yamada tambien lol mientras Ryo no llegue todo estará bien -w- si no aslkjfadskj voy a llorar!!
Al fin Takaki se topo con alguien igual que él! Mira que Chinen lo sorprende demasiado por que son igual de sadicos *--* y lo harán en el hospital lol que sexy!! asdasdasd quiero ver eso xD [más bien dicho, leer]
Muy buen cap Satommy *--* perfecto para terminar un buen día~ Siempre agradeceré que subas fics *---* me fascinan!!
Como siempre, esperaré por el siguiente capitulo pacientemente~ por que es algo que en verdad vale la pena leer ^.^

hitomy dijo...

dios mio, este fic me tiene completamente loca...me encanto que mi Yama-chan le pegara al bobo de Takaki se lo merecía...."grita euforicamete" ya quiero al contii...eres la mejor... enserio ya quiero la contii...se nota que no te exijo nada ne...pero eske me encanta...muero por leer el Inoodai

Anónimo dijo...

wow es realmente admirable los escritos que haces...quejas no tengo ni una, uhm me parece interesante que incluyas algunos temas de libros...estoy algo atrasada con tus lecturas pero las leo :D

aNix FriKi dijo...

que no lo matee!!
si no lloro
ok no.
mori d risa cuando Yuto leia el libro preguntandose porq sigue con Yamada, jajajajaja

y Dai-chan super inocente, pero enserio, espero no lo mate, que huyan juntos x_x

YuukiNii dijo...

AAAAAAAH! esto me emociona tanto ;O;
yamada tan sexy para mi ojos >D

ay ;_; es tan lindo el fic
lo leo lento porque no quiero que termine XD jajajajaja